viernes, 30 de abril de 2010

Ratings

Interesante artículo de Pierre Rimbert en Le Monde diplomatique mostrando, a través de las seis etapas que encuentra en la crisis financiero-económica actual, cómo la bajada de calificaciones atribuídas por las agencias del ramo (tipo Standard&Poor's) se debe a que los países periféricos de la Unión Europea (los PIGS) siguieron las exigencias de las agencias de "rating", bellísimo ejemplo de círculo vicioso: para que te califiquen bien, te exigen cosas que, de hecho, producen que te califiquen mal. Ciencia exacta, se llama. Y, por supuesto, con absoluta neutralidad científica, nada ideológica e interesada. Como para hablar con arrogancia desde ella y más conociendo sus "aciertos" en las etapas iniciales de la actual crisis.
Por su parte, Paul Krugman insiste en lo diferentes que son las situaciones de Grecia, Portugal y España, pero también en la posibilidad de un dominó ante el cual lo más probable es que se provoque una deflación que estabilice la crisis (es decir, que no se salga de ella), alguna especie de "corralito" para evitar que se saque dinero de los bancos... y un colapso del euro como moneda común que ha servido para mucho pero que es una camisa de fuerza en las actuales circunstancias. Turbulentas aguas al frente.
El Comentario nº 280 de Immanuel Wallerstein que me acaba de llegar añade un punto más a esa posible implosión de la Unión Europea. Claro que incluye a Grecia, pero libre del economicismo de los dos anteriores, mira también a otro riesgo importante e inmediato y, en su opinión, más determinante que el económico: Bélgica, la posibilidad de que se divida en dos, la presidencia europea de 1º de junio quede vacante y el modelo, en lugar de ir hacia una fusión de Estados, vaya hacia la fisión de algunos de ellos. Por mi cuenta añado: Padania en Italia, Escocia en el Reino Unido, Cataluña (no el País Vasco) en las Españas, tal vez Córcega en Francia y seguro que hay alguno más. Donde no hay harina, todo es mohina.

Contra los inmigrantes

Como estoy preparando mi artículo del periódico para el miércoles sobre el asunto, me he dado de bruces con este reportaje de Foreign Policy sobre las peores leyes  mundiales "contra" la inmigración. Se trata de las producidas en Italia, Australia, el Japón, Suiza, países por encima de toda sospecha, y... Arabia Saudita a la que no sé si ponerla a la altura de los cuatro anteriores o poner a los cuatro anteriores a la altura de Arabia Saudita. Reflejan distintos tipos de racismo (lo del Japón viene de antiguo) y reflejan distintas situaciones políticas y económicas internas. Pero el resultado es el mismo: derechos absolutos de los propios ciudadanos para ir por el mundo y recortes de todo tipo de derecho al que pretende inmigrar legalmente al país (no te digo si lo que pretende es la inmigración ilegal) si es de "clase baja". Si es de clase alta, las cosas cambian, luego no es tanto racismo cuanto otro tipo de enfoque el que está en juego.
(Frank Rich, a dos de mayo y en el New York Times, añade un punto sombrío al caso de Arizona: dice que no se trata de un caso aislado sino de un síntoma más del odio institucionalizado  -y generalizado- en el país)

Too big to jail

Se usó el "too big to fail" para indicar que las grandes empresas no podían caer, es decir, no se las podía dejar caer. El argumento oficial era que si caían, se llevaban con ellas muchas más. El argumento alternativo era que tenían suficientes conexiones con el poder político como para que éste dejara caer "a uno de los nuestros". Probablemente, la realidad es una muy complicada mezcla de ambas que hay que analizar caso por caso ya que las hay con evidentes conexiones y las hay con igualmente evidentes "desconexiones". Como regla general, no se puede partir de la premisa de que "el gobierno es el consejo de administración de los negocios de los burgueses", como decía el Manifiesto Comunista. Hay casos en que sí y casos en que no y, eso sí, nunca dejándose llevar por las apariencias (Chávez, Morales o Correa -representantes del "socialismo del siglo XXI"- no tienen por qué estar enfrentados, digan lo que digan en sus discrusos, con los negocios de sus burgueses o de los burgueses de fuera, si es que todavía tiene sentido usar la palabra burgués, que creo que no).
Ahora la frase se ha modificado ligeramente, reforzando el argumento que acabo de esbozar: hay empresas tan grandes que sus ejecutivos no pueden ir a la cárcel. Pues, en el caso de Goldman Sachs, podrían ir, según cuenta hoy el Washington Post. No encaja con la idea de que Goldman Sachs ha sido la punta de lanza de la ofensiva del dólar contra el euro, sino con la de que también en el caso griego hicieron desmanes varios, algunos ilegales, muchos ilegítimos aunque dentro de las reglas del capitalismo, que son las que cuentan en el sector.

jueves, 29 de abril de 2010

Inmigrante como delincuente

La recientemente aprobada ley en Arizona sobre los inmigrantes ilegales tiene apoyo mayoritario entre los estadounidenses que la conocen y, en todo caso, son más los que la apoyan que los que no la apoyan o no han oído hablar de ella (que son un tercio de la población, no muy bien informada a lo que parece, visto el lío montado al respecto en Arizona, Estados limítrofes y gobierno federal... y en México). La encuesta es de Gallup

Curioso, en un país formado por inmigrantes (los pueblos originarios están en las reservas o bajo tierra). Supongo que los peregrinos del Mayflower no irían "con papeles". En el giro que se está dando en muchos países, no me extrañaría que también en España se llegara a situaciones como esa. Por lo menos, me gustaría tener con facilidad los datos de los deportados por inmigrantes ilegales y las estimaciones sobre su cuantía. Para los Estados Unidos son estos:



Como se ve, aumentan y los antiguos inmigrantes, hoy ciudadanos, se sienten amenazados. Además, distinguen muy bien sobre la discriminación a ejercer sobre unos u otros:



Los hispanos han sustituido a los negros como población discriminada. No en vano, estamos hablando de Estados cercanos a México.

miércoles, 28 de abril de 2010

Epidemias políticas

Todos los políticos, tarde o temprano, acaban diciendo una tontería espectacular. Lo hacen para distraer la atención de asuntos más importantes o su tontería es utilizada para no tener que fijar la vista en asuntos de más trascendencia. El discurso de Evo Morales la semana pasada en Cochabamba, en la inauguración de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, pertenece al segundo tipo y, como tal, ha recibido todo tipo de comentarios entre la displicencia racista y la sátira inmisericorde. También ha habido quien, abogado de causas perdidas, ha salido en su defensa a ultranza y también quienes han mostrado su frustración al ver que los posibles logros de una Conferencia alternativa al fracaso de Copenhague se diluían en las chanzas y críticas a determinados pasajes del desafortunado discurso.
Puede que haya una campaña contra el presidente Morales, como es posible que la haya contra el Papa y su Iglesia. Pero eso no quita que el discurso fuera un desastre ni que la ocultación de la pederastia de algunos eclesiásticos haya sido, hasta hace muy poco, la norma. Por lo menos en el caso boliviano hay, además, otras razones mucho más de fondo para criticar lo que aquel gobierno está haciendo. Se trata de las idas y venidas que acompañaron a la “Mesa 18” que se añadía a las 17 mesas en la que se había dividido la Conferencia. En aquélla, que recibió todo tipo de críticas por parte del gobierno boliviano, se pretendía mostrar la incoherencia entre la denuncia que se hacía del maltrato internacional a la Pacha Mama (Madre Tierra) y las prácticas poco respetuosas del medioambiente del gobierno boliviano directamente o a través de sus “socios” extranjeros: San Cristóbal, Uyuni, Madidi estaban en la agenda... de la que el gobierno no quería hablar. El ocultado argumento de la deuda ecológica recogido por el gobierno es, sin embargo, impecable: el que contamina, paga; y el que ha contaminado es el mundo enriquecido; pues que pague lo que debe. Pero el argumento de la Mesa 18 (por supuesto, acusada de estar vendida al extranjero y estar manipulada por algunas Ong –extranjeras-) era otro: empecemos en casa.
En realidad, el gobierno boliviano sucumbía a dos epidemias que aquejan el mundo político mundial: por un lado, echar balones fuera diciendo que el mal está en el extranjero. Por otro, cavar un inmenso foso entre la retórica y las prácticas. Ya sabemos que los programas electorales son papel mojado o cualquier cosa menos un contrato entre políticos y votantes. Ya nadie se extraña, excepto cuando le están engañando en campaña electoral permanente. Pero la diferencia entre lo que se predica y lo que se hace sigue incluso fuera de campaña. En el caso boliviano, se puede echar la culpa de los males de la Pacha Mama al capitalismo. Sólo en parte es cierto, ya que se conocen tremendas agresiones al medioambiente en sistemas pre-capitalistas. Pero entonces habría que reconocer que los ataques a la Pacha Mama que se están produciendo en el país, primero, existen; segundo, no pertenecen al “socialismo del siglo XXI”, sino al capitalismo de los últimos 500 años; y tercero, que no pueden separarse de las otras agresiones que se están produciendo en el Planeta.
Pero, como digo, eso no diferencia tanto a Bolivia y su gobierno de lo que sucede en otros puntos del Globo. Como tampoco se escapa Bolivia de la otra epidemia creciente, con diversas variantes locales, en contextos muy distintos: la proliferación de acusaciones  de “pucherazo” electoral.
Si sólo fuese acusar de fraude en las elecciones, estaríamos donde siempre hemos estado: en el síndrome del mal perdedor que sólo acepta los resultados cuando la suya sale por delante (tipo 14-M o Sri Lanka) y no tolera la regla de la mayoría cuando está en minoría. Pero la epidemia incipiente es otra: consiste en que sea el gobierno el que denuncie el posible fraude electoral. En Bolivia, aunque el MAS, partido que gobierna, ganó las últimas elecciones departamentales (básicamente; no voy a entrar en detalles controvertidos de su interpretación), fue precisamente el presidente el que habló de fraude... en los departamentos donde había perdido, claro.
No me refiero a los casos en los que unas elecciones más o menos limpias (por ejemplo, las que dieron la victoria al FIS en Argelia o a Hamás en Palestina) son rechazadas por “Occidente”. Me refiero a los casos de Berlusconi (2006), Karzai (2010) o Al-Maliki (2010). Cuando el que manda acusa de fraude, algo va mal.
(Publicado hoy en el periódico Información -Alicante- a partir de lo que publiqué aquí)

martes, 27 de abril de 2010

Insensibles al dolor ajeno

E incluso a su muerte. La gente que pasaba por una calle de Nueva York  (a docenas) no ayudó en ningún momento a un buen samaritano que se desangró hasta la muerte después de haber intentado ayudar a un prójmo. Los sicólogos se preguntan cómo la gente fue tan insensible: que si lo que domina es la cultura de la violencia (blabla es la cultura de paz), que si el individualismo impide pensar en los demás, vaya usted a saber. Demasiadas explicaciones que van en la línea de las mentalidades y muy pocas que van en la dirección de qué tipo de sociedad  es aquella en la que se produce (el abandonado ya estaba al margen de la sociedad: era un sin-techo). Para colmo, las cámaras de vigilancia captaron el hecho que incluye al paseante que se detuvo para hacerle una foto con su teléfono móvil. Se pueden ver en el enlace que adjunto, unido a los comentarios de los expertos. Sin comentarios. Sólo uno: desconfío de las explicaciones que se quedan en las mentalidades.

lunes, 26 de abril de 2010

Se recrudece Afganistán

Uno lo lee y le queda sospechosamente claro. Me refiero a este artículo de Newsweek. El que las cosas estén claras es siempre un indicador de que son falsas, porque el mundo es confuso por definición. Pero se pueden admitir las excepciones: los ataques de los talibán están aumentando porque, ahora como cuando fueron ocupados por el ejército soviético, no aceptan la ocupación extranjera. Si, encima, esa ocupación es arbitraria y produce muertes inocentes, y hay un  suficiente nivel de pobreza y desempleo entre los jóvenes, el cóctel, ante el precipitante de los talibán organizados, lleva a lo esperable: más militantes y más dispuestos a luchar por la independencia de su territorio. Un estudio de la Rand Corporation (sospechosa, pero no sospechoso), a partir de 89 insurgencias en el mundo, parece mostrar que la victoria  (del gobierno o de los invasores) es altamente problemática.
El vietnam de Obama, se le ha llamado, en el sentido de que puede que le cueste su presiencia (cosa que creo se producirá, pero no sólo por el lío de Afganistán). La diferencia es doble. Por un lado, que ahora los Estados Unidos no están solos sino que tienen la compañía legitimadora de soldados de otros países, entre ellos España que todavía no ha explicado qué diablos está haciendo allí. Por otro, que la financiación de las armas de estos talibán ya no es la CIA y el gobierno de los Estados Unidos como era en los viejos tiempos cuando se luchaba contra los "rojos". Ahora la financiación hay que buscarla en otros lugares. Y se encuentra en el opio. Entre el gobierno corrupto y las necesidades de financiación de la insurgencia, la producción de opio está también en alza. Lo que no sé es quiénes son los proveedores de armas y municiones. Si antes se decía "cherchez la femme", ahora habría que decir "es la economía, estúpido". Y en esa economía están no sólo las amapolas sino también las armas.
Pero todo hay que decirlo: este recrudecimiento puede ser un globo sonda para ver de justificar la salida de las tropas de la OTAN.

domingo, 25 de abril de 2010

Pornografía de la buena

Se montó la semana pasada un cierto rifirrafe en los Estados Unidos cuando se vino a saber que algunos funcionarios de la SEC, la comisión que tiene como tarea vigilar el buen funcionamiento del sistema financiero estadounidense, dedicaban hasta 8 horas diarias a ver pornografía por internet en lugar de estar viendo qué hacían los Madoff y los Goldman Sachs de turno. Me pregunto qué es más pornográfico, si lo que veían o el que se distrajesen en horas de trabajo. Cierto que es mucho más estimulante la contemplación de cuerpos que el análisis de balances, pero por no haber visto estos ya que veían aquellos, han pasado cosas gordas que nos han afectado a todos. Y ahora, sólo ahora, se han puesto puritanos.

sábado, 24 de abril de 2010

Procesos de paz

Un excelente estudio comparado de los procesos de paz habidos en el mundo desde los años 80. No son muchos, pero se puede aprender de todos y cada uno de ellos. Está en castellano. Otro buen trabajo de la Escola de Cultura de Pau de la Autónoma de Barcelona, bajo la dirección de Vicenç Fisas. ¿Vale para el País Vasco o ahí hay que ir a ganar -como piensa cada una de las partes-?

viernes, 23 de abril de 2010

Mentir con encuestas

Nuevo caso de diferencias en lo que se contesta a una encuesta según cómo se pregunte: los estadounidenses no piensan igual si se trata de regular a los grandes bancos y a las grandes instituciones financieras que si se trata de regular a los bancos de Wall Street. Se ve en estos datos de Gallup. Se oponen menos si se nombra a la "bicha" de Wall Street. Digan lo que digan, las etiquetas son importantes. Y, digan lo que digan, lo que hay que preguntarse es a qué se refieren las palabras sin quedar por ello atrapado en el vocablo.


Piénsese la próxima vez que se vea una encuesta en un periódico de una línea o de otra.

jueves, 22 de abril de 2010

Eliancito

Hoy hace 10 años que unos soldados estadounidenses entraron en una casa de Miami y  se llevaron a Elián González para que encontrara a su padre, que estaba en Washington, y pudiera regresar con él a su Cuba natal de la que había huído con su madre, muerta en el intento de salir con la balsa.
Fue un asunto importante y no porque se cumpliese el derecho internacional (el niño debía ir con su padre) sino porque se hizo a pesar de la campaña en contra por parte de los cubano-estadounidenses de Miami. El entonces presidente Clinton era partidario de cumplir con la ley internacional, pero los entonces candidatos Al Gore (demócrata) y el finalmente victorioso George W Bush (republicano) eran contrarios al cumplimiento de la ley. Por lo visto, una cosa es estar dejando el cargo (y, después de mí, el diluvio) y otra es estar luchando por conseguirlo, en cuyo caso todos los votos valen y, en particular, como se vió, los de Miami, Florida. 
Dos candidatos a presidentes que se saltan la ley en aras del triunfo electoral son un buen indicador de la buena salud que disfruta Maquiavelo (el fin justifica los medios, que es de Maquiavelo y no Marx como dijo un consejero de la Comunidad Autónoma Valenciana, no muy enterado de estos asuntos a lo que parece). Eliancito se convirtió en héroe nacional en Cuba, evidentemente utilizado por el régimen, y Bush se convirtió en presidente gracias a un colosal pucherazo que incluyó los manejos del gobernador de Florida, incidentalmente su hermano. Y Al Gore volvió a hablar del medioambiente, asunto que había olvidado mientras fue vicepresidente con Clinton. Y hasta le dieron un premio o dos por su coherencia a lo largo del tiempo (antes, durante y después del cargo). Una maravilla todo.

Weimar II

Vengo ya varios días mostrando mi preocupación por la que está cayendo y no sólo en las Españas, que también. Para mi desconsuelo, encuentro que Chomsky hace un paralelismo entre lo que está pasando en los Estados Unidos y la República de Weimar que dió paso al nazismo: partidos que se vienen abajo y son sustituidos por "lo nuevo y quirúrgico" en un ambiente de desasosiego, descontento y frustración creado por una crisis económica (la de ahora, como ya he dicho, es peor porque viene combinada con otras crisis) y la pésima gestión de unos partidos políticos desacreditados y politiqueros. Cuando la mayoría de ciudadanos, si vota, vota con la nariz tapada, algo huele a podrido en Dinamarca.

miércoles, 21 de abril de 2010

Cochabamba: no es eso, no es eso

Hace 10 años, en la ciudad de Cochabamba, la empresa Bechtel, relacionada con miembros del gobierno de George W Bush, tuvo que envainársela ante la movilización de los cochabambinos (q'ochalas, para los amigos) contrarios a la privatización del agua que de manera tan artera y taimada había promovido el Banco Mundial. Fue un éxito popular y tengo amigos que estuvieron involucrados en el asunto, en la que considero "mi" ciudad (Tunarej chakimpi puñun Qhochapampa llajtanchejqa -más bien llajtaykuqa, pero esa sutileza no se puede decir en castellano y queda para el quechua-).
Ahora se ha inaugurado allí una Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y el presidente Morales ha tenido unas infortunadas frases en su discurso inaugural. Más infortunadas, difícil. Pero las ha dicho. Así que la reacción de su gobierno diciendo que quieren dañar la imagen de Evo Morales no es de recibo: si lo ha dicho, lo ha dicho. Es como lo del Papa: si encubrió a delincuentes, los encubrió; y decirlo no es dañar su imagen, dañada por sus actos, no por lo que se haya podido decir. Como aquí: la imagen de Morales se la ha dañado a sí mismo él mismo. 
Sin embargo, algo de razón tiene el portavoz de su gobierno al afirmar que se ha ido a lo "superficial" y no a lo "importante".  Porque lo importante, como suele suceder, está en otra parte. Y no en la otra parte del discurso de Morales al afirmar los derechos de la Madre Tierra, y la amenaza que sufre por parte del capitalismo que podría acabar con la Madre Tierra.
De entrada, no es cierto. El capitalismo, en la peor de las hipótesis, puede acabar con la especie humana, esa especie que tan dañina ha resultado para el Planeta, pero no acabar con el Planeta mismo, que, más bien, respirará aliviado cuando desaparezca ese cáncer llamado "humanos". 
Pero, para mí, lo peor es que los discursos encendidos a favor de la Madre Tierra (Pacha Mama) no están siendo acompañados por prácticas coherentes por parte del gobierno de Evo Morales. La mina de San Cristóbal, los planes sobre el salar de Uyuni, lo que pueda pasar con Madidi, el extractivismo extremo, no son, precisamente, las mejores credenciales de un defensor de la Pacha Mama. Como ha dicho un brillante académico ecuatoriano ya en Cochabamba, la Madre Tierra es la misma internacionalmente y localmente. Se refería a un hecho casi sangrante: la Mesa 18, la organización de actividades, durante la Conferencia, planteando los problemas medioambientales de Bolivia y que ha recibido del gobierno el rechazo y el boicot por aquello de que la Conferencia es sobre asuntos internacionales (el capitalismo, el imperialismo, el cambio climático global) y no sobre asuntos locales (los citadas y algunos más).
Si quieren criticar a Evo Morales, no vayan a lo superficial sino a lo importante: el desfase, común con la clase política mundial, entre lo que dicen y lo que hacen. Nada original, pues.

Medio ambiente o entero

Aconsejo leer este texto de Fander Falconí sobre el fracaso de Copenhague y, en realidad, sobre el suyo personal. Fue canciller (ministro de asuntos exteriores) de su país, Ecuador, hasta la cumbre. Defendía el proyecto de dejar bajo tierra un petróleo en la Amazonía cuya extracción sería contaminante y se convertiría en una amenaza al modo de vida de pueblos originarios que no desean cambiar para empeorar. Cuenta cómo vió la cumbre y cómo vió el problema de aquel petróleo. Nada sospechoso de dar una versión interesada: ha vuelto a la docencia en la Facultad Latino Americana de Ciencias Sociales (FLACSO), sede Ecuador.

martes, 20 de abril de 2010

Terremotos

Recurrir a los datos es bastante mejor que recurrir a las propias impresiones y reacciones. Para los que ven en la acumulación de terremotos un signo más de la catástrofe que se avecina (por ejemplo, por alteración notable del eje de la Tierra, como temen algunos, y parece que con razón), la respuesta es ir a los archivos y ver qué ha pasado en los últimos años. Se puede ver aquí y en el enlace que se adjunta allí. 
Claro que del hecho de que el año no sea anormal no se puede deducir que no vaya a serlo. Pero sí se sabe que, de momento, es normalito. Es un planeta peligroso para la vida humana y, encima, los humanos lo están haciendo todavía más peligroso. Pero no parece que los terremotos tengan que ver con la actividad humana.

La gripe y el volcán

Aunque ambos casos tienen elementos en común, el de la gripe A y el del volcán islandés impronunciable e indeletreable, hay una gran diferencia: el tiempo. La gripe fue negada en un primer momento en México (había algunas visitas importantes y no había que asustar tan importantes señores) y después anunciada a bombo y platillo como la pandemia para la que había que protegarse aprovisionándose de los antigripales que ya se había comprado para la peste aviaria, la anterior amenaza. Durante mucho tiempo se habló de los bichitos que no se veían  y que hacían que la gente fuese por Barajas con mascarillas y que en Granada se suspendiese la invitación a un profesor mexicano por miedo al contagio (o que un cantante mexicano avisase que él ya estaba fuera de México cuando estalló el problema -y yo, en cambio, sí que estaba, pero ésa es otra historia-). 
El volcán ha sido una erupción rápida, inesperada y localizada (el bichito viajaba de manera un poco rara: la nube era relativamente previsible en sus movimientos si es que los meteorólogos no se inventas sus predicciones del tiempo, que incluye la dirección más probable del viento). En el caso anterior, se tomaron medidas anticipadas. En este, han tomado medidas, algunas bastante chapuceras como se reconoce ahora por parte de las autoridades (in)competentes, corriendo, presas del pánico y con la irritación de todos los afectados que, además, estaban juntos. Si se explora el enlace que he adjuntado, hay datos bien interesantes sobre los ganadores y perdedores en esta crisis (pasa en todas), sobre la confianza en modelos matemáticos (por el mero hecho de ser incomprensibles, añado) y sobre el análisis de esperanza matemática que hicieron los ejecutivos (que no volaban, y, así, cualquiera evalúa los riesgos -de los demás- en proporción al beneficio -propio-) de las compañías aéreas.
Pretender que cosas tan espectaculares como las sucedidas lo fuesen al margen de las reglas de juego del sistema es, cuanto menos, angelical.

Fraude electoral

Cuando es el gobierno el que deslegitima un resultado electoral tildándolo de fraude, algo va mal en el país. Lo cierto es que sucede hasta en los países más serios, democráticos y transparentes como puede ser Italia, que fue Berlusconi cuando perdió desde el gobierno. Menos mal que regresó a la siguiente y ahora se prepara para dejar de ser primer ministro y pasar a presidente en cuanto se termine el periodo de Napolitano. Pero eso es Italia, un país que no ha sido democratizado por un ejército (bueno, dejemos el pasado, con Musolini, y el pasado reciente con el "factor K", y concentrémonos en el presente reciente). 
Lo curioso es que suceda en Iraq  (el pucherazo en Afganistán ha sido más profesional  e igualmente denunciado desde el gobierno, eso sí, acusando a los "extranjeros", que no es mala idea -y hay quien recuerda al presidente Diem, en Vietnam, a la hora de afrontar el caso de Karzai). Efectivamente, el gobierno de Iraq también cree que ha habido fraude electoral. ¿La razón? Pues, supongo yo, que no les ha salido suficientemente bien el pucherazo, a la afgana, y parecería que es la "oposición" (so to speak) la que se ha alzado con la victoria.
En Bolivia también hubo sus más y sus menos en las últimas elecciones,  y el gobierno habló de fraude en algunos departamentos.
Claro que si un gobierno no es capaz de controlar ni sus pucherazos (como sucedió con George W Bush y su hermano Jeb), mal andamos.
Y si se generaliza la denuncia, pero. Mal de mucho no es epidemia, sino indicador de un mal mucho más profundo, como temo de vez en cuando.

lunes, 19 de abril de 2010

Codicia y gasto extravagante

Aconsejo, a los que lean la lengua del imperio (actual y anterior), darle un vistazo al artículo de Too Much "Greed at a glance" enumerando las extravagancias de los hiper-ricos de hoy en día, el actual aumento de ventas de bienes de superlujo y, ya puestos, los años que haría falta trabajar para obtener ingresos como alguno de aquellos. En dos palabras, im-presionante. Como siempre, las crisis nos hace a todos iguales, pero hay algunos más iguales que otros. La diferencia con la sátira de Orwell al error comunista es que ahora no hace falta contar la historia de que somos iguales aunque los apparatchiks no lo sean. Ahora hasta está bien vista la desigualdad, por lo menos desde la perspectiva, obvia, de "los de arriba". Si se pierde esa vergüenza confuciana, la hemos hecho.

Más crisis (en plural)

Mientras seguimos hablando de la crisis económica como si fuese la única, las otras crisis siguen su camino. 
Los precios de los alimentos según los calcula la FAO vuelven a acelerar su subida. Es decir, hambre y subnutrición y los consabidos efectos colaterales. 
El problema medioambiental no se soluciona aunque ahora se reúnan en mi "Cochabamba querida, ciudad de mágico encanto" más de 10.000 delegados para hablar de los derechos de la Madre Tierra, derechos que el primero en conculcar, de los presentes, es el gobierno boliviano, muy interesado en airear, y con razón, la deuda ecológica de los países enriquecidos y el desinterés de estos por afrontar los efectos de su mal proceder, efectos que van contra los países empobrecidos, pero poco interesado en comentar qué están haciendo con la mina San Cristóbal de Sumimoto, qué harán con sus "socios" en el salar de Uyuni o qué pasa con Madidi, asuntos que la "Mesa 18" quiere airear y que el oficialismo procura acallar para que se traten temas "internacionales" y se dejen de lado los temas "locales" (algo así como hago yo con mi blog, pero a mí no me votan ni tengo responsabilidad pública). 
Pero, a lo que iba, parece que la crisis de petróleo ya ha comenzado. El cambio de civilización que va a imponer el declive de la producción y el aumento de consumo a partir de reservas, no de nuevos descubrimientos (lo que llaman el "pico" del petróleo), ya ha comenzado, con la particularidad de que se van a acelerar las maniobras para controlar lo que queda de petróleo, su producción y su distribución, y de que necesariamente los precios tendrán que subir, con lo que la crisis económica de los países enriquecidos pero sin petróleo (el caso más evidente, España) va a ser más peliaguda que lo que auguran los economicistas que sólo miran lo que quieren mirar (los que no miran la realidad no tienen mayor problema: hacen modelos).
Tiempos interesantes, no hay duda.

domingo, 18 de abril de 2010

Egoistas y altruistas

Tenemos por un lado a los bien conocidos defensores del Homo Oeconomicus, el que maximiza la satisfacción de su interés y que domina buena parte de las ciencias económicas y, por tanto, de la política.
Por otro lado, los que afirman que el ser humano es altruista, cooperador por naturaleza, con bibliografía que incluye tipos muy variados:
Jeremy Rifkin, The Empathic Civilization, Cambridge: Polity Press, 2009; Michael Tomasello, Why We Cooperate, Cambridge: MIT Press, 2009; Frans De Waal, The Age of Empathy, New York: Harmony Books, 2009; Humans May Be Hardwired to Share, ABC Science, 28 August 2008
No se crean que los he leído. Lo he copiado de un artículo que acabo de leer.
Supongo que ambas propuestas son ciertas y que sólo se equivocan cuando niegan la contraria. Y peor que se equivocan: son catastróficas cuando pretenden que la otra no existe o no debe existir o su existencia debe ser perseguida manu militari.
Estoy de acuerdo con el artículo que cito: puede ser un buen momento para revisar algunos supuestos básicos.

Transparencia en la ayuda

Interesante que las autoridades chinas hayan prometido (aunque prometer es gratis) total transparencia en las ayudas que se reciben para los damnificados por el reciente terremoto en Qinghai. Son numerosos los antecedentes, y no en la China que yo sepa, de ayudas que han acabado en los bolsillos de autoridades corruptas o élites aprovechadas. En América Latina conozco tres casos sangrantes y puedo suponer que ha habido más. La verdad es que si no se sabe a dónde va a ir la ayuda, mejor no proporcionarla y, cierto, es preferible una ONG multinacional aunque una parte de la ayuda quede en manos de su burocracia interna a efectos de pago a funcionarios propios, que también tienen que vivir y, por tanto, necesitan salarios.

sábado, 17 de abril de 2010

Religiones subsaharianas

Un estudio del Pew Research Center sobre los 19 países del África Sub-sahariana contiene este gráfico:

No me he puesto a controlar métodos y técnicas, pero me es suficiente saber que coincide con mi idea de que el Islam no está creciendo en la forma que los islamófobos afirman alarmados. De paso, un ejemplo más de qué es eso de la "religión tradicional", "nuestras raíces" y demás historias, sin negar la posibilidad de una profunda alienación que se pague con el tiempo. La ventaja de las predicciones es que llega su momento y se sabe si se han cumplido o no, pero para eso hay que decir para dentro de cuánto tiempo se hace la predicción, ¿diez, veinte, mil años? Como no me atrevo a decirlo, retiro lo dicho sobre lo de que "se pague con el tiempo": demasiado indeterminado como para tomarme en serio.
Si poner un mapa hace la cosa más creible (lo cual sería increible), ahí va el del PRC con la proporción de musulmanes y cristianos en la África contemporánea:

La nueva India

Ha muerto C K Prahalad que explicó que no había que ver a los pobres como víctimas sino como posibles consumidores. Enseñaba en Michigan, pero sus teorías sobre la gestión han influído (no el único, claro) en el espectacular despegue económico de la India, es decir, de sus hiper-ricos y de sus clases medias, no de sus pobres, que habrían aumentado en 34 millones en 2009 con respecto a los que ya había en 2008. Buen negocio previsible, pues.
Juan Torres hace un análisis muy claro de lo que está siendo la India y de lo que significa en términos del sistema en que vivimos y, a lo que parece, seguiremos viviendo los que vayan sobreviviendo.

viernes, 16 de abril de 2010

Garantismo

Hace unos pocos meses asesinaron a un cuñado mío y a los días detuvieron a un sospechoso: ruso, mafioso, drogadicto seguro. ¿Seguro? Pues no. De haber hecho caso a los que pedían su condena (si no su muerte), se habría castigado a un inocente que tenía la desgracia de parecerse a otras personas (ahora acusados, todavía no condenados) a los ojos de quienes no distinguen entre chinos y japoneses y entre rusos y polacos: todos son iguales, dicen. Recordar una cara que se ve un momento sólo y, además, en circunstancias muy extremas, no es fácil. Por eso las rondas de reconocimiento son tan poco fiables.
Hay suficientes casos de ejecutados por pena de muerte que han resultado inocentes y suficientes casos de condenados a muchos años de cárcel que la han abandonado muchos años después, cuando se ha demostrado que eran inocentes.
Y castigar en caliente al que todos juzgan culpable tampoco es una buena norma. Se llama linchamiento. Como tampoco es pedir, igualmente en caliente, la aplicación de penas de inmediato y, además, aumentadas. La terrible frustración que produce la pérdida violenta de un ser querido es comprensible que se convierta en agresividad y hasta en agresión. Pero no es civilizado.
La presunción de inocencia me parece un avance de la civilización. Y la aplicación de todo tipo de garantías procesales, también. Y la pena de muerte me parece un retroceso de la civilización.
Si hay motivos para dudar de una sentencia (hace "justicia", no descubre "verdad"`, pues se suele equivocar), todavía hay más motivos para dudar antes de ella.

jueves, 15 de abril de 2010

Racismo en la cumbre

Los gobernantes de los BRICS se reúnen esta semana para hablar de sus cosas y, supongo, para hacer unas risas sobre lo más que les está yendo a los países centrales en general y a los PIGS en particular. Claro que tienen problemas y cada uno los suyos. Pero no deja se llamar la atención que un apparatchik del Partido Comunista chino se reúna con un señor con turbante, un antiguo obrero manual y un ex-agente de la KGB y se pongan a organizar el mundo. Sólo faltaría un negro y, ya puestos, que invitaran a Evo Morales y su pedigrí aymara.
¿Cree que hay problemas de racismo entre ellos? ¿Alguien que piense que los chinos son tontos, luego Hu Jintao tamibién lo es? ¿Alguien -confuciano, por supuesto- que piense que los caucasianos como Putin producen un desagradable olor a manteca? O ¿alguien que piense que los negros como Obama son sucios y huelen mal? ¿O que estos indios no son de fiar? ¿O que los aymaras son una pandilla de salvajes, lejos de cualquier cultura? O ¿habrá alguien que mire las manos de Lula y diga que le falta algo de manicura para parecerse a una mano humana?
Claro que hay racismo en el mundo. En los Estados Unidos, Barak Husein Obama sigue siendo objeto de comentarios racistas. Pero me parece que el racismo se atempera mucho con la clase social: los árabes semi-desempleados que malviven el pensiones de Alicante son "moros", los árabes petroleros que alquilan plantas enteras de los hoteles de lujo de Alicante son "jeques". No voy a darle primacía a la clase y en todos los casos pensables, pero me parece que son ganas de no entender las cosas el excluirla. El racismo hacia las personas de una determinada "raza", pero que ocupan puestos elevados en la sociedad (es decir, tienen pasta), es mucho menor. Todo eso sin entrar en qué diablos es eso de "raza" que, aunque no exista, el hecho es que tiene efectos en el comportamiento de los racistas.
P.S, Es Medvedev el que va, no Putin; pero no hace al caso.

miércoles, 14 de abril de 2010

La piedad sospechosa

Me refiero al Plan de Reconstrucción de Haití, no al sentimiento que llevó a mucha gente a dar dinero propio, recogerlo como hizo Renfe o donarlo como hicieron varias universidades españolas. Algunos de estos casos más serían “piedad peligrosa”, tomando el título de la novela de Stefan Zweig que muestra los efectos destructivos que puede tener la piedad, además de que, no habiendo imágenes o habiendo sido sustituidas por las de otras catástrofes, aquel altruismo ha pasado un tanto al olvido. El actual Plan consiste en 5.300 millones de dólares en los próximos 18 meses, aportados, básicamente, por los Estados Unidos (1.150 millones) y la Unión Europea.
Algunas referencias sobre Haití, para entender lo que sigue. En primer lugar, se trata de uno de los países más desiguales del mundo: la distancia entre sus ricos y sus pobres es enorme. Después, es cierto que vimos abundantes imágenes de saqueos, pero no vimos las de la solidaridad y auto-organización por parte de los afectados pobres, que también fue muy importante. Finalmente, lo que en ningún momento vimos fueron los antecedentes que habían situado a Haití entre los “estados fallidos” y en emergencia antes del terremoto: cómo se les impusieron normas comerciales en contra del país, cómo se gestionó su deuda externa (todavía debe más de 1.300 millones de dólares en una deuda que coordinan entre el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional) y cómo se dio apoyo a dictaduras rapaces y devastadoras.
¿Qué se podría hacer para reconstruir realmente a Haití? Por supuesto, revisar su deuda externa, pero, sobre todo, no repetir viejas políticas y, en lugar de imponerles la compra de productos de países enriquecidos, dedicar una parte importante del dinero de dicho Plan a comprar, por ejemplo, su arroz y a precios de mercado, no a los precios gestionados (con Planificación Central) por las multinacionales. Obvio que, para evitar que esta política sólo sirviese para acrecentar las distancias entre ricos y pobres, la compra tendría que ser no a los grandes terratenientes sino a los pequeños productores y cooperativas locales. No es idea mía y, además, tiene detrás investigación empírica. Pero dudo que se lleve a la práctica.
De ahí mis sospechas de que no se trata de reconstruir el país sino de cosas menos presentables. La primera y más obvia es que el Plan va a ser coordinado por el Banco Mundial y el FMI, que es como pensar que Drácula se ha hecho vegetariano y podemos ponerle a vigilar un banco de sangre. Pero todo sería posible, así que igual estoy exagerando sospechosamente.
La segunda sospecha, algo más sustanciosa, se obtiene cuando se recuerda que la ocupación militar del país desde 2004 ha costado 3.600 millones de dólares y que el 40 por ciento de lo que prometen los Estados Unidos se va a dedicar a pagar a su propio ejército que se puede sospechar que, entre sus objetivos, está el de evitar la emigración masiva hacia los Estados Unidos. Estos 13.000 soldados tienen sueldos que comienzan en los 3.000 dólares mensuales, es decir, el equivalente a cuatro años de trabajo de un haitiano que viva con el salario mínimo. Pero no es la desigualdad, sino el objetivo el que levanta sospechas.
Más: prescindiendo del ejército, ¿a qué se van a dedicar los fondos? Pues en buena parte a pagar a las empresas extranjeras que se dedican a la seguridad (GEO Group), a la logística (Fluor) o, sencillamente, a relaciones públicas de la política estadounidenses (Development Alternatives). En otras palabras, el dinero va de los países enriquecidos a Haití y regresa en manos del beneficio privado obtenido por estas empresas igualmente privadas.
A todo esto, ¿qué papel tienen los “ayudados” por el Plan? Recordando lo dicho sobre cómo se organizaron los afectados pobres (los ricos no necesitaron organizarse: ya lo estaban, no necesitan ayuda e igual se aprovechan de ella), conviene levantar acta de la protesta haitiana (movimientos sociales, ONG) por su marginación e incluso de su gobierno en la aplicación del Plan. No queda claro, entonces, si se trata de reconstrucción o de imposición.
Piedad sospechosa, entonces, que se convierte en una llamada de atención ante la beneficencia producida por los buenos sentimientos de las personas de buena voluntad. El sentimiento (y, mucho menos, el impacto de las imágenes) no es un buen consejero cuando se trata de catástrofes, y más sabiendo que, como en Rio, tienden a ser clasistas y dejan incólumes a los ricos. Algo de fría racionalidad e información no vendría mal
(Publicado hoy en el periódico Información -Alicante-; los datos están aquí)

Fascismo made in USA

Hace años dediqué un capítulo de mi librito "Democracia made in USA" al riesgo de fascismo en dicho país. Mucho más claro y directo es ahora Noam Chomsky: la ira que se percibe en la gente y el miedo que trasmiten  los radio- y tele-predicadores en discursos incendiarios y movilizadores es lo más aparente. Mucho más al fondo va al indagar las causas de esa situación que no atribuye a los errores de Obama (como tampoco habría que atribuirla a los errores en España de Zapatero, aunque haberlos háylos y gordos), sino a errores producidos con anterioridad, en los años 70, al financiarizar la economía, a la entrada de "jóvenes leones" (y leonas) para los que "todo vale" con tal de conseguir sus fines (personales, por supuesto), a la desregulación indiscriminada al grito de "menos Estado, más mercado" , al fomento (sic) de  burbujas especulativas (la más evidente, la inmobiliaria, con leyes desastrosas como la valenciana) y a otras fruslerías que empujan, desde abajo, a una clase política incapaz y con varios miembros claramente corruptos. Le preocupa el Tea Party. Estoy esperando que se organice en España y se organice mediante la conjunción planetaria de nuevas radios y los periódicos habituales.

martes, 13 de abril de 2010

El Papa, Garzón y el imperio de la ley

Hay una campaña, en Inglaterra, para que cuando el Papa visite el país, se proceda a su detención por los delitos cometidos en el terreno del encubrimiento de la pederastia de algunos de sus subordinados. Delitos, los de los pederastas, probados, no sólo denunciados.
Hay una campaña en España para protestar por el enjuiciamiento del juez Garzón por supuestos delitos cometidos por dicho juez al incoar procesos referidos a las víctimas del franquismo. Víctimas reales, no se crea. Pero protestar ¿o evitar?
No hace falta recordar que el juez Garzón pidió la detención de Pinochet en Inglaterra por delitos cometidos durante la presidencia de Chile.
Cierto que el Papa es un jefe de Estado y, por tanto, se le tendría que aplicar la doctrina que se intentó aplicar con Pinochet, con la diferencia de que el supuesto delito del Papa habría sido cometido antes de serlo.
Cierto también que, como me decía un amigo, antiguo profesor de mis hijos, "los nietos de los vencedores, se burlan de los nietos de los vencidos". 
Pero no me parece que sea cuestión de quién ha hecho la denuncia (Falange o no Falange), de si es el único delito (y lo del Santander que iría después), de cómo se hizo la cacareada "Transición" española, modelo universal, o de cómo se va a juzgar a un juez que es "de los nuestros". No me parece lo más importante.
Ni tamoco creo que sea cuestión de que estos ingleses le tienen ganas al papado desde tiempos de Enrique VIII, de que son ateos militantes dispuestos a hacer daño a la Iglesia, de que el entonces cardenal encubrió (presuntamente) a los pederastas "por el bien de la Iglesia" o de que no se trata de casos de "jurisdicción universal" al no ser casos de genocidio o semejantes. Tampoco me parece lo más importante.
Lo más importante, para mí, es saber si todos somos iguales ante la ley, o hay unos que son más iguales que otros. La Gran Revolución (la francesa, por supuesto), se hizo para que no hubiese un código para aristócratas, otro para eclesiásticos y otro para "el tercer estado" (los sanscoulottes no contaban), sino para que todos fuésemos iguales ante la ley y la ley ejerciese su imperio sobre los conflictos humanos (para ser exactos, entre fracciones de "los de arriba" o entre los que ya estaban y los que querían estar; "los de abajo" sólo fueron carne de cañón). Pues vaya revolución. Encima, en España, ganaron los retrógrados y reaccionarios contra el modernizador Napoleón.
Total, que si han delinquido, que paguen por sus delitos. Sean quienes sean. Fiat lex, pereat mundus. Dura lex, sed lex.

lunes, 12 de abril de 2010

Israelíes árabes

Muy interesante que un grupo de judíos y árabes, ciudadanos del Estado de Israel, estén luchando en los tribunales para ser reconocidos como "israelíes", es decir, ciudadanos del Estado de Israel acabando con la idea de que el Estado de Israel es un Estado Judío, es decir, un Estado étnico, bien alejado de la idea democrática cuya aplicación se exige a otros países. Interesante, además, porque recuerda la existencia de ciudadanos de dicho Estado y que son árabes. Si no recuerdo mal, hasta los hay en el Knesset, el parlamento "judío".

viernes, 9 de abril de 2010

Cultura tradicional

Los urbanitas, que no se dan cuenta de que hasta en los trajes "tradicionales" que usan en sus fiestas "populares" hay modas y, por tanto, cambian de año a año, creen, en cambio, que las "otras" culturas no cambian, eternas e inamovibles. 
El caso más visible fue el descubrimiento, entre los antropólogos que estudiaban a los dogon, de mitología referida a la estrella Sirio. Era imposible que hubiesen llegado por sus medios a la existencia de una doble estrella, así que tenían que haber tenido relación con extraterrestres en los orígenes remotos de su cultura y ahí había quedado el tema. Carl Sagan, en "El cerebro de Broca", encontró una hipótesis algo más verosímil: los dogon habían sabido de la  doble estrella a través de etnólogos que les habían visitado en tiempos relativamente recientes y, sin ningún problema, la habían incluído en su mitología. Todas las culturas cambian. Las "tradicionales" también.
Anteayer asistí al entierro de un vecino en mi pueblo de adopción. 400 habitantes, sin kiosko de prensa. Casi no conocía al fallecido, pero sí a sus hermanos y por ellos fui a la iglesia. Cultura tradicional: las mujeres se sientan en sitios diferentes a los pocos hombres que entran en la iglesia ya que la mayoría se queda fuera y sólo entran para saludar a los deudos que se han puesto ante el altar mayor.  Primero los varones y después las mujeres, aunque hubo alguna mujer entre los varones y yo estuve entre las mujeres. Cultura tradicional, también. Pues no: la costumbre de que la familia esté ante el altar y los vecinos pasen por delante, sin besos ni abrazos, es muy reciente. Se instauró cuando murió un joven vecino en accidente y el cura la introdujo para evitar escenas que sólo acrecientan las penas.
Todas las culturas cambian. Las "tradicionales" también. Como las culturas "nacionales" si por tales se entienden las costumbres aceptadas por el grupo. Si lo que se entiende por cultura es el conjunto de valores y creencias de una población, no sólo cambian sino que se distribuyen entre sus miembros de manera no uniforme. En el mejor de los casos, siguiendo la curva normal.
Panta rei. Todo fluye. Las culturas "tradicionales", "primordiales", "sin historia", "nacionales", también. Acogerse a ellas como "seña de identidad" es una operación fraudulenta si se le adjudica ese carácter eterno que no se encuentra en ninguna parte.

jueves, 8 de abril de 2010

Etiquetas

Por lo visto, hay dos motivos por los que damos nombres a las cosas, las etiquetamos. Uno es para entender mejor lo que sucede: conocer es clasificar y clasificar es ordenar según criterios que permitan una mejor comprensión de lo real. El otro motivo es exactamente el opuesto: etiquetamos para impedir conocer lo que sucede.
Pongamos el caso de las guerrillas maoístas en la India, que han estado en algunos titulares después del enfrentamiento con el ejército y con muertos por ambas partes (este último asunto es el que lo convierte en noticia para la prensa no-india). Me refiero a la etiqueta de "maoísta", que, en aquel contexto, suena a negativo, dada la vecindad con la China y lo destructivo que fue el maoísmo de la Revolución Cultural, que tanto tiempo le costó al país superar.
Por lo menos no han hecho como en Chechenia y sus "terroristas islamistas" que es como hablar de ETA como "terroristas cristianos" por aquello de que "nació en un seminario", se origina en una de las zonas más practicantes de las Españas y es de suponer que todos ellos han sido bautizados en la Iglesia Católica Romana. La etiqueta para Chechenia y Daguestán sería "independentistas", no "islamistas". Las jóvenes "viudas negras" que se inmolan en Moscú tienen poco de islamistas. Es probable que sean musulmanas, innegable incluso. Pero si se quiere entender qué hacen, el Corán no sirve de mucho y sí la manera con que el ejército ruso ha reprimido a los movimientos independentistas.
Pero volvamos a los maoístas. Si tengo que hacer caso a la información que leo, lo de "maoísta" no ayuda mucho. "Movimiento campesino" sería mucho más apropiado aunque se de en una zona de tradición comunnista... y fuerte desigualdad en el acceso a la tierra. No se olvide que en la India se da el fenómeno de tasas de suicidio particularmente altas entre campesinos, desesperados por su situación, sus deudas y las necesidades de sus familias. Estos guerrilleros, tal vez 20.000 miembros, se entienden mejor sabiendo que la India está aumentando el número de mil-millonarios en la lista de Forbes al mismo tiempo en que aumentaban, en 2009, sus pobres en 34 millones.
La desigualdad alcanza al ejército. Ahora, después del enfrentamiento con los "maoístas", se levantan voces sobre el pésimo equipamiento de un ejército, mal alimentado y mal entrenado. Ya se sabe, los soldaditos rasos son de "los de abajo" en una sociedad en la que a la diferencia de clase se une la de casta.
Paciencia. Hay que acostumbrarse a lo de las etiquetas engañosas. Probablente, las otras también lo sean.

miércoles, 7 de abril de 2010

Y es tan largo el olvido

Andan algo inquietos algunos comentaristas estadounidenses por el hecho de que el presidente Obama está siendo insultado de manera creciente. Cuando se encienden las palabras, dicen, pueden encenderse los hechos. Es la parte, tal vez, más preocupante del asunto pues indica una polarización política y un retorno de comportamientos marginales (fringe) que pueden llegar a violentos. Lo curioso de los insultos es que incluyen "socialista" y "nazi", y no creo que sea porque los insultantes sepan algo del nazionalsocialismo, sino, sencillamente, porque son dos buenos insultos para un estadounidense de cuello rojo (redneck). Cuando estos comentaristas han protestado por la evidente falta de respeto hacia el primer mandatario y representante de la nación, diciendo que, sobre todo el insulto de "nazi", lleva la cosa a límites intolerables, se les ha contestado que esos mismos comentaristas o similares llamaron de todo al dúo Bush-Cheney en general y a propósito de la ocupación de Iraq en particular. "Fascista" fue lo menos que recibieron. 
Claro, los "liberals" ("progres" en castellano peninsular) que ahora se rasgan las vestiduras por los insultos a Obama dicen que no es lo mismo y tal vez tengan razón. Pero el hecho es que parece que han olvidado lo que decían no hace tanto refiriéndose a un presidente.
En las Españas está pasando algo semejante aunque en otro terreno. Se trata de la corrupción en el Partido Popular y de cómo algunos "progres" recuerdan a  los "populares" lo que dijeron en otros tiempo sobre la corrupción del Partido Socialista, el "partido de la corrupción", "socialismo y corrupción es lo mismo" y cosas por el estilo. No sólo. También recuerdan las dimisiones que provocaron. Algunas, como la de la directora del Boletín Oficial, seguidas de una especie de caza de brujas... para acabar siendo declarada inocente. Después de muerta, eso sí. Claro, los "populares" que ahora dan ruedas de prensa o guardan un clamoroso silencio olvidan lo que dijeron a finales del último gobierno de Felipe González, cuando éste hablaba del "sindicato del crimen" y ellos aireaban un código de buena conducta que ahora incumplen. Alegan que la situación no es la misma y tal vez tengan razón. Pero el hecho es que parece que nunca dijeron ni hicieron lo que dijeron  e hicieron.
Conclusión: las declaraciones de los políticos, sus ruedas de prensa y no digamos sus artículos en los medios no tienen ningún interés para conocer la realidad. Forman parte de la lucha politica y, como tales, son ejercicios de arrimar el ascua coyuntural a la propia sardina, que es el poder del que gozan o desean disponer. Y no es cierto que las hemerotecas las carga el diablo. Es tan corto el amor y es tan largo el olvido...

martes, 6 de abril de 2010

Haití, ¿recuerda?

La fiebre de la ayuda generosa movida por las imágenes del desastre ya pasó. Incluso está olvidada o ha sido sustituida por otra generosidad instantánea incapaz de ver los elementos constantes de la catástrofe y sólo viendo los accidentales y nunca mejor dicho.
La "comunidad internacional", es decir, los gobiernos de los países que mandan en el mundo ya han decidido cuánto van a aportar a un Haití que, antes del terremoto, ya estaba destruido. Supongamos que va a ser un compromiso que se va a cumplir, cosa, por otro lado, harto improbable ya que los compromisos de esa gente (0,7 ó protocolo de Kioto o reunión del G-20 para abordar la crisis) suelen ser papel mojado. Pero, insisto, asumamos que lo van a cumplir.
Un interesante artículo aquí, en castellano, comparando las cifras de la ayuda convenida con otras cifras. Por ejemplo, lo que cuesta mantener la ocupación militar ahora incrementada. O, por ejemplo, el monto de la deuda externa de Haití y de sus anualidades gestionada por las mismas instituciones que van a gestionar la ayuda.
Lo que molesta es el abuso que supone tomar el pelo a personas bienintencionadas, Universidades incluidas, que han dado dinero para "el terremoto de Haití" cuando el problema es otro. Anterior y posterior.
Y ahí va en qué se va la ayuda estadounidense a Haití:


domingo, 4 de abril de 2010

Tea Party

Tomando la parte por el todo, algunos pensaron que el Movimiento del Tea Party en los Estados Unidos era una cosa marginal, racista, semi-fascistoide, reaccionaria, del peor populismo. Intenté entrar en su página web, pero es de las que precisa inscripción previa, me dió yuyu y desistí del intento de mejorar mi información.
En mi auxilio viene un estudio muy sugestivo que describe quiénes son, cuál es su composición y qué piensan y quieren los miembros de dicho movimiento en auge en los Estados Unidos. Aquí hay otro, pero me cuesta más entenderlo. Veamos el primero.
El porcentaje de varones, blancos, maduros/mayores/viejos (a partir de 55 años) e identificados con el Partido Republicano es superior al correspondiente en la población total. Si hubiese algo más de jóvenes, su futuro estaría garantizado, pero como los jóvenes tienden a no votar...
Se declaran ideológicamente conservadores un 65 por ciento frente al 33 por ciento en la población total, 26 por ciento moderados (45 por ciento en el conjunto) y 8 por ciento progresistas ("liberals" que se dice en los Estados Unidos, donde un 20 por ciento se declara tal). Si, como parece, movilizan a esos sectores mientras los "progres" se van a la abstención, triunfo asegurado a quien ellos apoyen: serán "creadores de reyes".
Su preocupación principal, en comparación con las del conjunto, no es el empleo (que es lo que más preocupa a la totalidad) ni la reforma sanitaria (que es lo que preocupa a la clase política y los medios, es decir, a las aseguradoras y al negocio privado sanitario). Lo que les preocupa diferenciadamente es el gasto público, el déficit: su porcentaje de respuestas en dicho sentido es el doble que las del total de la población.
Están convencidos de que aumentar los impuestos va a suponer pérdida de empleos y que ellos van a estar entre los perjudicados.
Y ¿cómo se crean empleos? Rebajando los impuestos a las pequeñas empresas, desarrollando todas las fuentes de energía y oponiéndose a la inmigración ilegal. Me suena.
El país va en una dirección equivocada (un 82 de ellos piensa así, 30 puntos por encima de la media) y son contrarios a Obama en un 81 por ciento, casi el doble que la media.
En resumen, dice el informe,
In the end, the item that unites the Tea Party movement is its commitment to fiscal conservatism. Tea Party members prioritize job creation over deficit, spending, and tax issues. However, they view these items as critical precisely because they are seen as a means to reducing unemployment and improving the economy. Tea Party members are very dissatisfied with the current direction of the country, the policies of the administration, and those currently in office, and as a result the Tea Party movement is breaking heavily in favor of the Republican Party. This is a movement defined by its focus not just on the policies of economic conservatism but on the desired economic outcomes.
Si usted piensa que tienen razón (y también para su país), alégrese: el Movimiento podría llevar a Sarah Palin a la presidencia de los Estados Unidos en 2012 y producir la conjunción planetaria de la presidencia en España de Esperanza Aguirre que, como bien se ve, nada tiene en común con el Movimiento.

sábado, 3 de abril de 2010

Venta de niños

En un país comunista y, por tanto, racionalizado, un periódico, oficial por supuesto, reconoce que se da la venta de niños, razón por la que anuncia un endurecimiento de las leyes que lo prohiben. 
No es interesante esa tendencia de los políticos a endurecer las leyes ante problemas desagradables en lugar de mejorar la localización de los criminales. Lo interesante es que el periódico (People's Daily) da dos razones por las que se produce tal delito. 
Una es que hay familias que no tienen cómo sufragar los gastos que supone una boca más. Como ya reconoció Hu Jintao en el XVII Congreso Nacional del Partido Comunista chino, hay pobreza, es decir, hay personas y familias que viven en condiciones deplorables. 
La otra razón es más complicada, mezcla de superstición y cálculo económico: hay muchos chinos que prefieren tener hijos antes que hijas y, la verdad, mejor que las vendan a que, como sucede y ya detectó Amartya Sen hace años, las maten al nacer o las sometan al aborto (razón por la que, en determinados contextos sociales, se evitan las ecografías de embarazadas para evitar que, al saber que viene niña, provoquen un aborto). 
No es una práctica generalizada. De hecho, hay niñas en la China aunque la tasa de masculinidad sea particularmente anómala (como en otros países del sureste asiático y por las mismas razones). Pero hay padres que prefieren tener un hijo que traerá una mujer a colaborar en el bienestar familiar a tener una hija, invertir en ella en alimentación y educación, y que acabe yéndose a vivir con la familia del marido que obtendrá así los beneficios de la inversión de los padres biológicos. Supongo que las niñas chinas adoptadas fuera de su país no son necesariamente huérfanas sino, en proporcion que desconozco, abandonadas.

viernes, 2 de abril de 2010

No se puede rezar en la Mezquita

En la de Córdoba, claro, a la que el clero llama "la catedral de Córdoba" y sin duda lo es, pero dentro de la vieja mezquita que, supongo, se construyó sobre un templo visigodo previo que, probablemente, se construyó sobre un templo romano previo. Lo normal. 
Lo que no es normal es que la policía evite que unos turistas, musulmanes por más señas, arrobados por la belleza de la mezquita, perdón, de la catedral, se arrodillen y recen, supongo que mirando hacia la Meca, gracias al mihrab que todavía se mantiene. La cosa acabó con enfrentamientos físicos, bien lejos de la convivencia que hubo en otros tiempos entre practicantes de religiones. Pero debió de ser en el siglo XI, hace ya un tiempo, como un milenio.Intransigentes, ahora, los hay en todas las religiones.

Huelga de hambre de disidentes

Son dieciocho detenidos políticos los que se han declarado en huelga de hambre. Pero como no están en Cuba, sólo he encontrado una referencia en todos los medios que frecuento. Estos huelguistas están en Madagascar, que, por lo menos, se sabe que está en África. Tal vez no mucho más.

jueves, 1 de abril de 2010

Pascua

Un tremendo artículo de Ira Chernus trazando un paralelismo entre la primera Pascua y la de ahora (el 14 de Nisan, que este año no coincide en el Jueves Santo ya que ya ha comenzado el cuarto menguante y la Pascua judía era y es en luna llena -sus meses son lunares-. El 14 de Nisan cayó en el 29 de marzo, lunes, y la Pascua judía durará del 28 de marzo al 6 de abril). 
La primera Pascua, cuenta Chernus, se produjo en Egipto, cuando Dios decidió que iba a matar a todos los primogénitos de los egipcios y sugirió a los judíos que matasen un cordero y con su sangre marcasen sus puertas para que el ángel exterminador supiese que allí no tenía que asesinar a nadie y pasase de largo (de ahí la palabra hebrea para Pascua: Pésaj, saltarse -las casas de los judíos-). No he leído el libro de Saramago, pero supongo que ahí también hay material para hablar de la crueldad de ese Dios.
La de ahora, según cuenta Chernus, es la que ha producido y produce nuevas muertes en Israel y Palestina y no necesariamente de primogénitos sino de manera más indiscriminada. Si en Egipto era lo del "deja marchar a mi pueblo" ("let my people go" del espiritual negro), ahora es "deja a ambos pueblos en paz", pero no está muy claro a quién hay que dirigir la súplica, no habiendo Faraón que responda. Si la asimetría de fuerzas es la que es entre Israel y Palestina, hay simetría, en cambio, en la falta de pasos hacia la paz y sí hacia el hostigamiento y, ya no tan claramente, la muerte, pero más de unos que de otros. Immanuel Wallerstein acaba de publicar su Comentario nº 278 sobre el punto muerto en que se encuentran esas relaciones y los contextos cambiantes en que se sitúan: estas muertes de Pascua, añado, podrían ser el principio del fin. Si el mantenimiento del enfrentamiento no parece que vaya a seguir funcionando y la alternativa de dos Estados tampoco parece viable, sólo quedaría la alternativa de un único Estado, con minoría judía -y dejaría de ser un "Estado judío"- o excluyendo a los palestinos del voto -y difícilmente se podría llamar democracia-.