domingo, 28 de febrero de 2010

Bravo soldado, no terrorista

Este es un caso más en el que se ve que "terrorista", en el lenguaje político, siempre se refiere a lo que hacen los demás y nunca a lo que hacen los del propio bando. Es sabido que los miembros de ETA son, para los suyos, "gudariak", soldados, luchadores por la libertad, mientras que, para los demás son terroristas hayan o no hayan tenido prácticas violentas, es decir, por el mero hecho de pertenecer a la banda, banda armada por supuesto.
En tiempos de Reagan la "contra" nicaragüense eran "freedom fighters", luchadores por la libertad como los anteriores, para el gobierno estadounidense que los financiaba en complejas operaciones Irán-contra o Irangate en la que el armamento iba a mano de los ayatollah iraníes que se enfrentaban a Irak, pagaban con dinero y el dinero iba, a través de Suiza, a estos "freedom fighters".  Esta compleja trama la gestionó Oliver North. Los de ese lado incluso entraron en una "oli-manía", una exaltación del teniente coronel North, del cuerpo de marines por más señas. Hoy North trabaja para el canal Fox, el de Murdoch, dicho sea de paso y sólo para oídos españoles. No hace falta decir que los sandinistas de entonces (otra cosa serían los de ahora) no tenían sobre la "contra" la misma buena opinión que el gobierno estadounidense.
Ahora el gobierno iraní acaba de anunciar que han denido a un terrorista, Abdolmalek Rigi, líder de un grupo, los Soldados de Dios (Jundallah), que dicho gobierno persigue por su violencia (y por sus objetivos, claro). Como se dice que estos terroristas están financiados y apoyados por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido e Israel, la lógica que vengo describiendo tendría que llevar a pensar que no se trata de un terrorista  para los de aquí, sino de un gudari, un "freedom fighter", un luchador por sus ideas, coherente con las mismas hasta la muerte si hace falta.
Como bien demuestra Sri Lanka y ya he comentado aquí y aquí, acabar con los "terroristas" no supone acabar con el problema que representan... como soldados de una determinada causa. Muerto el terrorista, no acaba la causa.
Las palabras crean realidad, normalmente ocultándola ("la palabra es un déspota omnipotente"). Pero lo que importa, insisto, es la cosa. Y es por conocerla por lo que creo que vale la pena trabajar, para lo cual es preciso ir quitando los velos que la cubren. Al fin y al cabo, esa parece ser la etimología de la palabra "verdad" en griego: alezeia, desvelación -que no revelación-.

sábado, 27 de febrero de 2010

Planeta Guerra

Tal vez recordando una canción de Silvio Rodríguez, aunque lo dudo, los autores han titulado así su reportaje sobre 34 puntos del Planeta en los que el enfrentamiento armado es visible. Lo de Silvio era "y así bajó a la guerra, perdón, quise decir a la Tierra". Lo de ahora está en Foreign Policy, con una foto para cada caso y una breve explicación de cada enfrentamiento (Colombia, México, Nepal, Perú, Somalia, Darfur, Israel Norte -?-, Osetia del Sur, Filipinas y, claro, Irán, Iraq, Afganistán, Pakistán y la India). como para empezar, como en el tiempo mítico evangélico, con un "estando el orben en paz". 
En las Españas, sin fotos, pero con más documentación y una perspectiva de los procesos de paz, es decir, algo mejor a mi entender, están las publicaciones de la Escola de Cultura de Pau de la Universidad Autónoma de Barcelona (aquí en castellano).
Nunca los datos son perfectos. Pero hay dos tipos de datos defectuosos (todos lo son): los que ayudan a conocer cómo funcionan las cosas o, por lo menos, qué tendencias pueden observarse y los datos que impiden conocer la realidad. El problema es que no tenemos medios infalibles para distinguir entre unos y otros cuando, muchas veces, entre ambos hay un área gris de difícil delimitación. Compárese, si no, una lista con otra.

viernes, 26 de febrero de 2010

Curioso comunismo

En en un periódico oficial chino (People's Daily Online) se cuenta que, en las ciudades chinas, hay un alto nivel de competencia entre padres para que sus hijos (únicos, por ley) no se queden atrás de los hijos de los demás. Casi con el nacimiento, los padres comienzan a planificar la "carrera" de sus hijos, haciendo todos los sacrificios pensables para que vayan a la guardería apropiada que les permita entrar en la educación primaria apropiada y así hasta obtener el título apropiado para competir con los demás.
Me extraña esa competencia tan feroz, tal y como la describe el periódico. Me recuerda lo que me contaban en el Japón casi en los mismos términos cuando visité alguna de sus universidades hace ya muchos años. Lo que en el Japón contaban era que ir a una universidad y no a otra, marcaba la vida del individuo, de forma que encontrar la escuela que mejor preparase para ingresar en la universidad aporpiada era una tarea primorcial para los padres y una fuente de tensión para los vástagos que sabían que si no sacaban una  buena nota (en las Españas se llamaría "de corte"), no podrían optar a la universidad que les permitiría competir con ventaja sobre los que no hubiesen logrado entrar en ella y hubiesen tenido que contentarse con una universidad de "rango" inferior. La universidad apropiada significaba tener las conexiones (guanxi, que dirían los chinos) apropiadas, formar parte de una generación de políticos-burócratas-empresarios que irían ascendiendo hasta el "top" y que podrían practicar el "amakudari", el paracaidismo del político o el burócrata que dejaba el cargo para ir a la empresa (en alto cargo, por supuesto).
Las semejanzas no pueden atribuirse, se dirá, al sistema económico: menos comunista uno que otro. En teoría, en la China no tendría que darse tal competición. O, por lo menos, tendría que ser algo más suave que en el Japón.
Tampoco me encaja (aceptemos que se trata del mismo sistema en ambos casos) con lo que dicen que es la cultura sino-japonesa, menos centrada en el individuo y más en la colectividad. Hay una alternativa: la familia. Son más familistas que los mediterráneos, a lo que parece, y salir adelante no significa que "yo" salgo adelante sino que "la familia" sale adelante. 
De todas maneras, me da la impresión de que intentar comprender aquellos comportamientos con esquemas aprendidos en la sociología estadounidense es como intentar aplicar el marxismo a una realidad tan distinta y distante como la latinoamericana. El peruano Mariátegui lo entendió bien (otra cosa son sus sucesores). No vendría mal un ejercicio parecido con la sociología (liberal o socialdemócrata) estadounidense  o, mejor, anglosajona al observar realidades distintas y distantes como las sino-japonesas.

jueves, 25 de febrero de 2010

Muerte de un disidente

La muerte de Orlando Zapata en Cuba ha sido calificada de asesinato, asesinato pasivo, derecho a la propia muerte, suicidio... Y la relación con la violación de los derechos humanos en Cuba y su falta de democracia ha estado en muchos comentarios no faltando los que han exigido del gobierno español una actitud más clara y rotunda sobre tales violaciones. Que Cuba no es una democracia, parece bastante claro. Lo que ya no está tan claro es por qué esa insistencia sobre su falta de democracia. 
Veamos, para poner a Cuba en su contexto, los datos que ha publicado Freedom House en 2010 con datos referidos a 2009. No voy a defender las clasificaciones de su estudio (ya se encarga Francis Fukuyama, el de "El fin de la historia", de hacerlo), pero viniendo de donde vienen, sí valdrá la pena sacarles algo de punta. 
Freedom House clasifica a los países en tres grupos (libres, parcialmente libres y no libres) utilizando para ello un puntaje que va del 1 (libre) al 7 (totalmente no libre) calificando como "no libres" a los que obtienen a partir de 5,5 puntos. Ahí van los distintos grupos de "no libres". El primero, el de los que "casi" son "parcialmente libres"

Nótese la presencia del "democratizado por las armas" Afganistán por un lado y de los que nunca serán democratizados por las armas como Rusia o los Emiratos Árabes. Véase también la presencia de Egipto, uno de los grandes receptores de ayuda estadounidense, y de Argelia, en franca amistad con el gobierno de España con la aquiescencia de su oposición: el gas y el petróleo mandan tanto o más que la geopolítica. ¿Democracia? ¿Quién se ocupa de eso?
Siguiente grupo, algo menos democrático que el anterior (y estamos entre los "no libres", no se olvide).
 
Está el "democratizado" Iraq (es un decir) y el democratizable Irán (me temo que será algo más que un decir, visto que la Sra. Clinton ya ha hablado del peligro de dictadura militar que corre el país y, por tanto, el mundo entero). También está Vietnam, país que, a pesar de haberle ganado una guerra a los Estados Unidos, estos no parecen tener ningún problema con el país. Más: 


Pues sí, está Cuba. Poco democrática, sí. Pero al mismo nivel que la China y, sí, al mismo nivel que Arabia Saudita, país del que, parece, no hay problema con su no-democracia (sin partidos, sin elecciones, sin separación de poderes, integrista, torturista, exportador del wahabismo etc.). Cierto que en Cuba las elecciones son sobre candidato único. Pero, por lo menos, hay votaciones.
Y llegamos a los peores, siempre según Freedom House:


Se puede elegir. O hablar de Corea del Norte, Somalia y Sudán, a los que habrá que democratizar con presiones políticas o intervenciones militares "democratizadoras" (como las de Afganistán -segundo Vietnam- o de Iraq) o darse cuenta de que el nivel de adulación de los occidentales en general y del gobierno español en particular a Guinea Ecuatorial y a Libia raya en lo esperpéntico. Teodoro Obiang es recibido con todos los honores en Madrid y Muammar al-Gadafi cena con José María Aznar, recibe al rey Juan Carlos y mantiene conversaciones con el ministro Moratinos. ¿Democracia? ¿A quién le importa la democracia de Guinea Ecuatorial o de Libia? Evidentemente, la que importa es la de Cuba.
¿Por qué? Pues no porque sean comunistas (también lo es Vietnam). Ni porque se corra el riesgo de que exporten la revolución. Ni porque sea un modelo que quiera ser seguido por alguien. Es mucho más sencillo: los cubano-estadounidenses, en Florida, son un importante grupo de presión que tiene su propia agenda sobre la isla y trabajan por que las decisiones gubernamentales de los Estados Unidos vayan en esa dirección (recuérdese lo sucedido con el "niño balsero" en plena contienda electoral entre Bush II y Al Gore: ninguno de los dos se atrevió a enfrentarse a los de Miami ya que el que lo hiciese se arriesgaba a perder todos los votos cubano-estadadunidensess). Y lo que dice el gobierno de los Estados Unidos es válido para sus gobiernos súbditos. Por otra parte, no sería de extrañar que el lobby cubano-estadounidense hubiese ayudado a financiar las campañas electorales de algunos partidos europeos (y españoles, que también son europeos).

miércoles, 24 de febrero de 2010

"Progres" y "fachas"

Demasiado bueno para leerlo de un tirón, pero muy interesante intento de unir lenguaje, neurociencias, política. Desgraciadamente, en inglés. Sirve para comprender algunos malententidos entre progresistas y conservadores y para entender cómo funciona la mente de unos y otros, que parece guardar alguna correlación (para el caso de los Estados Unidos, que seguro que también la cultura cuenta) con el parpadeo, el manener una taza de café caliente o fría y cosas por el estilo. Y da claves, en la línea del libro del mismo autor sobre "no nombrar al elefante" (que no he leído), para hacerse una idea de cómo las palabras se convierten en esquemas analíticos ("frame", etiquetas) en contra de lo que siempre he pensado, a saber, que lo que importaba era la cosa, no la palabra. Pero igual es que soy un cochino "progre" o un izquierdoso aburguesado. De todas maneras, viendo las dificultades que hay para identificar, en la práctica, cuáles son los comportamientos esperables en la "izquierda", el asunto de la etiqueta ha de ponerse en su justa medida: la cosa es importante, la etiqueta cuenta mucho y la coherencia entre cosa y etiqueta es más bien secundaria.
En cualquier caso al escuchar a Fernández Ordóñez (MAFO), del Banco de España, utilizar hábilmente la metáfora de que el mercado laboral español es un barco frágil al tiempo que sacaba todas las consecuencias de la tal metáfora, me he dado cuenta de lo importantes que son las metáforas. Si son logradas, evitan argumentar con datos y referencias. Pueden llegar a tener tal fuerza que evitan cualquier otro razonamiento. Es algo así como el insulto, pero al revés. El insulto ("eres un fascista", por ejemplo, o "eres un rojo" o "eres un progre trasnochado", que son insultos para el que los pronuncia pero que no son intercambiables -el que insulta con "fascista" no puede ser insultado como "rojo" y viceversa-) también evita tener que razonar y aportar pruebas. Lo que dice el otro queda etiquetado (como lo que corresponda según los gustos del insultador) y ya no hace falta hablar más.No te digo si el insulto es de "antisemita" (como si los árabes no fuesen semitas). La pasión puede llevar a encontrar buenos datos, pero también puede ocultarlos.

martes, 23 de febrero de 2010

Enojado y frustrado

Immanuel Wallerstein había publicado en sus "Commentaries" y ahora traduce el periódico mexicano La Jornada  y reproduce Rebelión un diagnóstico sobre el caos en que se encuentra buena parte del mundo. Centrándolo en los Estados Unidos cita estas dos fuentes para explicar algunos comportamientos de los estadounidenses:
Una fue del mismo Barack Obama: Lo mismo que propulsó a Scott Brown [republicano] al cargo, me propulsó a mí a la presidencia. La gente está enojada y frustrada. Y la segunda aseveración fue de Charles M. Blow, editorialista afroestadunidense en el New York Times. Tituló su artículo "La ley de la calle" En éste, dice: Demos la bienvenida a la plebe: un electorado enojado, herido, enfurecido por la recesión, que marcha a la deriva por todo el espectro político, que continúa ansiando el cambio, alimentando su sed de sangre. Primero eligieron a Obama; ahora lo rechazan. ¿Por qué? La plebe es veleidosa.
No parece estar muy lejos de lo que puede estar pasando en las Españas a propósito de las crisis en general y de la mala calidad de la clase política en particular. En ambos casos, España y los Estados Unidos, el enfado y la frustración van a pasar factura a Rodríguez Zapatero y Obama que, si las cosas no cambian, tienen muy difícil la reelección, sobre todo porque sus respectivas oposiciones (Partido Popular y Partido Republicano -GOP-) han sabido fidelizar a sus electorados canalizando la agresividad que produce la frustración contra los respectivos presidentes. Como estas oposiciones tampoco es que den respuestas convincentes, no será de extrañar que una pequeña pero significativa parte del electorado (en particular, la de edades medias y medio-altas) vayan a la abstención o a partidos de protesta como en su día fue el de Ruiz Mateos para las elecciones europeas: una forma de expresar el rechazo a ambos partidos mayoritarios. El aumento probable, pero insuficiente, dada la ley electoral, de Rosa Díez e Izquierda Unida va en esa dirección. Gane quien gane (y sigo apostando por que ganará el PP), tendrá que pactar con los nacionalistas, sean catalanes (ahora, depués de la que ha llovido, más cerca del PP) o vascos (ahora, después de la que ha llovido, más cerca del PSOE).
Conozco algunas excepciones a esta tendencia al "que se vayan todos -pero que, al fin, se quedan-" y es el Ecuador. También allí un presidente ve cómo su aceptación sigue cayendo como lo muestran estos dos gráficos para Obama y Correa (no los tengo para Zapatero, pero seguro que existen):

 


Los datos estadounidenses son ya de febrero de 2010 y los ecuatorianos de enero del mismo año. La caída de aprobación de ambos, en particular la de Obama, es visible y estoy convencido de que, si tuviese el gráfico de España, no sería muy diferente. ¿Dónde está, en cambio, la diferencia? Pues que en el Ecuador la oposición (como en Venezuela o Bolivia y si me apuran Italia) no consigue armar una alternativa creíble que haga de contrapeso al TINA (there is no alternative, que decía en otro sentido la Sra. Thatcher en sus días: no hay alternativa). 
Creo que cuando la frustración no encuentra cauce electoral para expresarse, los efectos pueden ser mucho más impredecibles, pero no demasiado diferentes de la opción republicana por el Tea Party (retórica como fue la de Reagan contra el "big government"): el descrédito de la democracia lleva a formas peligrosas de populismo, sea de derechas como el estadounidense o el español para la oposición, sea de izquierdas como es el caso ecuatoriano, boliviano o venezolano, sean o no de izquierdas aunque, en todo caso, diferentes de los "populares" o los "republicanos" (y de los socialistas o los demócratas respectivamente). 
Tiempos interesantes. Y hoy es el aniversario del 23-F español.

Una cosa es predicar

Aconsejo vivamente este artículo del blog de Eduardo Gudynas sobre las ambigüedades de la convocatoria, por parte del gobierno boliviano, de una cumbre sobre el cambio climático y en defensa de la Pacha Mama, la Madre Tierra. Las ambigüedades incluyen los desfases entre convocantes (el gobierno y los gobiernos) y los convocados (los "pueblos") y los desajustes entre la defensa de la Pacha Mama a escala mundial y las prácticas no precisamente ambientalistas de estos defensores. También se hace ver que el esquema Norte (malo) - Sur (bueno) -aquí es mi formulación, no la de Gudynas- salta por los aires cuando se incluyen los BRIC. Si es una cuestión dicotómica, ¿de qué lado está el Brasil, la India o la China?. Como no lo es, ¿qué queda de la confrontación Norte-Sur?

¿Qué hacer?

Parece que el mundo va mal y también comienza a percibirse un cierto cansancio ante la acumulación de diagnósticos que explican brillantemente lo mal que estamos. Encima, y frente a los optimistas que decían que la crisis iba a ser en V (caída y rápida recuperación), comienzan a aparecer pronósticos en forma de WW: caídas y recuperaciones alternándose en el tiempo. El Nobel Joseph Stiglitz está entre los que lo anuncian.
Por eso es comprensible que cuando uno describe, en la medida de sus posibilidades, el contenido y conexiones entre la crisis económica, la alimentaria, la energética y la medioambiental, las reacciones que uno encuentra sean dobles. Por un lado, los que se animan a añadir otras crisis mundiales y, por ejemplo, no es raro que se añada la crisis de las democracias: no hay país que no pueda contar historias que demuestran la mala calidad de sus democracias, y eso en el caso de que la tengan y, también, en el caso de que su existencia no esté amenazada por un golpe de Estado.
También suele suceder que se añada la crisis de valores y no se crea que tal afirmación viene en el sentido poco presentable en el que habló el obispo de San Sebastián a propósito de la catástrofe de Haití. Véase lo que se ha dicho, como resumen de su agenda mundial, en el reciente Foro Económico Mundial, el de Davos: “Además de la enorme brecha de la pobreza en el mundo, este Consejo (el de la Agenda Global) ha identificado una segunda brecha importante: una brecha moral. Esta brecha incluye el fracaso de articular y hacer explícitos los valores que mueven normalmente nuestros sistemas económicos y, por tanto, está detrás del conjunto de problemas sistémicos que hemos identificado. Así pues, necesitamos articular los valores que apuntalan el sistema económico actual y engendrar un discurso moral sobre ellos”.
La anterior es la opción más fácil. Que el sistema siga como está, eso sí, con fervientes llamamientos a la ética. Los que ganan con su funcionamiento estarán encantados de esa respuesta: que no cambie nada, a ser posible, y recurso a la crisis de valores para afrontar el problema de las crisis.
La opción opuesta, a pesar de serlo, puede tener elementos en común. Me refiero a la opción revolucionaria: no sólo no hay que dejar las cosas como están sino que hay que cambiarlas radicalmente. Ya no es tan fácil. Primero, porque tiene en frente muchos años de trabajo, dinero y relaciones públicas para que no se vean alternativas. Creer que diciendo “otro mundo es posible” el mundo apoyado desde Davos va a pegar un vuelco es como creer que manifestándose masivamente por un “no a los terremotos”, estos se van a ver afectados en algo y van a dejar de destrozar ciudades. Pero tampoco es fácil porque el camino está lleno de trampas. Por ejemplo, la propia de los que creen que, “cuanto peor, mejor” cosa que, curiosamente, deja las crisis igual que estaban. Finalmente, es difícil porque nadie contesta a la simple pregunta de quién hará qué cuándo y cómo para que “otro mundo sea viable”.
Finalmente, están los reformistas, que vienen en dos grupos: primero, los de Lampedusa, es decir, los que piensan que “si queremos que todo siga como está, habrá que cambiarlo todo”. Es el sector “progre” del Foro de Davos. Por otro lado, están los alternativos que creen que con pequeñas modificaciones (comercio justo, dineros alternativos, solidaridad local, bancos de tiempo, proyectos de cooperación) éstas se irán acumulando hasta generar un cambio cualitativo, en el mismo sentido que los marxistas (leninistas) hablaban del salto dialéctico de la cantidad a la calidad y los modernos, igualmente oscuros, hablan, siguiendo a Prigogine, de estructuras disipativas. Pero sin que nadie garantice que dicho salto se va a producir ni, mucho menos, que vaya a ser para mejor. Una vez abandonada la ideología del progreso (lo que viene después siempre es mejor que lo que había antes),nadie garantiza que ese cambio no vaya a ser para peor.
La opción por unos u otros depende de la ideología que tenga cada cual (conservador, revolucionario o reformista) y de la posición que ocupe en el conjunto. Como fácilmente se puede entender, los que están ganando en estas crisis difícilmente se van a dedicar a cambiar las cosas. Si lo hacen, será para seguir ganando. Pero también depende de la calidad del diagnóstico que se haga, no sea cosa que pretendiendo una cosa se obtenga otra.
(Publicado en el periódico Información -Alicante-, el 17 de febrero)

lunes, 22 de febrero de 2010

La lógica del beneficio

Se anuncia un estudio, en la línea de otro que publicó el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente sobre "La economía de los ecosistemas y la biodiversidad" hace un par de años. En este último se hacía ver la diferencia que había entre la "lógica financiera"  y la "lógica de la biodiversidad". En el nuevo, partiendo de un análisis de las 3.000 empresas más grandes del mundo, se llega a la conclusión de que el daño medioambiental producido por las mismas alcanzó los 2,2 billones ("trillions" en inglés) de dólares en 2008, es decir, que un tercio de sus beneficios provenía de ese daño. En otras palabras, si esas empresas tuviesen que pagar por el daño que hacen al medioambiente, perderían un tercio de sus beneficios, cifra excesivamente elevada como para pensar que vayan a hacerlo si, como es su obligación, tienen que presentar la cuenta de resultados a sus accionistas, más interesados en ver los resultados de su dinero que en evaluar los impactos sobre el medioambiente que puedan tener las actividades que los generan. La "lógica financiera" no es la "lógica de la biodiversidad".
El estudio se publicará este verano y estos resultados son sólo provisionales, pero la línea que muestran siguen la del PNUMA: la lógica del beneficio forma parte del riesgo de suicidio para la especie humana, no para el Planeta que podrá, por fin, respirar aliviado por la desaparición de esta especie tan dañina para sí misma y para otras muchas especies algo menos inofensivas.
No haría falta decirlo, pero no está de más recordarlo: se trata del conjunto de esas empresas y no significa que todas, absolutamente todas, estén en esa línea, aunque tampoco es exagerado pensar que, de una forma u otra, todas forman parte de este juego global en el que, si juegas, tienes que cumplir con la lógica del juego. Si, jugando al bridge, se dice "jaque al rey", está fuera de dudas que el que tal cosa hace va a perder en ese juego concreto: las reglas del ajedrez no son las del bridge y, si se juega, se juega. Y esa es precisamente la trampa en la que, como especie, hemos caído gracias a las reglas del juego del sistema en que vivimos.

domingo, 21 de febrero de 2010

Amigos, enemigos e inexistentes

Gallup acaba de publicar un estudio en el que se había preguntado a los estadounidenses sobre diversos países. En concreto, se quería saber si el entrevistado tenía una opinión favorable o desfavorable de unos cuantos países. Estos eran los resultados:

Con Canadá, Gran Bretaña, Alemania, el Japón, Israel, la India y Egipto, las cosas marchan bien. El asunto comienza a estropearse con México (y, encima, la opiníón ha empeorado en los últimos años), Rusia y la China. Arabia Saudita y Cuba estarían en el grupo siguiente, lo cual no deja de ser curioso: un fiel aliado y un país contra cuyo gobierno hay una opinión pública contraria bien estructurada (los cubano-estadounidenses. Miami, para entendernos). Finalmente, los países en los que la opinión desfavorable es muy fuerte: Pakistán, Iraq, Yemen, la "Autoridad Palestina" (curioso vocabulario para los Territorios Palestinos: los otros tendrían que llamarse "gobierno de...", pero se comprende viendo el puesto que ocupa Israel en estas respuestas), Afganistán, Corea del Norte y, finalmente, el peor de los peores, Irán.
Para estar en este último grupo, puede haber razones históricas. En el caso de Irán, desde la crisis de los rehenes entre Carter y Jomeini (azuzada por Reagan para obtener su victoria en las presidenciales de 1981) y en el de Corea del Norte puede tener que ver con la guerra de Corea de 1950 a 1953. Pero eso es olvidar el carácter a-histórico que suele tener la opinión pública, que reacciona más a los asuntos inmediatos que a viejas contiendas. En España casi nadie hace referencia a la guerra hispano-estadounidense de 1898-1901. También es verdad que es muy anterior a los hechos que comento.
Pero, una vez más, lo más interesante de la encuesta no son las respuestas sino las preguntas. Por ejemplo, ¿por qué se pone en la lista a Yemen y no a Somalia?¿Por qué, entre los latinoamericanos, están México y Cuba y no están ni Venezuela ni Colombia? Y, sobre todo, ¿por qué no satisfacen a los nacionalistas españoles añadiendo a España? Podrían haber puesto a la "Autoridad Española" y, así, los restantes nacionalistas de la "antigua área de la peseta" podrían sacar tajada de la opinión estadounidense sobre el gobierno central español (es fácil imaginar los argumentos tanto si las respuestas eran favorables como no favorables) y la oposición "nacional" al mismo podría hacer lo propio achacando al presidente Zapatero cualquier mala opinión (y diciendo que con Aznar vivíamos mejor) o a la visita del rey Juan Carlos cualquier buena opinión. 
Es un juego. Y, a pesar de ello, hay gente que discute de eso.

sábado, 20 de febrero de 2010

Petróleo en las Malvinas/Falklands

Hace más de diez años que le escuché a un geólogo (y no de los que parecen tener información, sino de los que se dedican a los cargos universitarios) decir que el problema de las Malvinas/Falklands en 1982 no había sido tanto que la Junta militar entonces gobernante en Argentina había encontrado un argumento externo para hacer olvidar los problemas internos. Esa era entonces mi opinión y parecía bastante evidente que ambas partes (la Junta y la Sra. Thatcher) utilizaban las muertes de sus soldados como forma de exaltar el patriotismo por encima de las divisiones políticas: todos unidos contra el enemigo externo, que es un truco bastante común. Si eso costaba algunas muertes, "morir por la Patria no es morir: es vivir". El martirio por la Patria es parte de la religión nacionalista.
Lo pude ver, estando en Atenas en una sesión de trabajo del proyecto de la Universidad de Naciones Unidas en el que participé, cuando un argentino, más bien contrario a la Junta, exaltó sus valores nacionales en cuanto nos llegó la noticia de la "recuperación" de las Malvinas por parte, no de la Junta, sino por parte de Argentina. El inglés que también participaba en el encuentro intentó avanzar la hipótesis de que se trataba de una manipulación, pero no hubo modo. Y supongo que cuando la Armada (Britannia rules the waves) partió hacia las Falklands y las chicas británicas, desde los muelles, enseñaban sus senos a los novios que iba a defender a la Patria, el amigo inglés debió de tener sus dudas y no es de descartar que sintiese el orgullo nacional que llevó a la Sra. Thatcher a su nueva victoria electoral que, antes de la hazaña imperial, parecía improbable. Los muertos innecesarios, no se tienen en cuenta.
Lo que el geólogo decía es que allí también había petróleo y ahora aparece en titulares de prensa (Financial Times, para ser exactos), sea o no sea sospechosa. No era ni es una hipótesis alternativa a la de la manipulación, sino que la refuerza. Si un geólogo como aquel lo sabía a poco de la guerra, no hace falta mucha perspicacia para saber que los gobernantes también lo sabían. Como lo saben ahora los que plantean problemas con el espacio marítimo.

viernes, 19 de febrero de 2010

Il giorno della civetta

De mañana 20 al 26, Bangkok va a ser escenario de movilizaciones de los "camisas rojas", partidarios de Taksin, ex-primer ministro dado a la fuga. Lo que está en discusión es el fallo de la Corte Suprema. previsto para el día J, el 26, sobre el mantenimiento de la congelación de los fondos del "clan Taksin" que, a lo que dicen, ascendería a 2.000 millones de dólares, cifra nada despreciable para un país de 65 millones de habitantes con una renta per cápita de 8.100 dólares, un PIB (a paridad de poder adquisitivo) de 535.000 millones de dólares. Háganse las divisiones pertinentes e imagínense los motivos por los que sus partidarios se van a lanzar a la calle y la policía va a reprimirlos en un día que se considera "de alto riesgo", el día J.
Conviene recordar que la desigualdad de rentas es mayor en los países empobrecidos que, en general, en los enriquecidos y que, por tanto, la corrupción política tendría que ser mayor. No quita esto nada a la "business politics" estadounidense ni al Estado del Bienestar para ricos y grandes empresas que se lleva en los países enriquecidos en general. Pero, "a ciascuno, il suo" (unicuique), que fue el otro título del deplorado Leonardo Sciascia.

La razón de la fuerza

Los estadounidenses, cuyo gobierno gasta un presupuesto militar que es la mitad del total de presupuestos militares del mundo, no acaban de estar satisfechos con su fuerza. La última publicación de Gallup daba estos resultados:

La línea de abajo es la de los que creen, como yo, que el gasto militar los hace más "fuertes" de lo que necesitarían. Si el ejército es para defender el propio territorio y algo para la represión de cualquier intento serio de subvertir el orden establecido, el gasto parece un tanto exagerado. Si es para defender "los intereses nacionales", es decir, los de sus élites, tal vez siga siendo exagerado. Si es para llevar adelante una politica imperial de ocupación del territorio planetario, lo que es exagerado es el intento, como lo prueba el caso de Marjah,, donde, junto a los ingleses, no están pudiendo contra un número indeterminado de talibán (no más de mil) armados, en muchos casos, con bombas caseras y, en todo caso, con un presupuesto militar más bien exiguo. "Hybris" llamaban los griegos  a esto que parecen tener los gobiernos de los Estados Unidos y antes la tuvo el de Inglaterra y, antes, los reyes de las Españas (incluyendo en sus territorios, por unos años, a Portugal).
En todo caso, los que creen que no es suficientemente fuerte han sido mayoría dos años, 2007 y 2008, en plena histeria de "guerra contra el terrorismo", cuando parece razonable pensar que un ejército sobredimensionado no es la mejor arma para ganarla sino para azuzarla. Y ahora, en esta toma, los que creen que tal como está, está bien, y los que opinan que no es suficientemente fuerte están empatados.
No está de más recordar que no sólo tienen el mayor presupuesto militar del mundo y que el presupuesto militar del Premio Nobel de la Paz Barack H Obama es el más alto en toda la historia de los Estados Unidos, sino que su industria armamentística es el auténtico motor "keynesiano" de su economía, cosa que se ve en el consumo interno y, sobre todo, en sus exportaciones y que puede resultar interesante en tiempos de crisis. Frida Berrigan lo ha documentado recientemente.
Así que no sería de extrañar un "masaje" a la opinión pública por parte del Complejo Militar-Industrial (según la frase de Eisenhower). para que vean la realidad con justos ojos, es decir, los de los que están convencidos de que hay que gastar más en  el terreno militar porque nos amenazan todos y nadie nos quiere. Defenderse del terror de esa propaganda debe de ser realmente difícil. Que se vuelve contra Obama, en cambio, parece fácil de aceptar. Él mismo ha reconocido que los ciudadanos estadounidenses están rabiosos y por eso votan y votarán con rabia.
(Añadido el 3 de marzo: leo que la victoria en Marjah se ha proclamado justo para la cosecha de opio. Qué casualidades trae la vida)

jueves, 18 de febrero de 2010

El secreto está en la pregunta

He comentado en otras ocasiones que lo más interesante de las encuestas no son las respuestas (siempre problemáticas) sino las preguntas. De las respuestas, siempre se puede temer ocultaciones, mentiras, desconocimientos y demás razones para suponer que no reflejan la realidad. Sin embargo, las preguntas son las que son y no hay vuelta.
Lo encuentro ahora en una encuesta del New York Times y CBS News a propósito de la política militar del "don't ask, don't tell", no preguntes y no lo digas, respecto a la orientación sexual de los militares, ahora en revisión.
La misma cosa se preguntaba de dos maneras diferentes a propósito de si el encuestado estaba a favor o en contra de que sirvieran en el ejército 1.- los "homosexuales" ó 2.- los "gay y lesbianas". Las respuestas son estas:


Como bien se ve, preguntar por "homosexuales" genera más rechazo que preguntar por "gays y lesbianas", que, por lo visto, es más aceptable mientras que la anterior palabra, a lo que parece, produce imágenes más incompatibles con el servicio de armas.
El asunto prueba que no es tan fácil redactar una encuesta (hace mucho tiempo que no lo hago: no me atrevo) y que hay que evaluar las respuestas soperando muy cuidadosamente las palabras utilizadas en la pregunta. Visto desde el otro lado: si uno quiere obtener una respuesta "científica" que avale la propia opinión o decisión, podrá formular la pregunta de la manera que más le convenga. Si quiere demostrar que hay un apoyo mayoritario en la sociedad estadounidense a que los homosexuales puedan ser miembros del ejército, nada mejor que preguntar por la opinión sobre la presencia de gays y lesbianas en el mismo. Una diferencia de 14 puntos en un caso y otro entre los que lo apoyan fuertemente da mucho de sí en manos del periódico apropiado. La diferencia para los que se oponen fuertemente es de 7 puntos, que todavía da de sí. Pero es que, probablemente, y con independencia del vocabulario, está mal visto oponerse frontalmente, así que, casi cib certeza esas respuestas son de las que deben interpretarse como "por lo menos un 19 -ó 12- por ciento  (que son los que se atreven a decirlo) se oponen fuertemente, pero hay aunque no se atreven a proclamarlo". Pero esa es otra historia.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Violencia en las aulas

Le Monde de hoy trae un artículo sobre el tema. Me gusta su entradilla:
Violence à l'école : depuis vingt ans, une dizaine de plans de prévention pour peu de résultats.
Aucune annonce politique ne s'est durablement traduite par une diminution des actes violents en milieu scolaire. Une politique efficace demande du suivi, du sur-mesure, de la patience et de l'humilité.
Reconoce que el problema persiste a pesar de una decena de planes de prevención y que lo que haría falta es algo más de seguimiento, de paciencia y ¡de humildad! Me gusta porque reduce los entusiasmos de los que creen haber encontrado la piedra filosofal y suponen que con la aplicación de la misma el problema va a desaparecer de un día para otro. Peor son los  románticos que no quieren ver el problema. Porque el problema es complicado, tiene muchos factores (no sólo uno) y, por tanto, no hay soluciones milagrosas y menos las que sólo afectan a uno de dichos factores como pueden ser las propuestas de cultura de paz o educación para la paz. Que hay que trabajar en esa línea, parece claro. Pero no se puede esperar que dé resultados si no van acompañas de acciones sobre los restantes factores como son la desigualdad, la marginación y exclusión, el papel de los medios de comunicación realmente existentes, el ejemplo visible de "los de arriba" (en particular, el de "los países de arriba" en general y el de los Estados Unidos y su OTAN en particular), el desempleo y demás factores que generan frustración que genera agresividad que se traduce en violencia hacia fuera o en violencia hacia dentro también llamada depresión. Como tantos problemas de la escuela, no se resuelven sólo en las aulas.

martes, 16 de febrero de 2010

Y lo llaman democracia

Un tremendo estudio hecho público por la American Political Science Association sobre la desigualdad dentro de la democracia estadounidense, firmado por reputados politólogos. 
Por una parte, está el hecho de que si la opinión pública puede ser manipulada y esto es cuestión de dinero, los que tienen dinero tienen también mayores posibilidades de manipular la opinión pública. 
Por otro lado, la participación, voto, activismo y donaciones en la vida política estadounidense tienen un marcado carácter de clase: el nivel de estudios, el nivel de renta o la "raza" intervienen a la hora de hacerse oír en política. 
Cierto que los movimientos sociales pueden actuar como contrapeso, pero es también obvio que sus limitaciones pesan mucho y la primera es su restringido carácter democrático.
No en vano (y eso ya no viene en el trabajo que cito) se ha llamado a la democracia estadounidense una "plutocracia", gobierno de los ricos o, para ser exactos, gobierno de los más ricos cosa que, hasta ahora, no generaba mayores problemas allí porque todo el mundo (el "American dream") podía soñar llegar a ser muy rico y ahora ese sueño está terminando: es una pesadilla. Hace ya años que se está poniendo en duda, desde dicho país, que la democracia sea tal cuando la desigualdad aumenta demasiado, como parece ser el caso al decir de estos politólogos.

Irán no quiere armas nucleares

Se dice de la prensa estadounidense, pero se puede extender a la prensa subordinada a la misma: hay un punto que se saltan cuando hablan de la nuclearización de Irán y es que su gobierno es favorable a que TODOS los países ya nuclearizados se desnuclearicen. Mantienen así lo ya expresado varias veces, a saber, que no entienden por qué unos países tienen el privilegio de tener armas nucleares (Israel incluído) y son precisamente esos países los que niegan a otros el entrar en dicho club por razones que bien harían aplicándoselas a sí mismos.

lunes, 15 de febrero de 2010

Paz y desarrollo: atención al daño

Una revista seria y patrocinada por el PNUD y en Colombia plantea la posibilidad (y más que posibilidad) de que, con la mejor intención del mundo, la acción humanitaria y la cooperación al desarrollo, actividades aparentemente benéficas por necesidad, hagan daño a las poblaciones que pretenden ayudar. No es la primera vez que saco este tema en el blog, pero vuelvo a él aunque no sea más que para introducir alguna duda en los entusiastas y autoconvencidos de que lo que hacen siempre está bien, aunque me temo que no son lectores de estas líneas. Trabajar por la paz y el desarrollo (sea lo que sea lo que se entienda por dichas palabras) no es fácil. Es más fácil darle al gatillo y a la explotación. Pero pasar de estos a aquellos no es tarea sencilla. Requiere estudio, reflexión, sosiego y humildad. Románticos, abstenerse.
El artículo, corto y claro, puede leerse aquí o aquí.

sábado, 13 de febrero de 2010

Así es la guerra

Puede ser cierto. Encaja con las reglas del juego. Dicen y documentan que algunas empresas privadas que tienen contratos del gobierno de los Estados Unidos para hacer la guerra en Afganistán o, por lo menos, para tener que ver con la violencia ("contractors"), pagan a los taliban para que no les ataquen.
Angelitos. En Iraq, el mismísimo gobierno ha expulsado a algunos de ellos y se niega a recibir su apelación. Fuera. Encargados de la "seguridad" (privada, por supuesto, pero pagada con dinero público), son conocidos por las acusaciones a que han sido sometidos de haberse excedido en el uso de la violencia.

viernes, 12 de febrero de 2010

PIGS, cerdos

Pero también Portugal, Irlanda, Grecia y eSpaña. Así dicen que los financieros hablan de los eslabones más débiles de la Unión Europea.
Está claro que se puede recurrir a nada sutiles teorías conspiratorias: los Estados Unidos necesitan desesperadamente mantener el papel del dólar en el comercio internacional y, en particular, en el del petróleo y en las reservas de divisas al tiempo que mantienen apetecibles los bonos del Tesoro con los que financiar su deuda. Como diría don Corleone, "no es nada personal" contra los respectivos gobiernos de los PIGS. Es, simplemente, aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid.
Desgraciadamente, hay una versión menos teatral y que no tiene foto para presentar: es que las reglas del juego son precisamente esas. Veamos: el dinero que hace falta para mantener mis esperanzas de cobrar mi plan de pensiones (otra cosa es que lo consiga, pero no voy ahora a ponerme agorero sobre mi futuro) tiene que venir de alguna parte. Dejado a sus propias fuerzas, guardado bajo el colchón del Banco, no va a producirme la renta que espero inocentemente. El Banco tiene que "mover" ese dinero para responder a sus compromisos (son serios, sean cuales sean las jubilaciones y los bonus con que obsequian a sus ejecutivos, sean o no sean propietarios: según Obama, eso es el mercado libre). Tiene que "mover" ese y muchos otros dineros. Y el beneficio tiene que encontrarlo allí donde esté. Con el estancamiento general que tienen los países llamados "industriales", no van a invertir ese dinero en la industria, en la producción de bienes que se pueden tocar. Así que buscan el beneficio allí donde se encuentra: ¡en el dinero mismo! Otros lo llamarán especulación, pero ellos lo llaman responsabilidad. Hacen predicciones sobre el futuro movimiento y estado de una economia y obran en consecuencia. Básicamente: comprar barato y vender caro. Pero, ¿qué compran con mi dinero? Dinero, obviamente. Y mantienen así viva la burbuja que dicen que se había controlado y que tantos males ocasionó al mundo. Eso es todo. Así se juega.
Que debilitar al euro en su talón de Aquiles le viene bien a los Estados Unidos, cierto. Pero mucho más importante es que el sistema funciona así y ahora les ha tocado a los PIGS que otrora se aprovecharon del juego.
Extraño juego. Se llama capitalismo, sistema basado en el capital, en el dinero.

jueves, 11 de febrero de 2010

Haití, ¿qué haití?

Como, desgraciadamente, era de esperar, Haití ha dejado de ser digno de atención. Quedan algunos carteles convocando a la ayuda y hasta en las máquinas expendedoras de billetes de tren en España se puede hacer un donativo. Pero los medios ya no machacan con las imágenes de rigor (y nunca mejor dicho) y ya no hay instituciones (universidades por ejemplo) que dedican TODO su presupuesto para la "cooperación" al caso de Haití (como si ya no hubiera a haber más tragedias en el resto del año). Medida estúpida donde las haya y que indica que se reacciona en caliente sin ninguna reflexión. Histeria humanitaria, se la podría llamar.
Sin embargo, es precisamente ahora cuando hace falta (los números cantan), ahora que se comienza a saber el alcance de la tragedia (más de 230.000 muertos o tal vez 270.00 muertos, ni se sabe), ahora que las aves carroñeras aprovechan la situación (el caso del tráfico de niños que el gobierno de los Estados Unidos contempla desde fuera o el caso de lucrativos contratos para la limpieza y reconstrucción) y ahora que se precisan medidas para afrontar la difícil salida de un país que, antes del terremoto, ya tenía difícil salida, visto lo rapaz de sus élites ladronas y explotadoras y vista la historia de latrocinios y explotación practicados por los países centrales contra el país caribeño. La condonación de la deuda puede estar bien: seguro que fue una deuda contraída por aquellas élites rapaces y olímpicas (poco sacudidas por el terremoto y que han podido llevar sus dineros a Suiza, como la familia Duvalier seguramente ha hecho), es decir, una deuda ilegítima, y seguro que, caso de ser la solución, se podría haber abordado mucho antes del terremoto.
Sigo pensando que, como las demás catástrofes, ésta también es clasista y que, por tanto, precisa de mucha atención no sea cosa que la ayuda sea de los pobres de los países ricos para los ricos de los países pobres, en este caso Haití. Estamos hablando de "la piedad peligrosa". Ayudar no es fácil si lo que se quiere es "hacer el bien". Si lo que se quiere es quedarse contengo con uno mismo, salir en la foto y dar la nota de prensa, cualquier "ayuda" es buena. Pero puede hacer mucho daño.

miércoles, 10 de febrero de 2010

2012

Va a ser un año interesante para los que lleguen. Los New Age, siempre tan imaginativos, lo dan como principio de un gran cambio aunque no parece que el que sea un año bisiesto que empiece en domingo sea un argumento muy definitivo ya que los números de este calendario que usamos son convencionales y los años bisiestos no vienen forzados por la naturaleza sino por los hombres, igual que el que empiece en el 0 ó en el 1 D.C. es una convención.
De hecho, este sábado es el día 23 del duodécimo mes lunar, es decir, termina el año y comienzan las fiestas de primavera... en la China. ¿Por qué el calendario gregoriano o juliano va a tener un impacto sobre el mundo mayor que el chino o, ya puestos, el judío, el musulmán o el aymara?
Dicen también que los mayas dan igualmente el 2012 (no queda claro si el 21 ó el 22 de diciembre) como el del fin de una era, aunque, en este caso, tengo interpretaciones que seguro que los mayas (no sus esotéricos portavoces no mayas) aceptarían. Veamos: el calendario maya consiste en dos ruedas dentadas, una más grande y la otra más pequeña, que giran marcando el nombre de los años según las sucesivas conjunciones de las ruedas. Y cuando se vuelve al inicio, es decir, cuando la coincidencia se repite, pues se inicia otro ciclo.Wikipedia, hay que ir a wikipedia, que lo explica mejor.
Tengo una hipótesis algo más banal: una conjunción planetaria entre Mitt Romney que sustituiría a Barack H Obama (que dudo que gane la reeleccion, ya hay encuestas tempraneras) y Mariano Rajoy que sustituiría a José Luis Rodríguez Zapatero (que estoy seguro de que no gana la reelección). Lástima que a Rajoy no le toque la presidencia de la Unión Europea como a Zapatero. Pero ya se sabe que la ciencia de las profecías no es una ciencia exacta ni, por supuesto, perfecta.
Puestos a hacer conjunciones planetarias, ¿qué tal Sarah Palin y Esperanza Aguirre? La familia es la familia.

martes, 9 de febrero de 2010

Los pobres de la India

Si usted piensa en la India en términos de pobreza, acierta. A diferencia de la China, la India, el otro país "emergente" de la zona, no ha sabido reducir su pobreza de una forma significativa. Puede verse en este gráfico de la FAO sobre la cantidad de "subnutridos" (vergonzante manera de hablar del hambre) en un país y en otro.

Sin embargo, la India sí que ha sabido (como la China) situar a algunos de sus ciudadanos en el club de los que tienen más de mil millones de dólares de fortuna. Cierto que la crisis les ha golpeado, pero eso no quita para que todavía tenga un cuatro por ciento de los hiperricos que cada año enumera la revista Forbes. Para hacerse una idea, ahí va mi elaboración de los hiperricos según dicha revista.

 

Cuando quiera dar una limosna, piense a cuál de los dos grupos lo va a hacer: a los 200 millones de subnutridos o a las 32 personas con más de mil millones de dólares de fortuna. Piense que, tal vez, a esos niveles, un punto que se aumentara la presión fiscal sobre ellos (y sobre los previsibles millonarios por debajo de ellos), ya no harían falta las ONG.
Si es de los que cree que una imagen vale más que mil palabras, imagínese a qué imagen se refiere el jefe de policía de Victoria cuando aconseja a los visitantes de la India en general y a los estudiantes en particular que eviten la ostentación de riqueza (iPods, joyas, relojes caros) cuando visiten dicho Estado australiano. Y no piense que la noticia viene de alguna publicación anti-india: está en el Times, pero en el Times of India.
Si vamos a Forbes, estos son los ciudadanos indios (aunque uno vive en el Reino Unido) que tienen 3.000 millones de fortuna o más, el puesto que ocupan en la lista general y su edad.





PuestoNombre
    Edad      Fortuna (milles de millones)
7 Mukesh Ambani 
51 19.5
8 Lakshmi Mittal
58 19.3
34 Anil Ambani
49 10.1
59 Sunil Mittal & family
51 7.7
83 Azim Premji
63 5.7
86 Shashi & Ravi Ruia
65 5.6
98 Kushal Pal Singh
77 5.0
124 Kumar Birla
41 4.2
183 Adi Godrej & family
66 3.3
205 Dilip Shanghvi
53 3.0

Por lo visto, para ser país emergente, primero hay que haber explotado a los propios. Nada nuevo: eso fue la revolución industrial inglesa y eso fue el "despegue" español de los años 60. Después ya viene lo de explotar a los países periféricos. Hablar de ricos, tarde o temprano, termina siendo un discurso sobre sus pobres. Y viceversa, que es lo que normalmente no se hace, presentando a los pobres como pobres pobres que bastante desgracia tienen siendo pobres, por supuesto por culpa propia.

lunes, 8 de febrero de 2010

Sólo para cooperantes/desarrollantes

Las personas interesadas, por los motivos que sean, en la cooperación y el desarrollo y la cooperación al desarrollo, harían bien leyendo la siguiente descripción, de autoría anónima, pero de quien me fío, a propósito de un país receptor de ayudas, proyectos de cooperación, proyectos de desarrollo. Analicen con cuidado sus reacciones y vean si encajan con la llamada "declaración de París". Ahí va, ocultando los datos que harían identificar al país o gobierno en cuestión::
Hay un duro discurso oficial a favor del petròleo y la minería, y en contra de las organizaciones ambientales, organizaciones locales, e incluso contra indígenas / campesinos que rechazan el extractivismos.
Hay acciones contra las ONGs, que van desde descadreditarlas desde la prensa, llamadas de ministros y viceministros, amenaza de llevar a juicio a una de las redes, declaraciones de personas claves en el gobierno sobre la necesidad de reglamentar los mecanismos de consulta y participación local, para que esos grupos NO impidan los proyectos de inversión, amenazas de convocar a marchas campesionas contra ONGs ambientalistas de la capital,  etc...
Hay organizaciones que apoyan el gobierno, y que consideran que deben estar alineadas con su partido; o sea, no ven mal esa vinculación, y tienen posturas muy negativas frente a las ONGs criticas. Pero lo impactante es que esas mismas ONGs en privado me confiesan que la politica de ambiente en particular, y de desarrollo en general del gobierno, es muy mala, totalmente volcada al extractivismo, y que NO hay lugar para la crítica. En general le tienen miedo al gobierno ... consideran que el gobierno pasará a acciones directas contras las ONGs, sea por vias legales (hay un proyecto de ley donde todo s los fondos de la cooperación debe pasar por una oficina y UNA cuenta unica de banco, controlada por el gobierno), por judicializar (demandas), o por acciones directas (apelando a sus grupos de base). En resumen ... hay una atmòsfera opresiva, de hostigamiento, y temor.
Se puede caricaturizar la cooperación como el modo de que el dinero de los pobres de los países ricos vaya a parar a los bolsillos de los ricos de los países pobres. Es así cuando las ONG sustituyen al Estado en la tarea de proporcionar servicios que son derechos de los ciudadanos, no graciables. Pero no es el caso en cuestión, que es más bien de puesta en cuestión de las bellas ideas de "partenariado", sumar visiones de donante y receptor y todo eso. Pero, sobre todo, indica, si es verdad que la cooperación local va a ir perdiendo peso mientras lo gana el desarrollo nacional, que el futuro de la cooperación y el desarrollo puede presentar problemas inesperados.

domingo, 7 de febrero de 2010

Incertidumbre mundial

Un excelente comentario de Raúl Zibechi sobre la posible decadencia del Foro (o los Foros) Social(es) Mundial(es), recogiendo opiniones de Toussaint, Santos o Wallerstein. El consuelo no es reconocer que el Foro Económico Mundial (ése sí en singular, sin duda), el de Davos, también tiene problemas. 
Pero el problema sigue siendo quién va a gestionar el cambio, si es que alguien lo va a gestionar (que tendría que ser reformista), o si, más bien, se va a producir una confrontación entre los que quieren evitar el cambio (conservadores) o quieren acelerarlo (revolucionarios). 
Los que lo tienen más fácil son los conservadores: tienen poder, privilegio y prestigio. Y experiencia. Los revolucionarios no saben bien qué mundo habría que haber ido construyendo. A lo más, proponen pequeñas alteraciones de abajo arriba, alternativas o, lo que es más curioso, pretenden que, no haciendo nada, el sistema cambiará solito y será sustituido por algo mejor, que ya es tener fe y, además, en una religión falsa: la del progreso. Los reformistas (socialdemócratas locales o globales) tampoco lo tienen fácil. La buena voluntad no basta.
Los que lo tienen más fácil son los que se contentan con predicar que hay que ser buenos, aunque no sepan decir qué habría que hacer por parte de quién para que esa bondad tuviese algún efecto colectivo, más allá de la vana esperanza de que, así, con esos cambios individuales en estilo de vida, consumo, ritmo, los conservadores serán derrotados cuando "volvamos y seamos millones".
El cambio, dirá la variante quietista de los revolucionarios, puede venir del sitio más inesperado, así que nos sentaremos a la puerta para ver pasar el cadáver de nuestro enemigo (mal definido, por otro lado, dado el rechazo a los diagnósticos que muestren "lo mal que estamos". Como diría Hegel: peor para la realidad)

sábado, 6 de febrero de 2010

Democracias de mala calidad

Después de haber estado hablando con personas de una docena de nacionalidades diferentes, uno tiene que sacar una conclusión sobre los elementos en común: sus respectivos sistemas políticos no les gustan. Corrupción, pucherazos, engaños, manipulaciones, politiqueo por encima de los intereses reales de los ciudadanos, escasos cauces (si es que hay alguno) de participación más allá de depositar dócilmente una papeleta para (en más de un caso) apoyar al mal menor o incluso "al menos peor" de los candidatos y así sucesivamente. Me estoy refiriendo a países en los que hay un mínimo de institucionalidad democrática (voto libre  e informado sobre candidatos alternativos en separación de poderes, aunque ninguna de las características sea perfecta o completa). No me refiero a países que hay que democratizar (hubo que hacerlo con Iraq y Afganistán; habría que hacerlo con el Yemen o Sudán) o que, mientras sean "nuestros hijos de puta" nunca nos plantearemos democratizar (Arabia Saudita) o que sus instituciones democráticas vienen deformadas por ser un Estado racial y religioso, es decir, que para ser ciudadano hay que pertenecer a una "raza" y, mejor, a una determinada religión (la judía, claro).
Los países de los que estoy hablando son países latinos (incluída Italia). Todos habrán tenido que leer con envidia que 392 parlamentarios británicos han tenido que devolver dinero público que habían gastado en frivolidades que nada tenían que ver con su cargo (la noticia me llega por prensa estadounidense, aunque supongo que también habrá venido en la inglesa). La envida no es tanto por saber que los políticos británicos tienen pecadillos como todos, sino por el evidente caso de que han sido descubiertos (que ya es un mérito) y, encima, han tenido que devolverlo (lo cual ya es excepcional).
Y es excepcional porque los que tienen que luchar contra la corrupción resultan ser muchas veces los mismos corruptos: quis custodiet ipsos custodes.

viernes, 5 de febrero de 2010

Howard Zinn y los nacionalismos

Un buen comentario  sobre la obra del historiador estadounidense recientemente fallecido y que podría extenderse (tendría que extenderse) a las historias de España, Cataluña, País Vasco, "Valencia", Galicia y así hasta completar la lista
Zinn wanted to write a people’s history because he believed that a national history serves only to justify the existence of the nation, which means, mainly, that it lies, and if it ever tells the truth, it tells it too fast, racing past atrocity to dwell on glory.
Las historias al uso son nacionalistas (y alguna, ferozmente nacionalista -nacionalista españolista aunque escrita por un vasco con "pedigrí"), es decir, se escriben con el propósito manifiesto o inconsciente de justificar la existencia de una determinada nación, a ser posible existente antes de los comienzos de la Historia. Como dice el comentarista, ese intento necesita pagar el precio de engañar(se), llevar a cabo la "toilette historique" quitando lo que molesta o minimizándolo mientras se inventa o se engrandece lo que sirve a tal propósito. Las propias atrocidades se ponen en sordina y no hay perdedores ya que, si hay nación, todos ganamos ya que "todos somos uno en Cristo Jesús", que diría Pablo de Tarso. Ser todos uno  en la nación es una bonita forma de ocultar o hacer pasar a segundo término las desigualdades de clase, "raza", "etnia", género...Y la constatación de que hay grupos ganadores y grupos perdedores.
Zinn, hace poco, definía así su historia en un país tan intensa y manipuladamente nacionalista:

“The idea of ‘A People’s History’ is to go beyond what people have learned in school ... history through the eyes of the presidents and the generals in the battles fought in the Civil War, [to] the voices of ordinary people, of rebels, of dissidents, of women, of black people, of Asian-Americans, of immigrants, of socialists and anarchists and troublemakers of all kinds.”
Añado: los que reescriben la historia desde una perspectiva contraria a la "oficial" (como puede suceder con los representantes de indígenas en el mundo andino) suelen caer en los mismos vicios. La "toilette" que se hace sobre el mundo incaico, por ejemplo, es típica.

jueves, 4 de febrero de 2010

La lengua es un déspota omnipotente

Eso decían. Determinaba la visión del mundo. Además, si  la lengua no tenía un Estado que la defendiera, debía tenerlo porque las lenguas no debían seguir muriendo. 200 Estados y casi 7.000 lenguas vivas  hacían un mundo complicado, aunque, para que nadie se asuste de la desmembración de su país, añadiré que no todas las lenguas tenían la masa crítica necesaria como para pretender ser el aglutinante de una nación sin Estado y, por tanto, precipitante de proyectos secesionistas. Convendrá añadir que sólo hay 6 Estados monolingües si no se tienen en cuenta las lenguas de los inmigrantes: Portugal, Polonia, Islandia, Uruguay, el Japón y Dinamarca. El resto, si se aplica el principio de que cada lengua debe tener su Estado que la defienda, deberían tener problemas secesionistas de una forma u otra. Una vez más, lo que hay que explicar no es la abundancia de secesionismos, sino su escasez, dado el potencial secesionista que traería consigo la cosa de "las lenguas sin Estado".
Para relajar el asunto, el tema de la lengua ha llegado a los pandas: la panda Mei Lan, de tres años, nacida en los Estados Unidos, ha sido enviada a la China, dentro de un programa de cooperación entre ambos países que tiene por objeto la conservación de esta especie en peligro de extinción (como algunas lenguas). El objetivo, claro está, es que encuentre su príncipe azul, practiquen todo el sexo que quieran hasta que Mei Lan se quede embarazada y pueda tener descendencia que, supongo, se repartirán los dos países (re)productores. Hasta ahí, ningún problema. La sorpresa comienza cuando uno se entera de que Mei Lan va a recibir clases de la variante del chino que se habla en Sichuán, "patria" de los pandas. Por lo visto, piensan los expertos en la vida sexual de los pandas, la lengua (hablada, no la física, que eso no viene en la noticia) es muy importante en el apareamiento, así que, no sé cómo se dirá "my taylor is rich", pero su equivalente va a hacer las delicias de Mei Lan hasta que encuentre a su partenaire y hablamos y hablamos y al final ya no hablamos... Frase esta última que recuerdo me escribieron en un contexto algo diferente que no viene ahora al caso.
(Añadido el 6 de febrero: antes lo digo y antes sucede: ha muerto una lengua, es decir, ha muerto la última hablante de la lengua Bo, la señora Boa Senior)

miércoles, 3 de febrero de 2010

No te puedes fiar

Hace unos días, cuando todavía Sri Lanka estaba en campaña electoral para elegir presidente, el que después sería candidato perdedor, el general Fonseka, afirmó que si ganaba él, había una conjura para dar un golpe de estado y mantener al presidente Rajapaksa. La noticia de hoy es que se ha detenido a 37 militares acusados de planear un atentado para asesinar a Rajapaksa, que fue quien ganó las elecciones.
A esta distancia física, mental e informativa, no tengo fácil optar entre las siguientes opciones (algunas no son incompatibles): tal vez Fonseka mintió creyendo que así arañaría algunos votos más, tal vez sí hubo pucherazo (es tan habitual esta acusación que recuerda el cuento del pastorcillo que gritaba "que viene el lobo": alguna vez será verdad) o algo parecido, tal vez estos militares -¿amigos de Fonseka?- intentaban matar el ganador limpio o fautor del pucherazo o tal vez Rajapaksa está acusando a inocentes del complot pero posibles culpables de otro delito igualmente grave, a saber, el de no serle fieles.
Sabiendo cómo tanto el presidente como el general perdedor "gestionaron" el fin de los Tigres Tamiles, todo es posible y no voy a ser yo quien opte por una opción u otra. No he visto periódicos hoy, pero supongo que los periódicos españoles no dicen nada al respecto sobre una perdida isla muy pequeña en el Índico. Si por lo menos tuviese un terremoto o un tsunami...

martes, 2 de febrero de 2010

Afganistán millonario

El presidente Karzai ha anunciado que Afganistán tiene "reservas geológicas" (minerales en futuras minas) por valor de un billón (sí, billón, es decir, un millón de millones) de dólares. Y se sabe que la China y la India que no tienen costumbre de invadir países (aunque la India sí ha tenido "relaciones" con Sri Lanka y alguna isla más que no recuerdo ahora), sí están adquiriendo la costumbre de firmar contratos de explotación de materias primas (minerales y petróleo) si hacer demasiadas preguntas. El reportaje dice que no hay que fiarse mucho de tales anuncios y tienen razón los que tal dicen. Pero, de ser cierto, complica una situación ya de por sí complicada.

lunes, 1 de febrero de 2010

Violencia y saqueos en Haití

No me gusta colgar videos. Considero que las imágenes son la forma más brillante de mentir o, por lo menos, de deformar la realidad. Pero este video y su comentario encajan suficientemente con mi prejuicios como para que no tenga más remedio que aconsejarlo. Simplemente cuenta que mientras reporteros de todo el mundo se lanzaban a fotografiar y grabar las imágenes de los saqueos (reales, no lo dudo) y de los enfrentamientos violentos por conseguir comida (igualmente reales, porque el comer es la primera necesidad), algunos otros levantaban acta de lo igualmente real: la ayuda mútua como factor, si no de evolución, por lo menos de supervivencia en condiciones extremas como las del terremoto de Haití, que ahora parece que nunca existió, probablemente, porque ya no hay tanta violencia y ya no hay foto. A lo más, se reconoce que el país ha entrado en una situación de "bajo cero". Pero que, en condiciones de extrema necesidad, la gente es TAMBIÉN generosa y solidaria, me parece que es algo digno de ser tenido en cuenta. Ambas cosas, por supuesto. El ser humano es ángel y demonio. Las dos cosas.