lunes, 31 de mayo de 2010

Muertos frente a Gaza

Las versiones pueden ser muy diferentes. Desde el ataque a barcos indefensos para impedir la entrega de ayuda humanitaria hasta la respuesta inevitable por parte del ejército israelí ante la violencia extrema de los activistas anti-judíos. El hecho es que han muerto más de 10 personas en aguas internacionales a manos del ejército israelí. Con o sin atenuantes, todo parece indicar que se trata de un delito. No sé si contra la humanidad. Pero que hace preguntarse "hasta cuándo la impunidad de Israel", visto el récord de resoluciones de Naciones Unidas incumplidas por el Estado de Israel.
Las reacciones son también variadas. Desde el primer ministro turco, Erdogan, el promotor de la "Alianza de civilizaciones" que patrocina Naciones Unidas (no Zapatero), que prevé consecuencias "graves", hasta las amenazas de Hamás en el sentido de sus posibles ataques a embajadas israelíes en el mundo. Es la reacción menos aconsejable: asumen un protagonismo que se debería dejar a los pasajeros de la flotilla atacada y a sus respectivos gobiernos, si es que estos últimos se atreven a hacer algo al margen de lo que les ordene el de los Estados Unidos. También el presidente de la Autoridad Palestina ha reaccionado: tres días de luto. No es mucho: quizás es que están acostumbrados a vivir con la muerte.
Me cuesta entender las razones de los disparos como me cuesta entender que se niegue ayuda humanitaria al apartheid de Gaza o que se niegue a los sionistas el derecho a tener un territorio sobre el que construir un Estado (mejor sería que no fuese un estado solamente judío y que fuese ajeno a las clasificaciones "raciales", lingüísticas o religiosas, pero visto el ejemplo de Arabia Saudita, tampoco se pueden pedir peras al olmo).
Todavía no he visto las reacciones del gobierno de los Estados Unidos. Es probable que se hayan producido y yo no haya sido capaz de encontrarlas o puede ser que guarden un calculado silencio para ver si la cosa se va calmando como está sucediendo con el buque hundido en las Coreas.
¿Probable? Que "fuese y no hubo nada", que el conflicto internacional se vaya calmando, que no haya más reacciones innecesarias (y en mi opinión, como he dicho, equivocadas) de Hamás al respecto... y que las terribles condiciones en que se desenvuelve la vida cotidiana de los pobres de Gaza no tengan el más mínimo alivio hasta que se mueran todos y quede el territorio libre para su ulterior ocupación.
Tal vez el error de los que lo vemos desde fuera con buena voluntad y deseos de mejora, es plantear el asunto en términos racionales. Decir, por ejemplo, que de lo que se trata es de buscar los medios que ayuden a conseguir el objetivo de una vida  cotidiana con poca violencia en dicho espacio geográfico. Pero eso es suponer que somos animales racionales, capaces de evaluar los beneficios de una cultura de paz, una resolución/gestión/transformación/transcendencia de conflictos (táchese lo que no proceda, ya que me parece una discusión excesivamente academicista) y una medida de los medios que llevan a determinados fines. Con independencia de que los fines pueden ser otros, lo que este caso muestra, una vez más,  es que nos encontramos ante un conjunto de ecuaciones con más incógnitas que ecuaciones, es decir, ante un problema irresoluble incluso en términos racionales (y nada más racional que las matemáticas). El ser humano tiene más de animal que de racional, lo cual no excluye la ayuda mutua como factor de evolución... animal (lo cuenta Kropotkin). Suponiendo que la evolución es buena.
Así que vamos a esperar a saber qué dice el gobierno de los Estados Unidos, que también se ha adherido a lo de la "Alianza de civilizaciones", para ver qué tenemos que pensar y en qué no tenemos que pensar. Eso sí: el gobierno español (también impulsor de la "Alianza de civilizaciones") ha llamado a consultas a su embajador ante Tel Aviv.
Que a dónde quiero ir a parar. Pues muy sencillo: que los intentos de abordar problemas de sociedades muy divididas en términos culturales (civilizaciones, cultura de paz) es una forma de perder el tiempo. Encontrar una trascendencia al conflicto que no sea aceptada por ninguna de las partes (y hay más de dos) y sea ajena a los sentimientos de las partes, también. O, si se prefiere, son formas de hacer carrera académica, pero no de resolver un sistema de ecuaciones irresolubles a no ser que se introduzcan más ecuaciones. Fomentar el enfrentamiento (hasta con la mejor voluntad) no resuelve mucho. Buscar acomodos entre las pretensiones legítimas de las partes y que sean ellos a encontrarlas (no el imperialista de turno que, como el filósofo rey platónico, ha encontrado la solución), eso sí, aunque con la inestimable ayuda de los que han apoyado las ilegítimas pretensiones de unos y otros hasta ahora. Un ejemplo de nuevas ecuaciones sería dar mayor papel a las organizaciones de mujeres israelíes (tanto judías como palestinas) y a las organizaciones de mujeres palestinas (tanto musulmanas como cristianas, tanto en territorios bajo Hamás como en territorios bajo Al Fatah). En Irlanda funcionó, pero no sé quién le va a poner el cascabel al gato aquí. Ambas sociedades, la palestina y la israelí, son suficientemente machistas como para encontrar esa idea totalmente descabellada. Nos quedamos donde estábamos.

Crisis petrolera y crisis financiera

Excelente artículo del Newsweek narrando lo sucedido en el accidente que llevó al derrame del Deepwater Horizon. Si sólo fuera eso, sería sólo entretenido. Pero cuenta algunos antecedentes interesantes: la falta de control por parte de los gobiernos, las amistades particulares de los controladores externos y los internos, y la bonita decisión de que los mejores para controlar una cosa tan complicada (para la que no hay tecnología segura) era dejarlo en manos de las empresas extractoras. Algo así como dejar en manos de las empresas financieras el control de sus comportamientos. Los códigos éticos autodictados son importantes, pero más importante es que alguien, desde fuera, dicte unas leyes defensivas y vigile su cumplimiento. Desregular es peligroso para el petróleo y para las finanzas por lo menos. Ya lo hemos visto y sufrido. La lógica del beneficio y la ética de la responsabilidad no necesariamente van a una.

domingo, 30 de mayo de 2010

El amigo de mi amigo es mi enemigo

Interesante artículo en el Foreign Policy sobre los aliados más complicados (embarazosos) de la China hoy.  A saber: Corea del Norte, Irán, Sudán, Birmania/Myanmar y Zimbabwe. Del último, no sé nada. Del penúltimo, he tenido que documentarme somermente por causa de un campo de refugiados al otro lado de su frontera. Los otros tres sí que los sigo.
Veamos: amigos de la China, pero enemigos de los Estados Unidos como para que USA apoye a Corea del Sur (tiene ejército allí), esté dispuesto a bombardear las instalaciones nucleares de Irán (Amitai Etzioni, en la Military Review, aconseja bombardear otras instalaciones: the headquarters of the Revolutionary Guard, air defenses, various military encampments, airports and railroad centers) y, siempre USA,  esté dispuesto a intervenir todavía más en Sudán, con todo eso de Darfur, las ONG y demás. 
Si el enemigo de mi amigo es mi enemigo, calcúlese cuál sería la relación de amistad o enemistad entre la China y los Estados Unidos, que el People's Daily se encarga de subrayar que es de amistad. Igual es que no.

sábado, 29 de mayo de 2010

Ataque a Pakistán

Lógica aplastante y nunca mejor dicho. El gobierno de los Estados Unidos, según cuenta el Washington Post y lo reproduce con un contenido alborozo el Times of India,  está sopesando la posibilidad de atacar al territorio soberano de Pakistán si se produce cualquier ataque en suelo estadounidense que puede relacionarse con las areas tribales (sic) de Pakistán. Algo así como se hizo con Afganistán: que ya que se afirmaba que Al Qaeda campaba por sus respetos en dicho país, lo mejor que se podía hacer era invadir el país.  De hecho, en Afganistán siguen muriendo civiles (mujeres, niños) en ataques teledirigidos, según dice el New York Times. La razón de fondo era la misma: el gobierno (paquistaní, afgano) no era del agrado del gobierno de los Estados Unidos. Una vez más, triunfo del derecho internacional público e insurgencia contra los invasores por parte de los partidarios del gobierno derrocado (Afganistán) y ya veremos por parte de quién en Pakistán, potencia nuclear por cierto y, por tanto, más difícil de ser atacada que Irán, que no lo es aunque, a diferencia de Israel, sí haya firmado el Tratado de No-Proliferación Nuclear (otro prodigio del derecho internacional: los Estados Unidos lo incumplen sistemáticamente). No hay que buscar mucho para encontrar ejemplos de la doble moral o del doble rasero con que se aplica el susodicho "derecho" internacional que, traducido al román paladino es, sencillamente, la ley del más fuerte que, aunque no ataque, le basta con amenazar.

Petróleo peligroso

El apoyo que tendría la explotación de nuevos pozos petrolíferos en las costas estadounidenses se ha venido abajo después del derrame en el Golfo de México. Correlatiamente, auenta la oposición a tal propósito, vistos los efectos devastadores que ha tenido no sólo para la faua y la flora  e incluso para la salud de muchas peersonas, sino, sobre todo, para el turismo y la industria. Lo cuenta Gallup


 No hay que preocuparse. En primer lugar, siempre podremos hacerlo en otras costas, siguiendo esta práctica habitual de los ecologistas retóricos, que defienden el medioambiente propio pero lo agreden fuera de sus fronteras (Japón)  o critican a los de fuera que lo agreden mientras lo hacen en casa y no se puede criticar (Bolivia). Ya hay experiencia al respecto. Y, en segundo lugar, en una opinión pública tan volátil y manejable como casi todas las contemporáneas (y anteriores), siempre podremos explicarles que nos va en ello la seguridad nacional, como casi con certeza acabará diciéndose cuando se visualice el "pico del petróleo", al margen de la "hybris" tecnológica de quienes piensan que las técnicas todo lo pueden resolver.
Habría una variante que es la que ha utilizado el gobierno español para hacer digerible el ajuste económico. Primero, toda Europa (de Inglaterra a Italia, pasando por Francia) lo hace. Segundo, de no haberse aprobado, el país se habría hundido como Grecia.
Bueno, que hay que ajustar nadie lo duda en plena crisis de la deuda. Lo que se puede discutir es que haya que recortar precisamente de esa forma, cosa que se debió discutir antes de presentar el decreto a su convalidación en el Parlamento. Y que, una vez tan mal planteado, había que considerar lo segundo, es decir, que la "seguridad nacional" queda en entredicho, es algo que los que votaron en contra podrían haber tenido en cuenta y haberse abstenido. Mal también.

viernes, 28 de mayo de 2010

Guantánamo

De los 240 detenidos/secuestrados en Guantánamo, Cuba, sólo 10 pueden considerarse peligrosos. Los demás son de segundo o tercer nivel. Lo cuenta ahora el Washington Post, No lo niego. Pero conociendo la propensión a mentir para manipular que tienen los aparatos políticos estadounidenses (y no sólo estadounidenses), esta filtración suena a interesada: el gobierno quiere convencer al parlamento de que hay que terminar con tal absurdo, aunque creo que hay argumentos de derecho internacional más importantes que esta cuestión cuantitativa. La violación de derechos humanos no es cosa de cuántos sino de qué.

Coltan colombo-venezolano

Las últimas referencias son de finales de 2009 y hablan de la existencia de coltan en la frontera entre Venezuela (donde la extracción habría sido nacionalizada) y Colombia (donde habría seguido siendo privada). No tengo ni idea del asunto y se me ha ocurrido meterme en él porque me lo preguntaron a la salida de un tribunal de tesis doctoral en Granada sobre problemas del extractivismo peruano. Las referencias de la wiki son estas:
  1. http://www.venezuelanalysis.com/news/4869, October 16th, 2009
  2. http://www.semana.com/noticias-nacion/guerra-coltan/131652.aspx, November 21st, 2009
 Y google las da hasta diciembre de aquel año, con un raro silencio posterior. Pero yo no tenía ni idea del asunto.
Si es verdad lo dicho, hay una razón adicional para temer malos momentos entre los dos paises, sea cual sea el resultado de las elecciones presidenciales en Colombia y dure lo que dure la presidencia de Chávez en Colombia. Y, si no, que lo pregunten en la República Democrática del Congo.

Golfo de México

El derrame de crudo producido en la costa del Golfo de México, con independencia de si ya está controlado o si su control mediante disolventes ha sido un remedio casi peor que la enfermedad, es una buena metáfora de qué sucede en este mundo traidor:
1. Una empresa que practica la regla básica del capitalismo: abaratar costes y maximizar beneficios. Los costes son de seguridad y salariales, los beneficios son en términos del valor de sus acciones y su cuenta de resultados frente a su consejo de administración y, de vez en cuando, frente a sus accionistas, pero con todo el poder para los ejecutivos que se adjudican salarios sin negociación colectiva ni sindicatos.
2. Gobiernos que practican la política de favorecer a la empresa que crea empleo, crea riqueza e, incidentalmente, contribuye legal o ilegalmente a las campañas electorales de los políticos. Cuando es posible, añaden el "menos Estado, más mercado" y suprimen las costosas y aburridas regulaciones y dejan que las empresas busquen el beneficio al coste social que quieran, siempre que consigan el beneficio indicado en 1. A pesar de los que se lo preguntan, no es difícil imaginar por qué no hay una investigacion criminal contra la empresa responsable de la explosión que mató a 11 de sus empleados y arrojó al mar innumerables barriles de petróleo (ocultando la cantidad exacta, por cierto):
3. Una civilización petrolera que necesita petróleo y lo extrae donde lo encuentra al coste medioambiental y social que haga falta. Lo hará en el Yasuní-ITT del Ecuador y lo hará en las aguas profundas brasileñas. El riesgo cada vez es mayor, pero es superado por la combinación de 1 y 2, dispuestos a denigrar a los "ecologistas infantiles" y a los "conservacionistas exagerados".
4, Demandas de los ciudadanos para que el gobierno (e incidentalmente la empresa) haga algo y foto de los líderes preocupándose ahora por el asunto, pero no cuando desregularon la protección. En cualquier caso, asustándose coyunturalmente aunque dispuestos a olvidarlo en cuanto pase esta alharaca mediática (¿Quién se acuerda del Exxon Valdez o del Prestige como para pedir medidas al respecto cuando lo que se lleve sea otro tema?).
Obsérvese que, con las debidas modificaciones en el vocabulario, se puede encontrar una descripción de qué ha pasado con la "crisis económica": empresas fnancieras, gobiernos que desregulan, civilización consumista y ciudadanía entretenida con lo que se lleve en ese momento. O qué ha pasado con las peculiaridades que ha tenido dicha "crisis" en países con burbuja inmobiliaria como los Estados Unidos o las Españas: empresas practicando la regla básica del capitalismo (comprar barato, vender caro y usar el poder para abaratar la compra y encarecer la venta), gobiernos complacientes (que incluso fomentaban la burbuja), ciudadanos dispuestos a hipotecarse. Y lo mismo se podría decir de la "crisis alimentaria". Al final, siempre hay "paganos" que tienen que pagar los platos rotos por 1 y 2 que, por lo general, se van de rositas o, a lo más, perdiendo unas elecciones o un puesto de ejecutivo pero conservando una pensioncilla que se niega al ciudadano en 4 con el argumento de que "todos estamos en el mismo barco" (económico, medioambiental)

jueves, 27 de mayo de 2010

Quién ganará el mundial de fútbol

Copio del blog de Jürgen Schuldt esta predicción de Goldman Sachs que, como él dice, mejor haría dedicándose a lo suyo con la que está cayendo. Ahora entiendo por qué algún amigo ecuatoriano calcula que el día 11 de julio se jugará el Brasil-España y él estará a favor del Brasil. Se equivoca, eso sí: en lugar de ponerse contra la vieja dama venida a menos por los alifafes de la deuda externa y sus sucesivos gobiernos incompetentes, mejor haría poniéndose contra la que va a ser su potencia regional. Itamaraty ha jugado sus cartas de manera genial. Esto es lo que encuentro en lo de Gregorio Samsa compartiendo su asombro por los entretenimientos de estos, por otro lado, bajo sospecha de delito y, parece, co-responsables de la situación de Grecia:

Como nunca he conseguido que me interesara el fútbol (y todavía menos como jugador, y todavía menos cuando me obligaban de joven a jugarlo) ya digo que, ya que no puedo ir a favor de Corea del Norte, iré a favor de Honduras si me aclaro con qué tipo de gobierno tiene. Si no, siempre nos quedará Nueva Zelanda.
(Añadido el  17 de junio: Esto es lo que opinan los encuestados por el Pew Research Center en una veintena de países:


Qué menos que sonreir al ver el acuerdo sobre los dos primeros y, sobre todo, que en algunos países con "posibles" el porcentaje más alto de respuestas es para el propio país. Graciosos los españoles, con ese 58 por ciento que cree que va a ser campeón, sólo comparable al 75 por ciento de brasileiros que piensan en el Brasil).

miércoles, 26 de mayo de 2010

Se rompe España

En los años que lleva el Estatuto de Autonomía de Cataluña en vigor, no parece que la sagrada unidad de España se haya visto amenazada seriamente. Incluso si Cataluña se reconoce legalmente como nación, los efectos prácticos serían mínimos. Pero ya se sabe que hay una cierta propensión a discutir interminablemente por asuntos simbólicos, tengan o no tengan repercusiones importantes. O, incluso, precisamente porque no las tienen. No me extraña que, en determinados ambientes y ante problemas muy concretos que afectan a la soberanía, se tenga una nostalgia del patriotismo, pero no del simbólico, de charanga y pandereta, sino del literal.
Mi problema es Yugoslavia. Al margen de las intervenciones extranjeras (comenzando por Alemania) y por la exacerbación de viejas rencillas (ensangrentadas) en el interior, uno de los factores que intervinieron en la ruptura de Yugoslavia, y que, a diferencia de los anteriores, sí tiene un cierto paralelismo con las Españas, fue que las repúblicas federadas tenían una capacidad ilimitada para endeudarse sin que dicha capacidad fuese acompañada por la obligación de afrontar las deudas, que se dejaban para el gobierno central. Los españolitos que hayan llegado hasta aquí habrán reconocido una parte de los problemas de las Españas actuales: las Comunidades Autónomas están hiper-endeudadas, no están dispuestas a responder de sus deudas y sí a que sea el gobierno central el que se haga cargo del asunto, ya que esperan que la recaudación fiscal del gobierno de Madrid sea la que afronte el tema mientras que la recaudación local se dedica a fiestas y saraos que endeuden todavía más. Otra cosa son los hiper-endeudados ayuntamientos malpagadores, que ahora van a pagar todavía peor a las empresas con las que hayan contrtado.
Volviendo a las comunidades autónomas, en la Valenciana, sin ir más lejos, se discute mucho sobre unos trajes de su actual (y, a lo que dice, próximo) presidente autonómico, pero nada de la deuda  ni de como se ha contraído ni, ya puestos, del papel que la ley urbanística valenciana ha tenido en la particular tesitura de la burbuja inmobiliaria. Y la verdad es que, a mí, lo de los trajes no me preocupa mucho.
Bueno, tampoco sería tan tremendo si se rompiese España, dentro de Schengen, con el euro (lagarto, lagarto), la OTAN y la Comisión de Bruselas, también llamada Comisión Europea. Y el inglés como lengua dominante, por decirlo todo.

martes, 25 de mayo de 2010

Petróleo privado, contaminación pública

La catástrofe del Golfo de México lo es también para el eslogan, otrora dominante, del "menos Estado, más mercado", ya de por sí bastante maltrecho en la crisis económica actual, particularmente en este "encuentro en la tercera fase" que está siendo la crisis de la deuda europea.
En primer lugar, la catástrofe pone de manifiesto la debilidad del eslogan porque uno de los factores que han intervenido en el mismo fue que el gobierno estadounidense se retirase y dejase de regular y controlar la seguridad de las plataformas, cosa que fue bien recibida por las petroleras que ya no tuvieron que gastar dinero (y reducir beneficios) con costosas medidas anti-derrame. Parece obvio ahora, que hay riesgos que no pueden dejarse en manos del mercado, ni siquiera en esta nueva "fiebre del petróleo" que lleva a buscarlo en sitios cada vez más problemáticos. Ha quebrado la vieja lógica de que cuando la oferta disminuye, el precio aumenta, luego es rentable conseguirlo aunque sea con más riesgos medioambientales: los riesgos pueden ser excesivos y no estaría bien que los platos rotos los pagara otro...
Que es lo que podría pasar, porque el gobierno de los Estados Unidos está sopesando la posibilidad de asumir el mando en la lucha contra la contaminación, en un caso más de "privatización de beneficios, nacionalización de pérdidas". Cierto que la petrolera causante tiene un presupuesto mayor que el presupuesto de numerosos Estados en el mundo, pero asumir los costes sería ruinoso para la misma y eso no puede ser: de nuevo "too big to fail". Pero también es cierto que, si sigue como ahora, la catástrofe puede ser todavía mayor (todo ello sin considerar que han estado mintiendo sobre la gravedad del accidente, y sobre los medios utilizados para afrontarlo en un nuevo ejercicio de "responsabilidad social corporativa" y, por supuesto, "defensa del medio ambiente"). 
Así que "menos mercado y más Estado"... cuando conviene a la gran empresa, claro. Porque en 20 años estaremos otra vez en el "menos Estado, más mercado" porque las tornas habrán cambiado... para la gran empresa, claro.

lunes, 24 de mayo de 2010

Pena de muerte preventiva

Mi argumento contra la pena de muerte es su irreversibilidad. Confesiones obtenidas bajo presión (o previo pago, que también las hay) o errores judiciales (que también los hay, ay) hacen que nadie pueda resucitar al inocente injustamente "ajusticiado". Por más que la sociedad pida venganza o se pretenda dar con ello una señal al posible delincuente para que se tiente la ropa antes de cometer un crimen castigado con la pena capital, el caso es que no veo cómo justificar tal barbaridad. Lo de la venganza, y más viniendo de personas que se declaran muy religiosas y practicantes del cristianismo, porque es incoherente con lo que dicen en otros contextos y se afirma en sus textos sagrados (otra cosa sería el judaísmo o el Islam, pero Jesús de Nazaret era claro respecto a la ley del Talión). Lo de que sirve de señal tampoco me convence  porque se sabe, comparando Estados (dentro de los Estados Unidos) con pena de muerte y sin pena de muerte y, los primeros, antes de la (re)introducción de la pena y después, que los posibles delincuentes son insensibles a dicha señal. Sólo queda la venganza. Pero la cosa puede ser peor.
Supongamos que tengo sospechas de que mi vecino quiere hacerme daño. Las sospechas son fundadas (sólo hay que verle la cara), pero no tengo pruebas, mis sospechas sólo son sospechas y no las contrasto con otras fuentes ni las someto al dictamen de alguien ajeno a la relación. Y supongamos que, para evitar el daño, le asesino y que, cuando viene la policía -me han encontrado con el arma en la mano-, les cuento esta historia. Es bastante obvio que no van a aceptar este... ¡ataque preventivo!, es decir, no van a aceptar que aplique la "doctrina Bush"... que se sigue aplicando. En realidad, mejor llamarla doctrina del ataque anticipatorio (el preventivo podría caber en la Carta de Naciones Unidas, el preventivo, atacar antes de que se materialice la amenaza y, básicamente, para evitar que se pueda llegar a materializar si es que se iba a materializar, es contrario a la Carta, pero ha sido -es- doctrina oficial de los Estados Unidos)
Se trata, en efecto, de que la CIA tenga "permiso" del gobierno para matar (hasta con un misil teledirigido) a un sospechoso de practicar el terrorismo o, incluso, de incitar a él. El "permiso" se da basándose en informaciones de las organizaciones de espionaje del país, que, por cierto, no han sido muy certeras últimamente, cosa que ha llevado a la dimisión o cese del director de seguridad nacional, Dennis Blair. Pero supongamos que el informe es bueno y se le puede matar. ¿Quién lo dice? ¿Un juez? No: los autores de informe. 
Para colmo, la gran discusión es sobre si eso se puede hacer contra ciudadanos estadounidenses (los no-ciudadanos ya se sabe que son de segunda categoría, casi Untermenschen, aunque no como judíos en tiempos de la Alemania nazi sino como muslmanes en los Estados Unidos actuales). Ilegal, inmoral e insensato, dicen que es. Dejemos el "inmoral", demasiado complicado para mí, aunque condenar a muerte de forma extra-judicial parace un poco excesivo. Puede ser "ilegal" con respecto a determinadas leyes, pero las leyes se hacen "ad hoc", como bien se sabe en las Españas (la famosa "Ley de Partidos"), con lo que deja de ser ilegal. Lo que quedaría es la insensatez: el remedio es peor que la enfermedad. Pero es lo que hay en esta especie de "minority report". Que puede haber equivocación de objetivo o puede tener "efectos colaterales", parece que no es lo que cuenta para estos vaqueros que primero disparan y después preguntan. Recuerdo que George W Bush ya no es presidente, pero la paranoia y el miedo siguen presentes y encuentran en la comunidad musulmana una excelente diana, con una base empírica muy débil como se reconoce hasta en la Rand Corporation. Con estos dos últimos informes en la mano, no sería difícil concluir que el problema (real) no se soluciona con estos "targeted killings" sino que se agrava. Pero, por lo visto, lo obvio no es tan obvio.

domingo, 23 de mayo de 2010

Más Al Qaeda

Una breve historia de la organización (significa La Base, según se dice en el artículo del New York Times) desde sus orígenes a nuestros días con los afeites necesarios. En el pasado, porque en ningún momento aparece el papel que tuvieron los Estados Unidos en el auge de Osama bin Laden y los talibán cuando el gobierno comunista de Afganistán pidió ayuda fraternal al Ejército Rojo soviético, entró éste en el país y se encontró con una feroz insurgencia que, además, usaba determinadas cuevas que, después del 11-S, bombardearon los estadounidenses que había ayudado a construirlas.
Vista esta ausencia (que me parece importante para entender el asunto) mantengo mis reservas ante la afirmación de que Al Qaeda, si es que existe y tiene la importancia que se le atribuye, se está moviendo hacia el Yemen y Somalia, donde parece que el problema es otro.
No puedo negar ese desplazamiento, simplemente lo dudo. La fuente de aquella afirmación no queda clara y, encima, tampoco es que lo que dice sea muy claro. Son rumores, son rumores... que pueden ser interesados si se ve el mapa y se constata que entre un país y otro, pasa una corriente muy importante de buques petroleros que abastecen al mundo de lo que los oleoductos no puden abastecer. Controlar esos dos países está dentro de los intereses estadounidenses definidos por la "National Defense Strategy" de 2008:
“Los intereses de los Estados Unidos incluyen proteger la nación y nuestros aliados de ataques y amenazas, promover la seguridad internacional para reducir el conflicto y fomentar el crecimiento económico y asegurar el patrimonio común y, con ellos, el acceso a los mercados y los recursos mundiales"
Acceso a los recursos mundiales. Eso es todo. Bueno, casi todo, como puede verse en la lista de intereses.

sábado, 22 de mayo de 2010

Educación para la ciudadanía

Lo cuenta así el Wall Street Journal a propósito del currículum en ciencias sociales en el Estado de Texas:
The Texas Board of Education is poised to enact a new social-studies curriculum that portrays America as a nation rooted in Biblical values and promotes the virtues of low taxes, limited regulation and free enterprise.
Cuando las barbas de tu vecino... Total, que, si sale adelante el proyecto, los niños texanos aprenderán que los Estados Unidos (lo que ellos llaman "America") es una nación enraizada en los valores bíblicos y recibirán educación para una ciudadanía que valora los impuestos bajos, la limitada regulación (que, por cierto, es lo que algunos dicen que nos ha llevado al caos actual) y la libre empresa (supongo que hasta que necesite rescates, salvatajes y subvenciones del Estado de Bienestar para ricos). Puestos a hacerlo, hacerlo bien.
Pero la cosa no acaba ahí:
The slave trade would be renamed the “Atlantic triangular trade,” American “imperialism” changed to “expansionism,” and all references to “capitalism” have been replaced with “free enterprise.”
El comercio de esclavos se llamará "comercio atlántico triangular" (América, Inglaterra, África), el imperialismo estadounidense se llamará expansionismo y no se hablará de capitalismo sino de "libre empresa".  Ya está bien, dicen los del consejo de educación, de "progres trasnochados" que dirían en las Españas. Las cosas por su nombre. Sinceramente, creo que se trata de un "early warning" más.

viernes, 21 de mayo de 2010

Desorden callejero

Los llamaron "IMF riots", desórdenes causados por el Fondo Monetario Internacional y sus "condicionalidades" a los países endeudados de años pasados. Obvio: si obligas a recortar salarios y pensiones y a reducir gastos (sociales, por supuesto), lo esperable es que la gente se irrite y salgan con esa de que "los que causaron la crisis que la paguen" o "no vamos a pagar los platos rotos por otros que, encima, se están embolsando una pasta". Al fin y al cabo, eso es lo que se ha terminado por decir en el Congreso de los Estados Unidos cuando se ha intentado evitar el aporte de los Estados Unidos a los programas de "rescate" (so to speak) del Fondo Monetario Internacional (léase el artículo, para que no se crea que son cosas de rojos: en el Congreso de los Estados Unidos hay muchos millonarios y ningún rojo)
Como ya se ha visto que Inglaterra está entre los países fuertemente endeudados que podrían sufrir este tipo de imposiciones, no es extraño que desde la policía inglesa de advierta del riesgo de desórdenes callejeros como los que hubo en el país en los años 70 y ha habido en Grecia recientemente. 
Cierto que la advertencia puede sonar a un aviso al nuevo gobierno de coalición y sus intentos de recortar el gasto... en policía. Pero eso no quita que tenga su lógica. Una vez más, déja vu. Me suena.

jueves, 20 de mayo de 2010

Polarización

Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. En eso reside la “polarización económica” que parece estar produciéndose a escala mundial. Los mil-millonarios que tienen una fortuna superior a los mil millones de dólares, han vuelto a crecer en número y en fortuna según la revista “Forbes” en este año. No sabemos cuántos pobres hay, pero sí se sabe, por la FAO, que el número de hambrientos en el mundo ha crecido últimamente. Y sabemos, desde hace tiempo, que la distancia entre los países ricos y los pobres ha aumentado. Las crisis contemporáneas (económica, alimentaria, medioambiental, energética, de valores) tienen algo que ver en ello, mientras es obvio que se está produciendo un reacomodo del poder con la aparición en escena de los “países emergentes”.
La “polarización política” guarda relación con esa fractura mundial y con los efectos que las crisis están teniendo en el terreno político, generando, a su vez, una crisis de las democracias. De hecho, hace años, el número de democracias en el mundo ha disminuido mientras crece el descontento de los ciudadanos con el funcionamiento de sus respectivas democracias. Tanto da que sea Gallup hablando de los Estados Unidos como el CIS hablando de las Españas, la (mala) calidad de sus clases políticas aparece como una de las preocupaciones que siguen a la esperable intranquilidad sobre la economía y el empleo.
Lo que resulta particularmente preocupante (pensando en lo que sucedía en el mundo en la anterior Gran Crisis, la de 1929-1939) es que la mala calidad de las clases políticas y el descontento con sus actitudes y prácticas, precisamente vaya acompañada por la “polarización política”. Primero, de qué se trata y, después, por qué puede ser preocupante.
La “polarización política” observable y, en algunos países como los Estados Unidos, cuantificada, consiste en esa situación en la que el descontento difuso de los ciudadanos se traslada, convenientemente jaleado, si no provocado, por determinados medios –radio y televisión, sobre todo-, a posiciones políticas extremadas que cada vez se alejan más, entre las que el diálogo es muy difícil y que tanto se parecen al paso de “aficionado al fútbol” a “hooligan” desafiante e hiperconvencido.
Me explico: los que están a favor de una cosa y los que están en contra (sea cual sea la cosa que en ese momento los medios audiovisuales han situado en la agenda, con la correspondiente irresponsabilidad de la clase política) se convierten en monotemáticos, misioneros, repetitivos, emocionales, insultantes. Como dan por supuesto que “el que no está conmigo, está contra mí”, bien evangélico por cierto, se dedican a reforzar su propia posición, ciegos y sordos ante los datos discordantes, y a debilitar la posición del contrario, cosa que, a veces, se hace no con argumentos sino con afirmaciones despectivas o selección intencionada de los datos que encajan con la propia posición.
Cambio climático, Garzón, ajuste, memoria histórica, crisis se usan de la manera indicada, aunque hay un caso particular: el de la corrupción, donde el argumento es “y tú más”. Quedémonos ahí. A mí me parece que lo que sería importante es encontrar los mecanismos para evitar que ciertos comportamientos se repitiesen: es nuestro dinero, su uso es ilegal y tiene impactos negativos sobre el crecimiento económico (no sobre el crecimiento de determinados patrimonios, que es uno de los factores que inciden en la “polarización económica”). Pues no: la corrupción propia no debe ser nombrada y, si se nombra, es resultado, como ya decía Felipe González cuando le acusaban de tener corruptos a su alrededor, de un “sindicato del crimen”. En todo caso, “tú más”.
Es un fenómeno que no sólo se está dando en España. De hecho, casi todo lo que acabo de decir (excepto los nombres propios) está tomado primero de los Estados Unidos y aplicado después a España. Es preocupante no sólo por su carácter machacón y repetitivo (que, se sabe, es una de las formas de conseguir certeza: repetir, repetir y repetir), sino porque se da sobre todo en lo que se podría llamar “derecha”. En la autodenominada “izquierda” se da menos (sólo tienen internet), mientras los votantes de “derecha moderada”, tipo Partido Demócrata en USA o del PSOE en España, andan, en cambio, algo capitidisminuidos y vociferen menos.
El carácter guerrero de los polarizados políticamente podría convertirse en preocupante si la agresividad verbal que ahora les caracteriza evolucionara hacia la violencia nazi. Por supuesto que la historia no se repite ni en comedia ni en tragedia, pero la historia puede enseñar dónde hay peligro.
(Publicado ayer en el diario Información -Alicante-)

Contra la clase política

Como ayer sufrí estoicamente toda una serie de andanadas contra la clase política en general, he leído con atención este análisis de las recientes elecciones en los Estados Unidos en las que la tónica general ha sido que la gente rechazó reelegir al que se presentaba a ello, con independencia de cuál fuese su partido. El analista lo achaca al rechazo que se está generalizando hacia la clase política estadounidense y da las razones para ese rechazo.
Como no me gusta discutir (es una forma muy tonta de perder el tiempo ya que, si alguien cambia de opinión, voy a ser yo, ya que en una discusión raramente la gente se aviene a razones), atendí a todas las barbaridades que escuché ayer buscando con cuál podría estar de acuerdo para acompañarla con un gesto de asentimiento y, cuando no podía de ninguna de las maneras estar de acuerdo, para mirar hacia otro lado como quien no quiere la cosa.
Lo curioso es que algunos argumentos son comunes y, ya se sabe, si es general es que es social. No me extrañaría encontrar ese tipo de temas en muchos más contextos políticos.
Mi explicación es sencilla. En primer lugar, hay que reconocer la escasa calidad de la clase política en general, atrapada en el juego político de las siguientes elecciones, cosa que les impide tomar algunas decisiones importantes y les lleva a tomar otras en función de quién les paga o de quién les puede ayudar a llegar a /seguir en el poder. Como la tendencia ya viene de antaño, la mala calidad de la clase política atrae a personajes de mala calidad. Algunos, porque van a la política "a forrarse". Otros, porque no tienen otro oficio ni beneficio. Los de más allá, porque son hábiles para llegar al poder gracias a rasgos psicológicos que no sirven para ejercerlo. No dudo que hay políticos de calidad (conozco a algunos), pero son la minoría.
En segundo lugar, esa mala calidad sería soportable en condiciones económicas con el viento a favor, pero no en condiciones adversas. Las crisis acumuladas generan una creciente frustración en amplias capas sociales y esa frustración tiene que encontrar un objeto contra el que descargar la agresividad que produce. La clase politica (que se lo ha ganado a pulso con incompetencia, salarios abusivos, cinismo, corrupción) se convierte en una especie de pim-pam-pum contra el que soltar la propia agresividad (la alternativa sería la depresión, que es agresividad contra uno mismo). Y, montados en esa dinámica, es imposible razonar ya: sólo hay pasión.
Que los "incumbents" pierdan en los Estados Unidos y que, encuesta tras encuesta, la opinión pública española "suspenda" a sus "líderes", forman parte del mismo síndrome que un sistema electoral ad hoc (como el inglés) puede ocultar. 
Y no hay que pensar que las excepciones (países en los que los líderes obtienen cómodas mayorías con evidente apoyo de los electores -no necesariamente del conjunto de la población-) son tales. Muchas de estas excepciones se deben más a argumentos como "es uno de los nuestros" o "lo que hace falta es mano dura" (Italia, Bolivia, Colombia), que, vistos desde fuera, se disuelven como azucarillos. También Hitler tenía apoyo popular. Y Franco, que ahora reaparece en las Españas. Pero eso fue en los años 40, saliendo de la Gran Crisis. Entrando en ésta, parece que vuelven.

miércoles, 19 de mayo de 2010

La crisis de la deuda

Ahora ya se la llama por su nombre. Lo hice aquí hace unos días y lo hace ahora Le Monde. Países con más riesgo: Portugal, España, Reino Unido, Italia. Países de riesgo medio: Irlanda y Japón. Países con menos riesgo: los Estados Unidos (no sé, no sé) y Alemania. Los BRIC, tan campantes. Voy a tener que meter debajo del colchón algunos ahorrillos para cuando llegue el feriado bancario o corralito... La anterior crisis de la deuda comenzó en México en el 82 y la viví con mucho dramatismo aunque salí beneficiado por el hundimiento del peso que casi se podía sentir de minuto en minuto mientras se hacía cola en el Banco para cambiar dólares. Estuve en el Ecuador durante el feriado bancario y sé lo mal que lo pasaron algunos amigos que, de repente, se encontraron sin fondos en el Banco cerrado a cal y canto. Sé lo que fue la crisis de la deuda en Bolivia y lo terrible y dolorosa que fue la terapia de choque recetada por el candidato a Príncipe de Asturias en Ciencias Sociales, Jeffrey Sachs. Ahora toca a otros.

Fe política

En la medida en que la política se está fanatizando en paralelo a cómo evolucionan las crisis mundiales, la fe se convierte en un elemento central en las convicciones políticas. No me refiero tanto a la fe en una determinada religión que forma parte de determinados idearios políticos (Baratiya Janata y su "huinduidad", en la India, por ejemplo) sino al modo con que se adoptan determinados temas dentro de un ideario, argumentario o temario misionero. Fe es creer en lo que no se ve hasta llegar al "credo quia absurdum", creo porque es absurdo.
Suele ser frecuente que tales convicciones sean inmunes al argumento contrario e incluso a la más evidente prueba empírica. Como el modelo a seguir es el del Tea Party estadounidense, me ha resultado estimulante recorrer los asuntos que los movilizados tienen como absolutamente ciertos y su correspondiente refutación empírica, por otro lado, como digo, inútil, ya que los creyentes no están dispuestos a escuchar esos argumentos y, a lo más, los convierten en un motivo más para creer: nos atacan, luego tenemos razón.
Desde afirmar que Obama no es estadounidense hasta decir que lo del "cambio climático" es un fraude (hoax) pasando por aseveraciones sobre la política fiscal, la del armamento o la sanitaria (incluyendo espinosos asuntos como la eutanasia).
Como digo, los creyentes toman estas pruebas como una prueba más de que los "otros" les atacan, con lo que el grupo se hace más compacto y mantiene sus creencias con mayor convicción si cabe. En realidad, se cree no porque se hayan sopesado las pruebas sino porque el objeto de la fe es compartido con otros: la prueba de que uno está en la verdad es que la comparte con otros que creen lo mismo.
Dicen que hay una "medicina basada en la evidencia "(en las pruebas). Obviamente, cada vez hay menos política basada en tales. Y pensar que algunos padres fundadores de la sociología vaticinaban que con el capitalismo el mundo se iba a desencantar, nos íbamos a secularizar y el razonamiento basado en pruebas empíricas iba a tener primacía...

Unificar la yihad

Un artículo en Foreign Policy intenta explicar por qué están aumentando los ataques de tipo terrorista en los Estados Unidos por parte de ciudadanos estadounidenses aunque su origen pueda estar en países que, en la actualidad, el ejército de los Estados Unidos no ejerce el papel de fuerza ocupante como hace en Iraq o Afganistán. Una de las respuestas (que no he acabado de entender, todo sea dicho) es que Al Qaeda estaría siguiendo en su porfía por unificar la yihad hasta convertirla en una yihad global en torno a Al Qaeda que no transigiría con otras posiciones sino que trataría de atraerlas a la propia. 
Es una de las traducciones de yihad  (guerra) y no soy quien para discutirla (otros la traducen como la obligación de todo musulmán de luchar por extender la fe del Islam, proselitista como tantas otras religiones). Pero lo que me hace asentir es otra cosa. Si ese intento de "unificar la yihad" es real (cosa siempre discutible mientras las fuentes sean tan etéreas), significa:
1.- que todavía no se ha producido, no hay de momento una "yihad unificada" ni bajo Al Qaeda ni bajo nadie,
2.- y que, por tanto, es incorrecto atribuir a Al Qaeda todo lo que sucede en una determinada dirección: estamos ante hechos muy dispersos y heterogéneos (la insurgencia maoísta particularmente activa estos días en la India tiene poco que ver con el Al Qaeda en el Magred Islámico, antiguo FIS argelino, y sus secuestros político-económicos, organización "franquiciada" a La Base, adoptando incluso el nombre).
Añado: Todo lo que se haga por magnificar a Al Qaeda, objetivamente está colaborando con ese posible intento de "unificación" ya que le hace una propaganda tal vez no merecida, pero propaganda al fin y al cabo. El "efecto demostración" del acto terrorista es, entre otros aspectos, el de convertirse en un banderían de enganche para que los insatisfechos, avengonzados, ofendidos, marginados, maltratados encuentren a quién dirigirse y con quién luchar contra los percibidos como causantes de la propia situación.

martes, 18 de mayo de 2010

Comercio de armas

Dada la importancia geopolítica que tiene el tema, aconsejo dar un vistazo y, mejor, leer, el trabajo de Alejandro Pozo para el Centre Delàs (versiones en castellano, catalán e inglés) sobre las relaciones entre España e Israel, sobre todo en el terreno de la compra y venta de armamento, negocio, el del armamento, casi tan importante en el mundo como el del petróleo o de las drogas ilegales (y de las legales también). 
Quiero decir que el tema Israel-Palestina es demasiado importante para el mundo como para no darle un mínimo de seguimiento y que lo mismo puede decirse del comercio (legal e ilegal) de armas.
Dos pequeños detalles que me han interesado particularmente: el acuerdo entre informes sobre conflictos (SIPRI, Escola de Cultura de Pau, Maryland) en el sentido de lo que hay allí es una "guerra" o un "conflicto armado" y los gráficos que muestran las conexiones del sistema financiero español con el sector armamentístico.

lunes, 17 de mayo de 2010

Terroristas ilegalizados

El gobierno de la India ha decidido prohibir un centenar de grupos por su conexión con el terrorismo en general y con Al Qaeda en particular. Lo ha hecho mediante una revisión de la Unlawful Activities (Prevention) Act.  
Léase con atención la lista de los principales grupos declarados fuera de la ley (se trata de "prevención de actividades ilegales") según el Times of India: Lashkar-e-Taiba; Jaish-e-Mohammad; Tahrik-e-Furqan; Al Badr; Jamiat-ul-Mujahidden; Al-Qaida; Harkat-ul-Mujahideen; Harkat-ul-Ansar; Harkat-ul-Jehad-e-Islami; Hizb-ul-Mujahideen; Al-Umar-Mujahideen; Jammu and Kashmir Islamic Front; ULFA; NDFB; LTTE, SIMI, Deendar Anjuman; Communist Party of India (Marxist-Leninist-People's War); Maoist Communist Centre; and CPI (Maoist). 
Curioso, ¿no? Y no sólo que Al Qaeda esté entre los proscritos o que se incluyan grupos separatistas, sino que se aprovecha para excluir a comunistas y maoístas, que no sólo existen sino que, encima, tienen fuerza, en algunos estados incluso electoral. Con alguno de estos movimientos maoístas, la sorpresa es que existen desde 1967 como expresión de la lucha contra terratenientes explotadores y en condiciones de extrema pobreza, que no parece sea asunto a llamar terrorismo y, menos, terrorismo ligado a Al Qaeda.
La amenaza de terrorismo es muy útil, por lo que se ve. Y no sólo en la India.Todo ello sin entrar en el espinoso tema de qué es una organización terrorista, si la que practica el terrorismo o la que, aunque no lo practique, está en la lista de las aborrecidas por un gobierno.por los motivos que sean. Y que no pase lo que sucedió con uno de los inmensos errores del juez Garzón: el cierre de Egunkaria suponiendo terroristas a sus periodistas, que ya era mucho suponer como se ha visto con el tiempo.

domingo, 16 de mayo de 2010

Público - privado

No son empresas públicas sino "government sponsored enterprises" y funcionaron mal mientras fueron privadas y funcionan mal ahora que están "esponsorizadas" por el gobierno. Me refiero a Fannie Mae, que ahora pide 8.400 millones de dólares en ayuda adicional. Sea porque el sector va mal, sea porque está pésimamente llevada, el caso es que el que sea pública o privada cuenta poco. No es como para convertirlo en un argumento a favor de uno u otro sector, sino, sencillamente, como un caso, un pequeño elemento, de duda respecto a las afirmaciones tan tajantes de unos y otros, aunque hay que reconocer que los "libertarios", es decir, los partidarios a ultranza del sector privado suelen ser más vociferantes aunque últimamente, con tanto rescate y salvataje, hayan reducido el nivel de sus decibelios que, por cierto, dedican a otros asuntos. También los "societarios" andan ocupados en otras cosas, pero el debate público-privado está subyacente. Y cuando hay debate en el sentido de que cada cual defiende sus posiciones como si fuese un castillo asediado, lo último que se puede esperar es algo de luz sobre la realidad de las cosas. Un fiscal o un abogado defensor, lo último que buscan es la verdad: lo que quieren es defender sus posiciones, en contra o a favor del acusado. La verdad, ¿qué es la verdad? que diría Pilatos.

sábado, 15 de mayo de 2010

Nakba y Shoah

Nunca es un día para negar la shoah, el holocausto, aunque siempre es bueno recordar que con dificultad legitima al Estado de Israel. Hay árabes que creen que negando el holocausto se deslegitima a Israel y árabes que saben que ese camino no lleva muy lejos. Pero la existencia de Israel no está en discusión: existe y con buenos apoyos de/en los Estados Unidos.
Pero nunca es un día para negar la nakba, el desastre cuyo aniversario se conmemora hoy, la invasión, exclusión y degradación de los palestinos, vivan en los Territorios o en el mismo Israel. Su legitimación es que estaban antes, que esa fue su tierra. Y hay judíos que lo saben y hay judíos que no acaban de estar de acuerdo con un "Estado judío" (que incluiría a todos los judíos del mundo, incluso a los que apoyan a los palestinos). Sin embargo, la existencia de un Estado Palestino no está en discusión: no existe y no parece que vaya a existir.

Preocupaciones estadounidenses y españolas

Lo que preocupa a los estadounidenses encuestados por Gallup es lo siguiente:

 Estas preocupaciones, con el tiempo, cambian:


Interesante la subida en 8 puntos de la preocupación por la inmigración ilegal y que, ahora, la economía en general haya tomado el puesto del desempleo, aunque es obvio que siguen en cabeza y que esos cuatro puntos de diferencia no hacen verano.
Pero veamos las preocupaciones de los españolitos por pasaporte según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas:


Como se ve, preocupa el paro, la situación económica, "la clase política, los partidos políticos", la inmigración. Con perdón, Spain is not that different. Eso sí: el tema siguiente es el terrorismo de ETA que, en el caso de los Estados Unidos, es sólo "terrorism" y, ciertamente, se refiere a una cosa bien distinta.
En este contexto, resulta revelador y digno de lectura el último Commentary (el 281) de Immanuel Wallerstein sobre la "anatomía del miedo" a partir del extraño "crash" de la Bolsa neoyorkina el 6 de mayo y las manifestaciones en Grecia que producirían tres muertes. Transcribo el final:
The fear is not irrational. It is the consequence of the structural crisis of the world-system. It cannot be solved by the band-aids that governments are using to treat the serious ailments we confront today. When fluctuations get too great and too rapid, no one can rationally plan. So people no longer act as reasonably rational actors in a relatively normal world-economy. And it is this degree of heightened fear that is the fundamental reality of the present era.
Añado: el miedo, consecuencia de esta crisis estructural, tampoco puede ser medido con encuestas como las de Gallup o el CIS.  Y, sin embargo, ese elevado nivel de temor es la realidad fundamental de este cambio de época al que, ahí sí que sirven las encuestas, las respectivas clases políticas no saben (y tal vez no pueden) dar respuesta.

viernes, 14 de mayo de 2010

Big Bank

No me he equivocado: no quería poner Big Bang, aunque tal vez tenga este último algo de metáfora para lo de los Grandes Bancos. Me refiero a un informe que acaba de publicar el Institute for America's Future sobre el peso que están adquiriendo los Grandes Bancos en la actividad política de Washington. Muchas cifras, bastantes fotos, algunos gráficos que intentan mostrar el ataque sistemático que sobre la actividad política estadounidense ejercitan los Grandes Bancos.
Pido disculpas. Tal vez mi ausencia de ideas firmes y convencimientos teóricos hace excesivo mi uso de la duda metódica, mejor antídoto que conozco contra el fanatismo, incluido el fanatismo de los que saben que tienen razón sea porque su dios o su guru o su teoría se la dan. Pero no creo hacer daño si me hago preguntas para las que no tengo respuestas (también sé que, por lo general, preferimos a los que nos dan respuestas sin hacer preguntas, pero cada cual es como es). Por ejemplo, qué ha hecho cambiar a Rodríguez Zapatero que casi ha tenido una caída del caballo digna de Pablo de Tarso. Una llamada de su amigo Obama no parece que sea una buena respuesta, aunque, todos estos, al final, se vanaglorian de lo mismo: de poner los pies encima de la mesa junto al Gran Jefe. La amistad puede contar. Pero tal vez haya contado más la información sobre qué sucedería si después de Grecia iba España y, con ella, se hundía el euro (lo cual, hasta ahí, sería una buena noticia para el dólar), pero que después del euro se hundiría el dólar (y eso ya no era tan buena noticia). ¿Lo podremos saber alguna vez? Lo dudo. La verdad es que también dudo que ellos puedan haberlo sabido: no son, precisamente, los más señalados en la tarea de hacer futurología. Y si no lo saben y, sin embargo, usan esos argumentos, tiene que ser por otra cosa.
Claro que un informe como el de los estadounidenses hace pensar que las conspiraciones no existen, pero haberlas, háylas. Personas concretas, organizadas de manera concreta, con objetivos concretos y con recursos y medios abundantes  y buenas conexiones pueden actuar al unísono. y hacerse ricos (que parece es el fin de su vida) jugando entre la política y la empresa. He leído que lo de Grecia fue algo así, pero la información no me resulta fundamentada (por fundamentada entiendo que se explicitan las fuentes y no se dice, desde San Juan de Alicante, que "se ha oído decir...", cuando en San Juan de Alicante nadie habla de estas cosas). Sin embargo, es una buena hipótesis que puede descomponerse en algo más complicado: alguien empieza, los demás se dan cuenta y todos se ponen a correr (incluyendo las máquinas programadas para correr en Bolsa, que yo creía que ya habían sido suprimidas, pero que parecen ser una de las mejores explicaciones del pasado "mini-crash" en Wall Street).
De todas maneras, que dediquen dinero a convencer a los políticos de la bondad de determinados argumentos significa que ese dinero no se tira al mar. Una vez más: si la realidad económica es tan confusa, se agradecerán todas las ayudas que lleven a que el político se aclare y mejor si se aclara en los términos que mejor encajan con los intereses del donante, que no se mueve por conocer la verdad sino por algo mucho más sencillo: ya que la regla básica es "comprar barato y vender caro" y "todo vale" para abaratar lo comprable y encarecer los vendible, ambas realidades pueden coexistir con facilidad. Por un lado, la observación interesada de lo que hacen los demás sin necesidad de ponerse de acuerdo en un ataque especulativo ("terrorista" que diría el otro). Por otro, la manipulación de los datos (incluye las voluntades) para que la transacción se haga en la linea de los intereses del donante.
Parece bastante sencillo. Pero también es sencillo el golf y soy incapaz, a pesar de conocer las reglas del juego, de saber jugarlo.
Hace tiempo que me parece que la lucha de clases realmente existente es la de "los de arriba" contra "los de abajo" y que eso de la lucha de clases marxista pertenece al pasado: "los de abajo" tienen otras distracciones, la violencia estructural les impide ver qué está pasando y, si hay un atisbo de conciencia, el sistema de entretenimiento (fútbol incluído) se encarga de distraerlo.
Cosas de un intelectualillo de provincias, podrá pensar el entretenido lector. Pero el que dice que la lucha de clases es la de los ricos y que la están ganando no soy yo, sino Warren Buffet. Lo dijo ya hace tiempo y acabo de encontrar la cita de tan autorizada fuente. Seguro que ahora lo tiene mucho más claro.

jueves, 13 de mayo de 2010

Sexo, droga y...

No es lo mismo, ya lo sé. Y las diferencias son abismales. Pero me gustaría explorar algunos paralelismos entre ambas palabras. La idea me la dio una intervención en el coloquio que siguió la semana pasada a la presentación que se hizo en la Universidad de Alicante de un informe sobre una categoría muy particular de habitantes de la ciudad, personas discriminadas por el machismo, el puritanismo, el racismo y el clasismo, es decir, mujeres, transexuales, latinoamericanas y que ejercen la prostitución. Entre las cosas sugestivas que dijeron en el acto hubo una que me resultó particularmente reveladora: claro que hay que estudiar el mundo de la prostitución si se quiere intervenir en él desde el punto de vista de la sanidad pública y sin entrar en la polémica entre regulación de ese trabajo y prohibición de ese delito/pecado, que son las dos formas extremas de etiquetar la cuestión; pero por lo mismo, no se puede reducir el problema al lado de la oferta de servicios sino que hay que estudiar también el lado de la demanda, con perdón, el de los “puteros” sin los cuales no habría ni tal supuesto trabajo ni tal supuesto delito. Ni pecado, si me apuran.
Drogas las hay legales (café, tabaco, alcohol, la hoja de coca) e ilegales y, entre estas, las hay “naturales” (marihuana), elaboradas (cocaína) y de diseño. Todas ellas producen cambios en el cuerpo de quien las consume, inicialmente placenteros aunque en muchos casos tendencialmente peligrosos para la salud. Hay grados de adicción y, por tanto, grados de síndrome de abstinencia cuando el cuerpo no encuentra su dosis habitual. En mi caso, si estoy un par de días sin tomar café, tengo fuertes dolores de cabeza, que es la forma que adopta en mi cuerpo el síndrome de abstinencia de la cafeína.
Cierto que dichas drogas no son necesarias para la especie. Ninguna. Son placenteras, pueden ser necesarias para el adicto y pueden llegar a ser un infierno para los iniciados ya enfermos de adicción, como es el alcoholismo. El sexo, en cambio, sí que es necesario para la supervivencia de la especie. De cualquier especie, de una forma u otra (bueno, hay excepciones, pero mejor no la liemos). Sólo que, en la nuestra, la relación entre el acto placentero y la reproducción no siempre es manifiesta y, en muchos casos, heterosexuales y homosexuales, está explícitamente negada.
Sí, hay adictos al sexo como los hay a la cafeína o a la heroína y hay programas de desintoxicación que buscan “desenganchar” al adicto de su adicción. Pero para mí, el paralelismo más interesante reside en lo que salió en el coloquio de la presentación del miércoles pasado: hay un problema de oferta y demanda, luego ataquemos la oferta. ¿Seguro?
El caso de la hoja de coca es paradigmático. Alguna vez en mi vida he hecho el “acullico”, el amistoso y/o ritual mascar hoja de coca. También he invitado a los amigos que por primera vez llegaban a una ciudad a más de 2.000 metros de altura a tomar un “mate de coca”, una infusión hecha con sus hojas. Nada de ello es adictivo, todo ello tiene efectos beneficiosos y nadie tendría que plantear problemas con ello. Pero se plantea. Algunas personas que, en los Andes, me han visto practicar el “acullico” han intentado ocultar su disgusto ya que se confunde hoja de coca con cocaína y se persigue el cultivo de la hoja en Bolivia o Colombia por aquello de que, tarde o temprano, se convertirá en cocaína, droga ilegal, dañina. Conclusión: represión contra los productores.
De nada sirve que se haga ver que, económicamente, el beneficio importante no se encuentra en la producción (donde, a veces, sólo hay subsistencia), ni en el traslado (hablamos y no paramos de Ciudad Juárez), sino en el punto de venta final. Los precios se multiplican espectacularmente entre un extremo y otro, los beneficios son peligrosos para la estabilidad financiera del lugar de llegada (hay que “lavar” ese dinero, como bien se sabe en España, una de las primeras consumidoras de cocaína en Europa) y los problemas sociales causados por la adicción son terribles, como bien sabe el sector “concertado” que se dedica a intentar la curación y reinserción.
La “guerra contra la (producción de) droga”, con ese vocabulario belicista típico de los Estados Unidos, fue la tónica durante años. Ahora, Hillary Clinton, ha reconocido que tal vez el problema principal esté en la demanda. ¿Y en la prostitución? Pues se podría decir casi lo mismo.
(Publicado ayer en el periódico Información - Alicante-; una vez enviado el artículo al periódico -cosa que suelo hacer los domingos- me encontré con un artículo de Paul Krugman que se titulaba "Sex, Drugs & the Spill" que se había publicado el día anterior. Nada en común)

Plan Colombia fuera de Colombia

Buscar un super-enemigo (tal vez magnificar lo existente y no se excluye el inventarlo) y aprovechar su existencia para arreglar otros problemas internos (demandas campesinas) y, añado, introducir un mensaje para los vecinos, es algo ya conocido. El artículo donde veo un caso así se refiere al Paraguay y al estado de excepción declarado por el presidente Lugo con ayuda de la Embajada (por definición, la de los Estados Unidos). Las demandas campesinas ya habían sido reprimidas con anterioridad, aunque sin estado de excepción. Pero el problema que tiene una campaña electoral que hace concebir tantas esperanzas es que, si las esperanzas no sólo no se cumplen sino que se va en la dirección opuesta, la frustración pueda encontrar cauces de expresión complicados para el poder. Si, por lo menos, hubiera hecho como Lula en el Brasil...  Mejor como Zapatero en España, que, recién ganadas las elecciones, sacó a bombo y platillo el ejército de Iraq y lo ha vuelto a meter  a los seis años con nocturnidad y alevosía, contentando al gobierno estadounidense...
Lo de "plan colombia" hace pensar en la frontera del Paraguay con Bolivia: el Chaco que fue objeto de una vieja guerra entre los dos países. Como el Plan Colombia de verdad, ha de verse no sólo en términos internos sino también en relación con los dos vecinos bolivarianos: Venezuela y el Ecuador. Que tome nota el gobierno de Bolivia y más si el  del Perú, su vecino del Norte, mueve ficha al respecto y también envía su mensaje. Y no sería de extrañar que el gobierno de Piñera en Chile diese marcha atrás a lo ya logrado  en negociaciones bilaterales respecto a la salida de Bolivia al mar y cambiara los términos respecto a las aguas del Silala.

Deuda: Déja vu (y II)

Prosigo lo que inicié ayer y donde lo dejé.
De entrada, conviene recordar que las ciencias económicas, como toda disciplina con departamentos y facultades universitarias, tienden a acotar su campo, eliminar las impurezas (la navaja de Ockham) y autoalimentarse. Es, en términos menos finos, como los perros que mean para marcar su territorio o los osos que restriegan su lomo contra los árboles con el mismo objetivo. Como lo hacen todas las ciencias universitarias, las económicas también lo hacen. Es su fortaleza, generando un cuerpo de hallazgos interesantes, y su debilidad cuando se aplican a la cruda realidad, realidad en la que las distinciones entre materias o departamentos no tienen mucho sentido. La reacción, entonces, puede ser muy variada: por un lado, estarán los fundamentalistas que harán un avance estratégico sobre la retaguardia y se blindarán en su castillo (y si lo que dicen no tiene que ver con la realidad, pues peor para la realidad). Por otro lado, están los que buscan inter- trans- uni-disciplinariedad: la realidad es demasiado complicada como para dejarla en manos de una sola disciplina que, me parece, tiene todos los argumentos para existir y seguir existiendo, a pesar de su juventud. El caso de la deuda es paradigmático y hace ver las diferencias entre una crisis de la deuda (la latinoamericana) y otra (la europea actual).
En el caso latinoamericano que ahora he recordado revisando mis apuntes de hace décadas, el FMI tenía claros los principios universales que había que aplicar, que, por cierto, son de sentido común sin necesidad de complicar la cosa. Si quieres pagar tu deuda tienes que ingresar más y gastar menos y controlar la moneda en la que tienes que hacer los pagos. En la práctica, lo primero implicaba aumentar las exportaciones y reducir las importaciones y, por otro lado, aumentar los ingresos del Estado y reducir los gastos. Y lo de la moneda significaba devaluación por un lado y controlar la inflación por otro. Eso decía la ciencia y el sentido común, pero el sentido común sólo económico del racional homo oeconomicus supuesto. 
El problema era la aplicación a la cruda realidad que no sólo es económica sino también cultural y social y, en contextos en los que la desigualdad es muy fuerte, los gastos que se recortan son los sociales, los ingresos que se aumentan NO son los que tienen que ver con los grandes empresarios y las grandes fortunas (tienen demasiado poder como para jugar con ellos), la importación que se recorta es la que tiene que ver con necesidades de "los de abajo" y la exportación que se fomenta es la que tiene que ver con "los de arriba" (terratenientes, burguesía compradora, grandes propietarios y se incluyen las multinacionales energéticas y mineras). La inflación se controla controlando los salarios que si, encima, son los de los funcionarios, también sirven para reducir el gasto del Estado. Resultados: "IMF riots", "desórdenes provocados por la terapia de choque del Fondo Monetario Internacional" (terapias como las propuestas por Jeffrey Sachs, hoy defensor de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y abogado de la lucha contra la pobreza, y que, aplicadas a Bolivia, Polonia o Rusia produjeron mermas en el desarrollo -entendido como crecimiento económico- y aumento de la pobreza).
El problema europeo actual es también una crisis de la deuda. De la deuda soberana sobre todo. Y las respuestas de sentido común siguen siendo las mismas si de lo que se trata es de responder a los pagos de la deuda. Sin embargo, hay cosas que cambian. Primero, los PIIGS no pueden devaluar. La alternativa sería salirse del euro con un periodo transitorio de corralito o feriado bancario para evitar el pánico y la insolvencia de las instituciones financieras. Segundo, la desigualdad es menor y, aunque hay "IMF riots" en Grecia, los efectos se parecen a los latinoamericanos pero no llegan a aquellos extremos. Tercero, como deben a sus propios socios y éstos les tienen como compradores de sus productos y no sólo como tomadores de préstamos, los socios son los primeros interesados en que no se repita la extrema brutalidad que fueron las terapias de choque contra Latino América.
Una vez más, estar en la periferia hace que las desventajas del funcionamiento del sistema mundial se acumulen, mientras que los países centrales tienen mayores facilidades para enfrentarse a los altibajos.
No quito para nada lo duro que es para los PIIGS en general y a sus clases bajas en particular, la que les está cayendo. Ni la posible "venganza" de los "europeos" contra una Inglaterra insolidaria, más cercana a los intereses del dólar que del euro. Sólo digo que aquello fue peor y que en aquello algo tuvieron que ver los países centrales. Como el país más endeudado del mundo, los Estados Unidos. Sólo que éste tiene el privilegio de estar au dessus de la melée porque no es central, sino que todavía es hegemónico, lo cual implica muchos privilegios, razón por la que no quieren dejar de serlo y razón por la que otras élites de otros países están interesados en ser califa en lugar del califa.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Deuda: déja vu

El problema de la deuda soberana no es nuevo. Durante años (recuérdese el Jubileo 2000, deuda externa, deuda eterna y todo aquello) se habló de la deuda externa de algunos países periféricos y se recordó, por un lado, su carácter generalmente ilegítimo (había sido contraída por gobiernos ilegítimos y, en todo caso, con propósitos turbios y, en muchos casos, con evidente corrupción por parte de las élites políticas de los diferentes países endeudados) y, por otro, el carácter abusivo de las condicionalidades para refinanciarla y el carácter usurario de su pago (refinanciando la refinanciación, los países endeudados se convertían en "países exportadores netos de capital" que es como definía Lenin a los países imperialistas, ironías de la historia). Todo ello sin olvidar que el dinero entraba en el país y volvía al refinanciador como pago o como depósitos en cuentas numeradas y poco trasparentes. 
Ahora se produce con los PIIGS (se añade una I porque Italia y no sólo Irlanda vienen en el paquete). En el caso griego, fue contraída por el gobierno conservador anterior y tendrá que ser afrontada por el gobierno socialista, so to speak. Y las "ayudas" y "préstamos" que recibe éste suenan a los viejos modos contra los países periféricos endeudados. La diferencia, al estar en el centro, no es económica, sino geopolítica. Ahí va cómo veía el New York Times la situación, de la que no es ajena la pugna geoeconómica entre el dólar y el euro, que se sobrepone a un caso más de ataque contra una moneda (gloriosos antecedentes, el de Soros contra la libra; pero también los hubo contra el yen, contra el rublo). La moneda atacada debe ser suficientemente importante como para hacer negocio y suficientemente débil para poder llevar a cabo el ataque.
Demasiadas conexiones entre los PIIGS y con los que mandan en el mundo, aunque Graecia ni es suficientemente grande ni está suficientemente conectada como para crear un colapso del euro (véase el gráfico: si ese fuera el criterio, España e Italia van antes). Encima, el retraso del salvataje a Grecia no le ha servido a Merkel para evitar caer en las elecciones y perder la mayoría en el Bundesrat (senado) alemán. Por lo menos, servirá para que los neo-prestamistas recuperen parte de lo anteriormente prestado. 
Obsérvese, de paso, que una cosa es la euforia de las Bolsas ante el billón de dólares previsto para el salvataje (cuán presto se va el placer) y otra es la situación estructural que suponen dichas deudas presentes y futuras.
¿Los perdedores? Los de siempre. Ni la clase política ni las élites van a tener el menor problema: pensiones, servicios sociales, salarios de funcionarios, en cambio, sí que se verán afectados. Unos la hacen y otros (los de siempre, "los de abajo") la pagan. Y más si, como podría suceder, la salida de cualquiera de los PIIGS del sistema euro se hace con un previo feriado bancario como el que tuvo el Ecuador o un corralito como el que tuvo Argentina, cierre de bancos para que no se pueda sacar el dinero depositado en los mismos. 
¿Puede enseñar algo América Latina que ya sufrió este tipo de embates? El paralelismo entre Grecia y Argentina ya se ha hecho. Por otro lado,  Raúl Zibechi traza algunas constantes allí (vale la pena leer el artículo) y no se atreve a aplicarlas a esta Europa. Claro: no es lo mismo estar en el centro que en la periferia. Y en condiciones de menor desigualdad, como las europeas, los recursos extremos en uno y otro extremo de la escala social son menos extremos. En cambio, Alberto Acosta y Óscar Ugarteche (imprescindible leerles) reconocen que, si el problema es global, la solución tendría que ser global y, en consecuencia, hacen propuestas que ojalá no caigan en saco roto y que no se quedan en lo local, por importante que sea esa instancia.

martes, 11 de mayo de 2010

Israel en la OCDE

No me extraña que la admisión de Israel como miembro de la OCDE aprobada el día 10 por los embajadores de los 31 países más industrializados del mundo haya sido recibida con mucho desagrado por parte de la autoridad palestina. A mí se me había pasado y no lo había visto hasta encontrar el enlace francés al que dirijo. Debe de ser o porque la OCDE no es importante o porque el ingreso de Israel es irrelevante. La autoridad palestina no piensa así, pero, por lo visto, los periódicos que manejo sí que lo piensan. No así el Wall Street Journal o Al Jazeera con enfoques opuestos y motivaciones que puedo imaginar divergentes. Y en el caso español, sólo, que yo sepa, el Periódico de Catalunya ha traído la noticia.
Es de suponer que, después, vendrá la admisión de Israel en la OTAN como ha propuesto la FAES de José María Aznar. Para el caso de la OCDE, poco que objetar. Pero no vendría mal supeditar el ingreso al arreglo de la situación en Palestina y su apartheid poco decente.

Recurso a la mano dura

La criminalidad, en muchas ciudades, está en alza. La reacción habitual es pedir más policía, endurecimiento de las penas, más vigilancia y más cárceles punitivas y no para la reinserción. Sin embargo, el problema podría verse de otra forma: en la medida en que si en una ciudad o área metropolitana las necesidades básicas de sus habitantes estén más satisfechas, la probabilidad de encontrar criminalidad disminuirá. Por lo menos es válido para los Estados Unidos, país en el que la idea de "mano dura" suele aflorar con cierta frecuencia (tolerancia cero, tres golpes y estás dentro y demás eslóganes por parte de políticos buscando votos de los que desean "mano dura" vengativa). Los datos de Gallup van en esa dirección. Y para hacerse una idea de qué entienden por necesidades básicas, ahí va el mejor y el peor clasificado en dicha porfía:


No está muy claro que esa medición sea válida para todo el mundo mundial ni que la relación que encuentra Gallup entre satisfacción de esas necesidades y baja criminalidad sea correcta y no implique otro tipo de variables no consideradas directamente, como la desigualdad de rentas o incluso el nivel de pobreza o el riesgo percibido de caer en ella. 
Lo del otro tipo de variables se refiere a la existencia de otros asuntos que explican simultáneamente la satisfacción de necesidades y la criminalidad. Es algo así como la relación establecida entre tráfico rodado y nivel de las mareas en algunos puentes estadounidenses: hay una tercera variable y es la hora (punta y de las mareas). O la que había en las Españas de los años 60 entre el número de cigüeñas y la tasa de natalidad del municipio que podría hacer pensar que las cigüeñas traen a los niños (de París o de donde sea), lo cual parece ser que es erróneo: la tercera variable era rural-urbano, con más cigüeñas y más natalidad en el campo y menos en la ciudad. 
En cualquier caso, el dato de Gallup hace abrigar algunas dudas sobre la eficacia de la política de "mano dura" (vengativa) incluso para fenómenos más visibles como puede ser el terrorismo. Una cosa es querer terminar con tal lacra y otra muy distinta vengarse de sus desmanes. You choose.

lunes, 10 de mayo de 2010

Tehrik-e-Taliban

Parece que nos encontramos en una transición a la hora de achacar los males del mundo mundial a Al-Qaeda. Hace unos meses, lo más probable habría sido que el fallido atentado de Times Square en Nueva York se atribuyese a Al-Qaeda y no se harían esperar las intervenciones, hasta en los periódicos españoles, de sospechosos de practicar la "voz de su amo" achacando el caso a los de Bin Laden o, de todas maneras, explicando lo mucho que sabemos sobre dicha Base. Ahora, una vez recibidas las instrucciones pertinentes, escribirán explicando lo mucho que sabemos sobre los talibán y lo presentarán como una fuerza homogénea y terrible, cargada de fanatismo, fundamentalismo y misoginia, que nunca ha tenido nada que ver con los Estados Unidos en Afganistán en tiempos del gobierno comunista y la entrada del Ejército Rojo para defender fraternalmente a sus camaradas. Perdón por el sarcasmo: tendríamos que recordar que fueron entrenados y casi fomentados por los Estados Unidos e Inglaterra  cuando ideológicamente eran como son y que, en la actualidad, son un conjunto de fuerzas dispersas tan fanáticas, fundamentalistas y misóginas como cuando eran aliados anti-comunistas.
Ahora el gobierno Obama (lo que llaman la "administración estadounidense") dice que el fallido atentado ha sido cosa de un grupo pakistaní-afgano, talibán por supuesto, eso sí, con "evidentes" lazos con Al-Qaeda y que quería desde hace tiempo tener una actuación en los Estados Unidos.
Como todavía no soy la "voz de su amo" (no me han ofrecido suficiente dinero o prestigio a cambio), tengo que dudar de esta adjudicación de culpas. El caso anterior, el del igualmente fallido intento de hacer volar un avión, coincidió con los escarceos con el Yemen y, rápidamente, se encontraron lazos entre el inculpado y los campos de entrenamiento del Yemen, por supuesto de Al Qaeda. Ahora se queda en "lazos" organizativos que, de ser algo, serían como el franquiciado Al Qaeda en el Magreb Islámico (antiguo FIS argelino, anterior a Al Qaeda). Pero me hace pensar que estamos cambiando de enemigo. Los asesinatos de civiles por parte de aviones sin piloto estadounidenses ("drones", teledirigidos)  en la frontera afgano-pakistaní no tienen nada que ver con este posible atentado fallido.  Cincuenta civiles muertos  por cada militante. Eso, nuestros expertos en el tema no lo tienen entre sus posibles asuntos a tratar.
(Añadido el 11 de mayo: Bellísimo el modo con que se plantea en Foreign Policy a propósito de los campos de entrenamiento jihadistas (o terroristas, como se dice en el artículo). Según éste, Al Qaeda ya no sería lo que fue, y ahora practica el "outsurcing" en organizaciones como Tehrik-e-Taliban Pakistan y Lashkar-e-Taiba. Prefiero llamarlos "franquicias", pero no es mala idea la del "oursurcing". En ambos casos, Al Qaeda sigue existiendo como actor principal, pero en "oursurcing" mantiene la iniciativa mientras que si son "franquicias" la iniciativa la toma el franquiciado, no el franquiciante).
(Y añadido el 15 de mayo: la idea de que si te bombardean aviones teledirigidos que causan muchas muertes civiles, igual tienes algún motivo para sentirte agresivo, la he encontrado en fuente estadounidense también)

Catástrofes energéticas

Un artículo de Newsweek recuerda que la actual catástrofe petrolera del Golfo de México está en línea con otras parecidas en los últimos treinta años, a las que se añaden las relacionadas con la energía atómica (desde Three Miles Island a Chernobil) y las casi habituales muertes de mineros que horadan la tierra en busca de carbón. Toda energía implica riesgos, aunque no se conocen los que puedan producir la fotovoltaica o la eólica.
Y ahí reside el problema: nuestra sed insaciable de energía o no puede producirse "risk free" o no se puede satisfacer con los conocimientos actuales. 
Una vez más, el problema es de civilización, pero eso no hay quien se meta a discutirlo en serio y con efectos prácticos. El blablablá, como el mío, es gratis.
(Añadido el 20 de mayo: mucha alaraca con el petróleo del Golfo de México y espectacular silencio sobre el producido en Nigeria, según leo en MichaelMoore.com; no hay novedad: las noticias de los países enriquecidos son más importantes que las de los países empobrecidos, aunque sean más graves; en ambos casos, refuerzan la idea del riesgo de la búsqueda desenfrenada de energía para satisfacer con beneficio la demanda en este civilización enloquecida
Y añado este gráfico sobre muertes y accidentes en minas de carbón en la China, no en el mundo:



Disminuyen sí, pro todavía estamos hablando de 2.631 muertes el año pasado)

domingo, 9 de mayo de 2010

Baile de cifras habitual

Un grupo de catalanes se ha reunido ante la sede de Naciones Unidas en Ginebra (la importante es la de Nueva York, pero queda lejos y hay cenizas de volcanes de por medio) para afirmar su nacionalidad y su deseo de integrarse en la ONU con Estado propio. Nada que objetar al derecho de manifestar sus preferencias políticas. Mi problema es el de siempre que hay una manifestación, sea del tipo que sea: ¿cuántos eran los manifestantes?. 
La cuestión no es interesante porque crea que siendo más o menos su argumento vale más o menos: en tiempos de Galileo, la mayoría pensaba, con la Iglesia, que era el Sol el que se movía; quiero decir que la regla de la mayoría no es para encontrar la verdad sino para tomar decisiones y, de momento, todavía no son mayoría los independentistas aunque un referendum de autodeterminación tendría mayores probabilidades de ganar en Cataluña que en el País Vasco -y no te digo si se hace en Euskal Herria, es decir, incluyendo los departamentos franceses-. 
Pero a lo que íbamos: la pregunta es interesante porque indica que, para algo observable y medible, no hay acuerdo. No tendríamos que extrañarnos de que, leyendo periódicos que miltan en manías diferentes, saquemos la impresión de que se refieren a realidades diferentes. Los manifestantes:
  • La agencia EFE, y recoge el ABC, dice que eran 500.
  • La agencia France Presse dice que eran 1.600 y añade el dato de que la manifestación fue convocada por 84 organizaciones que agrupan a unos 10.000 independentistas (deumil.cat).
  • La Vanguardia dice que eran 2.500.
  • El Mundo, que eran 4.000 y no es el único (E-notícies también lo dice y añade que estuvieron presentes algunos cargos de Esquerra)
¿Por qué falsean la realidad? (porque es evidente que alguno de ellos no tiene razón y que  tal vez se inventa la cifra, sea quien sea). Pues se puede elegir: desde ningunear la propuesta y hacer ver que se trata de "fringe", "frikis", minorías fanatizadas hasta asustar a la concurrencia con la ola de independentismo que nos invade, pasando por decir que "som una nació" y la prueba es los que lo dicen. Y seguro que hay más razones que no se me ocurren. porque no soy tan retorcido como algunos periódicos militantes. L'embarras du choix.

sábado, 8 de mayo de 2010

Mundo con muros

Hay todo tipo de "sin fronteras", excepto "aduaneros sin fronteras" y "nacionalistas sin fronteras". Casi todas las demás profesiones han organizado, y en muchos casos con notable eficiencia y eficacia, sus "sin fronteras". Sin embargo, el mundo es un mundo CON fronteras, como bien saben los que tienen que solicitar el visado para entrar en otro país y tienen que someterse a preguntas y suspicacias por parte del funcionario de turno, no siempre bien entrenado en las técnicas de relaciones públicas. Pero, además de un mundo con fronteras, éste es un mundo con muros. Hubo uno muy famoso, el muro de Berlín, que separaba el "Este" de "Occidente". El muro cayó y de él sólo queda el muro que separa a Guantánamo de Cuba. Ahora lo que se ve es un mundo con otros muros, que separan el "Norte" del "Sur". Este es el mapa  cuyo autor desconozco:

El mundo rico se "defiende" de la invasión de los bárbaros. Una vez más. 
Para completarlo, el gobierno de Bagdad está planificando construir un muro en torno a la ciudad para evitar que los insurgentes entren en ella, mostrando, de paso, el control que dicho gobierno (más o menos títere, más o menos electo ) tiene sobre su supuesto territorio (denunciar "pucherazo" desde el gobierno, como ha hecho Al-Maliki, es todo un indicador de cómo se controla el propio territorio).  El muro se terminaría a mitad de 2011. Todo un futuro como se ve en la foto de GETTY que publica Al-Jazeera (por cierto, si Alcira es "la isla", Alyacira es "la península" en árabe).