viernes, 7 de octubre de 2011

Igualdad e identidad

Me dicen que el movimiento feminista estuvo (no sé si está) dividido entre esas dos tendencias: la de los que luchan por la igualdad entre todas las personas, sea cual sea su sexo, y la de los que luchan por elaborar y profundizar en la identidad femenina.
Hay más matices y subdivisioes y, por supuesto, está el feminismo de las que lo usan para subir puestos personalmente en la escala que corresoponda (académica, políica) sin preocuparse demasiado por sus compañeras de situación. Cuando les dices "cuando llegues, harás una política diferente", te contestan "yo lo que quiero es llegar" (y piesan "y haré lo que ellos hacen"; y si no lo piensan, lo hacen).
Las dos distinciones previas me interesan porque pueden aplicarse a otros contextos. Por ejemplo, al indigenismo andino. Hay, por suerte en mi opinión, un fuerte movimiento indigenista de la igualdad: queremos una sociedad de iguales y las mejoras que consigamos las queremos para toda la sociedad, no solo para nosotros los indígenas (cosas así he escuchado en boca kichwa y no hace tanto).. Y hay también, aunque minoritario aunque con buenas voces, un indigenismo de la identidad que elabora interminablemente las propias características, los rasgos culturales, las costumbres, los ritos, las tradiciones, lo que nos enseñaron nuestros mayores...
Claro que les respeto. Y he podido colaborar en erigir una "apachejta" y después he hecho "acullicu" con mi hermano indígena aymara  de la identidad. Pero es tan problemática como la tendencia feminista de la identidad: lo que estas feministas llaman identidad puede ser el resultado de siglos -no milenios- de patriarcado, es decir, de género impuesto desde el androcentrismo. Del mismo modo, el indigenismo de la identidad tiene que luchar con todos los estratos culturales que han ido cayendo sobre ellos (los incas, los conquistadores, los republicanos, las ong, los maestros, los funcionarios) y, muchas veces, lo que llaman "lo nuestro" resulta ser totalmente ajeno (ese es el punto de la tesis doctoral de José María Arguedas que no leí cuando escribía la mía: él supo ver raíces extremeñas donde yo veía raíces "incaicas". Obvio: fui yo el que se equivocó). Como la cultura es invención, no es impensable que se inventen cosas ahora. Los nacionalistas hacen cosas parecidas en España, País Vasco o Cataluña (y no te digo en Padania).
Si tengo que optar, opto por el feminismo de la igualdad (la de verdad, no la del truco para trepar) y por el indigenismo de la igualdad. La identidad, cada cual que se la busque: es un rasgo personal. La tuya guárdatela. La igualdad, no.

3 comentarios:

  1. Estimado José Maria,

    A lo que aludes es al feminismo de la igualdad frente al feminismo de la diferencia. Pero pienso, humildemente, que simplificas en exceso lo que plantean las feministas de la diferencia. Plantean, entre otras cosas, que hombres y mujeres son diferentes (algo en lo que estoy de acuerdo con ellas), que los hombres por naturaleza son agresivos, violentos, depredadores (algo en lo que también estoy bastante de acuerdo) y buscan la igualdad por caminos diferentes.

    Del mismo modo, no creo que igualdad e identidad sean contrapuestos. Me parece perfectamente compatible defender la identidad propia (hablo de identidades colectivas, no solo existe la identidad individual), con la búsqueda de igualdad de derechos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Javier, por las matizaciones sobre la identidad. No lo tengo tan claro, pero no soy yo el más apropiado para dictaminarlo (y mi preocupación iba más por los indigenismos con casos bien concretos, bolivianos y ecuatorianos con nombres y apellidos, en mente).
    Sobre la compatibilidad entre identidad e igualdad, también estoy de acuerdo en el plano teórico, aunque no lo suelo encontrar en las prácticas observables.
    No tengo tan claro lo de las identidades colectivas, aunque sé que hay abundante bibliografía al respecto y hasta revistas especializadas. Sigo pensando que la cuestión de la identidad es personal (quién/qué soy yo) para lo cual, cierto, se buscan objetos externos que es lo que llamarán "identidad colectiva" porque son comunes a varios individuos.

    ResponderEliminar
  3. Veo en el número 15 (2010) de la revista Feminismos el debate sobre el feminismo de la igualdad y el de la diferencia (no sobre la identidad, que he usado porque estaba pensando en otra cosa).

    ResponderEliminar