sábado, 31 de enero de 2009

Conformidad

Un reciente estudio holandés ha vuelto a sacar el tema de los mecanismos mediante los cuales nos sometemos a la opinión mayoritaria. No sé si su neuropsicología es buena o mala, pero sí sé que el hecho (no la explicación) va en la misma dirección que los experimentos de Ash que el artículo que cito también cuenta y tantas veces he contado en clase.
Lo que hizo Ash fue presentar estas dos tablas a un grupo de sujetos voluntarios para el experimento y preguntarles qué línea de la segunda tabla tenía la misma longitud que la línea de la primera. Obviamente la C.
Sin embargo, el investigador se había puesto de acuerdo con los participantes para que contestasen con una respuesta evidentemente incorrecta (sea la A o la B, pero todos contestando el mismo error). Todos menos uno que se asombraba de que tanta gente antes que él diese respuestas que él veía como incorrectas... así que contestaba lo mismo que decía la mayoría e incluso algunos llegaron después a confesar que es que lo habían visto así. 
Es la autoridad del grupo como Milgram estudió la obediencia a la autoridad, y explica por qué algunas encuestas son utilizadas para crear conformidad: diciendo que eso dice la mayoría, se consigue que más gente, que no pensaba así, acabe pensando así y más si se trata de algo mucho más discutible y menos verificable que la longitud de las líneas de Ash.
También está detrás de esa muletilla de tertulianos que dicen "lo que los ciudadanos quieren..." o "lo que piensan los españoles (o la nacionalidad que sea)..." y está detrás de lo que ya criticaba Ortega y Gasset en los intelectuales que hablan en nombre de colectividades como truco para ganar credibilidad.
Como, en el fondo, somos perezosos, ese mecanismo de conformidad explica que busquemos rodearnos de personas que piensen lo mismo que nosotros: nos refuerzan en nuestras creencias, opiniones y gustos, aunque la cosa se complica con los grupos a los que uno deja de pertenecer (clubes, religiones, partidos, organizaciones). Es lo que el sociólogo Merton llamaba grupos de referencia de ex-pertenencia y, por lo general, eran de referencia negativa: el converso tiene muy mala opinión del grupo que ha dejado. 
Por supuesto, no todo el mundo es así. Hay quien mantiene excelentes relaciones con los grupos que deja y hay quienes no se dejan influir por el "dónde va Vicente, donde va la gente". Aproximadamente, una cuarta parte de los que se han sometido a ese tipo de experimentos. 
No somos todos clónicos, por lo que se ve. Pero el mecanismo de conformidad funciona para lo bueno y para lo malo, y si es conformidad respecto a una autoridad personal con fuertes disfunciones psicológicas (el viejo libro "psicopatología y política"), la cosa se puede poner marinera. Pasó con Hitler y Musolini en la crisis anterior, la del 29-39. Habrá que ver qué pasa en la del 07-?

The marketing of a President

Un elogio al márketing que ha hecho presidente a un desconocido y oscuro senador de trayectoria no muy discernible.
Y, como suele suceder en los excesos publicitarios con el envoltorio, algunos avisos a los que se lo han creído antes de abrir el paquete. En este caso, a los empresarios que se han creído que va a desarrollar una política social frente a la "business politics".
El primero es de BusinessWeek y el segundo de Forbes, nada antisistema ni uno ni otro, no se vaya a creer.
Sin embargo, Greg Palast dice que sí, que no se trata de un demócrata al que le gustaría ser republicano, sino que se está moviendo tan rápido que los republicanos no saben cómo alcanzarle. Por fin un "progre" que defiende a Obama y lo digo después de haber estado charlando con un colega y a pesar de ello amigo, "progre" entre los "progres", que conoce bien aquella política -no es estadounidense, pero tiene casa allí-, y que al principio estaba encantado con O y ahora echa pestes (y, como es de suponer, ha olvidado que estuvo encantado con el personaje, no con la persona, aunque persona, como se sabe, para los griegos clásicos era la máscara que llevaba el personaje. Quiero decir, encantado con el envoltorio sin entrar en el contenido). 
Mi problema es: al margen de la politiquería interpartidista, siempre vistosa y normalmente intrascendente -allí y aquí-, ¿hay tanta diferencia en el producto, una vez se le despoja del envoltorio? Hay, a lo que se ve, diferencias internas, aunque más cosméticas que radicales. Espero ver las diferencias en política internacional. Y estaría encantado de equivocarme una vez más. Sobre todo viendo las limitaciones económicas que tiene el nuevo presidente, la posibilidad de que comiencen a imprimir dólares de manera desaforada y la probabilidad de que el dólar caiga más, todo ello explicado por Óscar Ugarteche que, además de estar muy bien informado, escribe en castellano. Lo mismo digo del texto de Juan Torres López.

viernes, 30 de enero de 2009

La línea del partido

El National Securtiy Archive acaba de publicar la traducción al inglés de una serie de documentos checoslovacos sobre la "Semana Jan Palach" de hace 20 años que, a lo que parece, marcaron el principio del fin del imperio ruso soviético. Me gustaría tener tiempo para meterme en los documentos que muestran cómo se vivió, desde los disidentes y desde la línea del partido, el intento de conmemoración, a los 20 años, de la muerte de Jan Palach acaecida en enero de 1969. Una rápida ojeada me ha hecho ver que algunas cosas no cambian mucho con el tiempo. Para algunas cuestiones parece que el número de respuestas posibles es limitado y, así, uno encuentra, en el partido, toda una serie de observaciones, reales o ficticias, sobre la infiltración extranjera, el carácter interesado de la disidencia, sus exageraciones, en un contexto de quien sabe que tiene la razón de su parte. Justo como, en otros sitios, los que saben que tienen la razón de su parte achacan cualquier desviación respecto a la línea de mando como una subversión inaceptable e irracional. Probablemente, en cuanto al diagnóstico, tuvieran razón unos y otros entonces y ahora, razón que perdían cuando no querían ver el problema subyacente: en el caso de los comunistas checoslovacos, las razones de fondo de la disidencia independientemente de quién financiaba o quién instruía a los disidentes como Havel (que aparece entre los detenidos en la "Semana"). Las hiper-defensas actuales del régimen cubano o de los líderes venezolanos o bolivianos o el culto a las personalidades de presidentes y ex-presidentes por parte de unos sectores y el correspondiente ataque por parte de los sectores contrarios no son tan diferentes como lo que me ha parecido ver en los documentos aunque no he entrado al detalle.
Suena a viejo, pero los engaños que, entonces, cada lado propinó al contrario deberían hacernos pensar en qué engaños estaremos sufriendo ahora. Pienso en Gaza y cómo cada lado ha afirmado cosas probablemente correctas, pero ha tenido buen cuidado en ocultar otras o dejarlas tan en segundo plano que se hiciesen irrelevantes. La división palestina y el expan-sionismo judío quedaban sepultados, respectivamente, por la nakba y la shoah, de modo que quien se atreviese a poner cualquier reparo a unos o a otros podía saber qué tipo de reacción iba a recibir por parte de quienes saben que tienen razón. No es, ciertamente, la manera más razonable de solucionar los problemas. Animales que somos. Y éramos.

jueves, 29 de enero de 2009

El fin de ETA

No creo que impidiendo que sus representantes o aquellos que reflejan esa "sensibilidad" se presenten a las elecciones se consiga acabar con ETA. Tampoco hay medios militares-policiales para hacerlo, que serían los que se pueden pensar para los Tigres Tamiles para Sri Lanka y, como he dicho, no me parece que vayan a funcionar allí. 
Este sábado Gesto por la Paz convoca una manifestación en Bilbao con el lema Exigimos el fin de la violencia. ETAri dagokio
El texto que acompaña la convocatoria me parece digno de lectura y por eso lo reproduzco, porque, además, sirve para otros casos de violencia política (llegar hasta el final y subrayar la última frase):

Esta organización (Gesto por la Paz) nos invita a mantener una postura activa:
  • Señalar a ETA como la responsable de poner fin al terror de manera definitiva e incondicional. Ellos son quienes asesinan y de ellos es el deber de tomar la decisión de dejar de hacerlo y permitir a toda la ciudadanía vivir en libertad.
  • Manifestar nuestra más profunda solidaridad hacia las personas que han sufrido y sufren el ataque del terror. No debemos hacer dejación de la obligación moral de asumir que ETA nos dispara a todos, nos trata de callar a todos, nos coarta a todos… por ello, cada disparo, cada diana dibujada, cada nombre en uno de sus comunicados, etc. lo debemos recibir como si fuera para cada uno de nosotros, al margen de nuestra ideología, nuestra profesión o nuestra forma de vida.
  • Llevar a la práctica una radical deslegitimación de la violencia. La existencia del terror no tiene ninguna justificación, sino que es producto de una decisión errónea de quienes lo ejercen y, como hemos dicho, en sus manos está poner fin a esta situación. Esta práctica supone inevitablemente, fortalecer la democracia y el Estado de Derecho.

Vuelve la autarquía (relativa)

Como en campaña, por lo visto, vale casi todo, y visto lo visto con los espectáculos de espionaje -nada nuevos, por cierto-, no tendría que extrañar que un candidato se refiera a la política de un ministro como "autarquía de subnormalidad profunda".
Lo de la "novedad", diga lo que diga Fraga de que "en sus tiempos no pasaba eso", puedo ponerla en primera persona: la única vez que he visto llorar (literalmente) a un político fue cuando supo que, desde su partido, se estaba circulando un dossier que dificultaba el deseado acceso a un determinado puesto público. Años 80. Y yendo a finales de los 60, recuerdo a un amigo, en cargo del Movimiento, que terminó en la cárcel, injustamente a lo que se supo, gracias a otro dossier, en este caso "maquillado", circulado por camaradas del dicho Movimiento. Franquista, por supuesto.
La tontería del político gallego me interesa por lo de autarquía, que fue política de alguna manera impuesta al franquismo por las circunstancias internacionales (boicot, cierre de embajadas, fin de las relaciones excepto con muy pocos países -Cuba, Argentina, que recuerde-). La autarquía, en efecto, puede ser resultado del medio o porque rechaza al país (caso de la España franquista) o porque el país encuentra "confiar en las propias fuerzas" como mejor estrategia para afrontar la que está cayendo. Se pueden hacer todas las bromas que se quiera sobre la propuesta ministerial de "compre productos españoles", pero en el paquete de medidas que acaba de pasar Obama en el Congreso se incluye que no se podrán usar determinados materiales (acero, por ejemplo) para algunas obras públicas si no son "made in USA", "buy American". Se trata no de un consejo que un voluntarioso ministro (algo sé de sus clases en la universidad) propone al nacionalista españolista: es obligatorio usar esos productos estadounidenses; nada de consejo para quien quiera defender a la Patria.
No sé, a estas alturas, qué queda del globalblabla, aunque en algunos futuros programas de facultades españolas se vaya a encontrar una "economía de la globalización" y se haya querido poner una "sociología de la globalización". 
Que vivimos, desde hace más de un siglo, en un único sistema mundial, parece claro. Lo veían Marx y Engels en el primer capítulo del Manifiesto. Debía de ser ya evidente en aquel tiempo aunque no se llamase "globalización". Pero eso no significa que el sistema sea horizontal (plano), todos iguales y con los Estados en franco procesos de obsolescencia. El sistema es vertical, jerárquico y los Estados están siendo el gran instrumento para afrontar una crisis generada por los que creyeron que "menos Estado, más mercado" era una solución, ya que el Estado no era la solución: era el problema. Pues no. Está siendo la solución, aunque sigan diciendo lo contrario algunos fundamentalistas del mercado que aún quedan, pero que no pueden estar en los gobiernos, porque se los comería la crisis -una crisis que también se comerá a los gobernantes que actúan a la inversa-.
Las crisis anteriores (con posterioridad a la del 29)  fueron cuestiones producidas en la periferia del sistema: la crisis asiática, los efectos tequila, caipirinha o vodka, corralitos, feriados bancarios... Esta, en cambio, se origina en el centro y se difunde según la pirámide que forma el sistema mundial (centro, semiperiferia -emergentes-, periferia), actuando en cada país según las condiciones que encuentra: mal en España por la propia burbuja inmobiliaria, peor en Islandia por la hiper-desregulación, menos mal en la India por su sistema más regulado. Después, cuando se trata de comprar y vender y sabiendo que la mayor parte del comercio mundial es entre países ricos, el problema comienza a ser no sólo financiero sino también económico y afecta a las periferias que venden al centro (vendían, para ser exactos), reciben las remesas menguantes de los emigrantes o viven del gas o petróleo cuyo precio caer momentáneamente. No afecta, pues, por igual a todo el mundo. 
Sin embargo, sí afecta a la hora de tomar decisiones, donde el Estado se alza como gran actor en la defensa de los "intereses nacionales" y se hace más proteccionista, intervencionista, regulador y... flexibilizador de la mano de obra (así que ya se sabe quién va a pagar los platos rotos si los sindicatos no superan la etapa de astenia que han tenido a escala mundial los últimos 20 años: el sistema no es sólo jerárquico entre países sino también dentro de los países en forma de clases sociales). Vuelve, pues, la autarquía como ideal aunque nadie (ni ahora ni en tiempos de Franco) la aplique totalmente: nadie produce todo lo que necesita ni sólo lo que necesita. Así que, tal vez, el ser algo más autárquico ( de verdad, en la práctica, y no sólo "aconsejando" a los españolistas que compren productos españoles como en su momento dejaron de comprar productos catalanes) puede que no sea una mala idea. Como dijo Obama en su discurso inaugural: we must change with the world, hemos de cambiar con el mundo. El mundo ha cambiado mucho y ya no resiste viejas milongas. Lo que no está claro es cuáles tendrían que ser las nuevas.

Discriminaciones en España

El último Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (diciembre de 2008) proporciona algunos datos curiosos sobre las diferentes discriminaciones que juzgan y sufren los españoles. Es decir, las que dicen que hay y observan y las que dicen que en concreto están sufriendo, que, como es de suponer, no siempre van a coincidir: se puede ver mucha discriminación en un país, pero tener la "suerte" (o el poder) para estar en la parte no discriminada o incluso en la discriminante. Se podrá decir, en ese caso, que hay mucha, pero que no afecta a quien responde a la encuesta. 
Vayamos por partes: Qué discriminaciones consideran los encuestados que son más o menos frecuentes en España. Ésta es la tabla de resultados:



El motivo étnico/racial parece el más frecuente aunque no muy lejos del motivo relacionado con los recursos económicos. La edad, en cambio, no parece, en la opinión de los encuestados, un motivo frecuente. Tampoco la religión y, oh asombro, el sexo (porque es sexo, no género, en este caso).
Por lo que respecta a la experiencia de cada cual, la encuesta pregunta sobre los diversos ámbitos en los que el entrevistado ha podido sentir o sufrir discriminación. En general, son poquísimos los que afirman/reconocen haberla sufrido. En el ámbito laboral, un 87 por ciento dice que no ha sufrido ninguna discriminación (el segundo porcentaje, un 3 por ciento, es el de los que dicen que lo han sufrido por motivo de su sexo). En el barrio o vecindad, un 96 por ciento dice que tampoco. Al usar un servicio público (administración incluida), un 92 por ciento dice que no ha sufrido nunca discriminación. Y al acceder a un servicio privado (bar, restaurante y similares), un 95 está en la misma línea. El criterio del origen étnico/racial y el del nivel económico no aparecen en la experiencia de los encuestados. El primero podría ser comprensible (no han entrado en la muestra). El segundo, aunque puede tener la misma razón (a los muy pobres y a los muy ricos raramente se les encuesta), puede tener que ver con "no perder la cara". 
Pero, eso sí, hay suficientes españolitos que piensan que no se está haciendo lo suficiente para reducir las discriminaciones. Más que los que dicen que se está haciendo bastante o mucho esfuerzo por reducir las discriminaciones.



Curioso ¿no?

Desconfianza en cualquier moneda

Un  gestor de "hedge funds"  (Osmium Capital Management, con base en las Bermudas -ya me entiendes-) ofrece vincularse al oro (Financial Times de hoy)  y no a una divisa, por temor a que los gobiernos se dediquen a imprimir moneda y generen inflación. Si las reservas de divisas del mundo son cada vez menos en dólares y, encima, el Ecuador está pensando en la "desdolarización", (no te digo si la China o el Japón venden sus bonos del tesoro estadounidenses), el asunto afecta directamente al dólar y no tanto al euro, aunque hace ver las debilidades de países como España que no pueden tener una política monetaria autónoma. En todo caso, quiere decir que ya no se fían de cualquier divisa, es decir, que no se fían de ninguna. La guerra ha terminado. Hemos perdido. Bueno, para que no se me tilde de catastrofista: esto es el fin del principio.

miércoles, 28 de enero de 2009

Nuevas consultas al Oráculo

La devoción con que algunos humanos consultan a Google me produce asombro viendo de lo que somos capaces. Lo que sigue son frases literales que ciudadanos de muchas partes del mundo han tecleado en el buscador este mes esperando encontrar allí información, respuesta o consuelo a sus preocupaciones. No invento: reproduzco.
Algunas consultas reflejan directamente lo que está en los medios en ese momento y pueden ser muy generales (“gaza violencia” o “israel”) o muy específicas (“’francia’ le vendio armas a israel” o “ignacio alvarez ossorio gaza”, búsqueda ésta sensata ya que el profesor de la universidad en la que estoy sabe un montón sobre el asunto) o algo raritas (“Josue enganado por los palestinos”). Otros solicitantes reflejan la duda sobre la información que están recibiendo. Así, hay quien pide un “ejemplo de articulo periodistico sobre gaza” o, mucho mejor, pregunta por “periodismo pro israelí”.
La crisis es también un tema recurrente, con innumerables consultas que o van a algunos efectos que se pueden suponer de la misma (“grafica del indice de pobreza mundial”, “cuantas personas son pobres en el mundo”) o se preocupan por las consecuencias que la crisis puede tener para su país (“como afecta a la economia la crisis financiera mundial a Bolivia”, “como era la economia de Ecuador antes de la crisis de Estados Unidos en el 2008” –que no deja de producir ternura-. 
Desconozco las intenciones del consultante, pero no me refreno e incluyo en este apartado al que, cándidamente, preguntó al Oráculo: “por que los economistas son tan incompetentes”. Y los políticos, y los agentes económicos, y los académicos etc. Qué sabrá el Oráculo.
El fin del mundo y el anticristo parece que preocupan a más de uno. De hecho, hubo quien dijo, en los Estados Unidos, que McCain era el susodicho, a lo que otros contestaron que era Obama. Veremos. Sea quien fuese, hay quien pregunta con unción “cuanto falta para que gobierne el mundo el anticristo” o si “¿queda poco para que el anticristo gobierne el mundo?” o “esta por llegar el gobierno del anticristo”. Los hay dispuestos a afrontar el tema de una manera sistemática y quieren conocer algún “estudio biblico sobre el anticristo” y los hay que no se enteran y preguntan “sadam husein es el anticristo” que, si lo hubiese sido, no habría sido un éxito para las profecías bíblicas a no ser que resucite. Y los hay que (caliente, caliente) preguntan “el anticristo en estados unidos”.
En otro nivel menos cristiano, hay quien teclea, de forma no muy clara,“opinión de cambio de época” o “ultimas predicciones sobre el mundo”, aunque mi favorito, junto al que quiere saber si Sadam es (fue, más bien) el Anticristo, es el que escribe: “hubo un fin del mundo”. Porque supongo que no es una afirmación (que sería interesante), sino una pregunta. No deja de tener su aquél el saber si ya se ha producido el fin del mundo y el consultante no se ha enterado. ¡Para eso está internet!.
No entiendo algunas búsquedas y supongo que el Oráculo se las habrá visto y deseado para contestarlas. Pase con que se ponga “nombres de ciudades”. Las respuestas son muy numerosas, pero se entiende. Pero qué quiso decir el que puso “como inventarse nombres de ciudades?” o el que indagaba sobre “nombres inventados de ciudades”. ¿Inventados?. O sobre “mombres de ciudades de guerra” (mombres, mombres, sí).
Puestos a no entender lo que el religioso pregunta a su divinidad, ahí van los que yo no he podido entender. Pase que alguien ponga "powerpoints argentinos". Argentina, efectivamente, es la primera productora y distribuidora de powerpoints que me llegan directa o indirectamente. Pero no alcanzo a entender qué quiere el que hace esa búsqueda. ¿Quiere más? Que se prepare. Pero los que ya no entiendo (y en este caso en su literalidad) son algunos como: “trucos de dinero para el bise siti” (parece que es un juego), “peak human”, “cifras militares” (que supongo son las contrarias a las civiles) o “los mejores familias del mundo” (por definición, la propia). De todos modos, creo que moriré sin saber qué quería el que puso en el buscador la frase siguiente: “’¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?’ mafalda imagen”. 
Los buscadores son un magnífico instrumento y los uso con fruición (la prueba es este artículo). Pero me parece innegable que están haciendo estragos en mentalidades que pueden creer que tienen “el mundo en sus manos” cuando lo que tienen es un teclado.

(Publicado hoy en el periódico Información - Alicante-)

Crisis artificial

Quiero decir que no es un fenómeno natural, por más que los ciclos económicos parezcan estar inscritos en el código genético de este sistema. La crisis es el resultado de decisiones humanas muy concretas, y anteayer, en The Guardian, venía una lista de personas cuyas decisiones llevaron a este desastre, muchas de las cuales se irán de rositas, y también una lista de personas que anticiparon lo que iba a suceder. 
Las decisiones que llevaron a donde estamos comienzan a ser conocidas. Incluye la lucha contra los sindicatos. Y, por supuesto, las profundas "desregulaciones" que se iniciaron a principios de los 70. Las condiciones locales han intervenido en dar un mayor peso local a la crisis anglosajona o uno menor. No deja de ser significativo que la India, mucho más regulada, haya mantenido el tipo financiero aunque sus exportaciones hayan caído. Como la China, no sólo regulada sino bajo un partido único llamado comunista. Una y otra con crecimientos menores de lo habitual en los últimos años (6-7 por ciento), pero que ya quisieran para sí las economías nacionales (porque ya vuelven a existir después de la "globalización") de Islandia o de España, países en los que las decisiones locales (en el caso español apoyando de manera suicida la burbuja inmobiliaria) han hecho más visibles los efectos de la crisis anglosajona.
Entre los culpables de la lista también aparecen, entonces, los ex-presidentes Clinton y Bush (padre). Es una lista de políticos y financieros y alguno de los primeros ha terminado trabajando (laboralmente, no sólo tomando decisiones) para los segundos sin que, por ello, tengamos que sacar conclusiones apresuradas.
Los que avisaron de la que se venía encima incluyen a George Soros, el especulador que sacó a la libra del sistema monetario europeo en su día, y Warren Buffet, una de las tres personas más ricos del mundo y cuyo puesto en la lista de hiper-ricos de la revista Forbes de este año, que está a punto de publicarse, habrá que ver (todo parece indicar que ha usado su dinero para comprar saldos de empresas que se han venido abajo por mala gestión de sus ejecutivos - que no necesariamente coinciden con sus propietarios-).
Si no se lee inglés, se puede ver la lista. Es instructiva. 

martes, 27 de enero de 2009

Reelección

Excelente artículo de Atilio Boron sobre las críticas que se vierten contra los líderes latinoamericanos que se perpetúan en el poder (Castro, Chávez, Morales) y el silencio sobre otros líderes, aliados de los Estados Unidos, que llevan, de hecho, mucho más tiempo en el poder del que podrían llevar los dos últimos... y nadie dice nada. Por cierto, en la lista de Boron falta Uribe, que también ha modificado la Constitución de su país para poder ser reelegido y que hasta podría optar a un tercer mandato. Y no se le critica por su tentación totalitaria como sucede con Chávez o Morales.
Efectivamente, en Europa el mandato no es por tiempo fijo, pero está sometido al voto periódico. En Egipto o Arabia Saudita, es por tiempo ilimitado y sin elecciones de por medio. Eso sí, grandes aliados y, en el caso de Egipto, gran receptor de ayuda estadounidense. En el segundo, gran proveedor de petróleo a los Estados Unidos. Lo que no entiendo es cómo Venezuela, teniendo una empresa petrolera estatal (Pdvsa), y siendo la cuarta proveedora de petróleo de los Estados Unidos, puede tener un gobernante con tal retórica "anti-yanqui" acompañada por la misma retórica "anti-chavista" por parte de la clase política estadounidense. Misterios de la política, insondables como los caminos del Señor.

Más Obama

Me han llamado de una radio para conversar sobre el nuevo presidente de los Estados Unidos. Entre que el teléfono no ha funcionado bien y que la dinámica de entrevista rápida no da mucho de sí, esto es lo que me hubiera gustado decir y que resume posts anteriores:
1.- No hay que poner las esperanzas en un ser que llega desde fuera, sea Skywalker o Jesús de Nazarat en su segunda venida como el Cristo. Además, Obama no viene de fuera. Es un "insider", un miembro del "establishment", en un sistema político en el que las diferencias entre demócratas y republicanos son de matices, no de fondo.
2.- Pero es histórico el que una persona considerada como negra en su país haya llegado a la presidencia. Cierto que más histórico fue lo de Mandela en Suráfrica y lo de Morales en Bolivia, pero no quita lo extraordinario que es que Obama sea presidente en un país en el que que hasta hace relativamente poco el padre de Obama no habría podido entrar en los restaurantes en los que ha entrado su hijo como presidente.
3.- También es evidente que ha despertado una ola de esperanzas e ilusiones entre algunos grupos sociales locales dentro y fuera de su país. En parte, gracias a una extraordinaramente buena campaña de márketing político que habrá que estudiar en las titulaciones de comunicación, publicidad y periodismo. En parte, porque mucha gente necesita de la esperanza para sobrevivir. Y en parte por ese "star system" que lleva a sucesivas "manías". Sólo los más viejos recordarán la "Olliemanía" en tiempos de la presidencia de Reagan respecto a Oliver North, protagonista del irangate. Ahora se trata de la "Obamamanía" y con el mismo "merchandising": camisetas, llaveros, "memorabilia" y entusiasmo de pancarta, no de análisis para un diagnóstico sereno.
4.- Sin embargo creo que las esperanzas se frustrarán: el monstruo de la crisis le puede devorar y los que le han financiado la campaña son los que la crearon. Goldman Sachs está entre los cinco primeros donantes y, sumando contribuciones, las de Lehman Brothers duplican a las que también hicieron a McCain en esa costumbre de los grupos de presión, empresas financieras y empresas armamentísticas de financiar a ambos contendientes aunque, como digo, no con la misma cuantía.
5.- También es evidente que se han tomado decisiones muy espectaculares sobre Guantánamo, el medio ambiente y hasta el vocabulario sobre el Islam utilizado en la entrevista en Al Arabiya ha cambiado respecto a su antecesor.
6.- Con independencia en que está por ver en qué quedan todas estas decisiones (no sea como el "pleno empleo" del presidente Rodríguez Zapatero que ahora resulta que sólo era un objetivo y no una promesa electoral), no parecen afectar (y no afectan en negativo) al objetivo básico de mantener "el modo de vida americano" (estadounidense) mediante la sumisión del resto del mundo a los intereses de la superpotencia. Dicho con otras palabras, pero dicho en su discurso inagural.
7.-En el caso de Israel, no hay duda: continuismo.
8.-En el caso de las políticas sociales que cuesten dinero (las que sólo son cambios en la legislación son gratis), habrá que ver qué puede hacer con las arcas públicas que hereda y las promesas de rescates a las empresas que le han financiado la campaña. Si va a aumentar la presión fiscal hacia los ricos y reducirla hacia la clase media (los pobres no aparecen en el esquema), habrá que ver si eso le da margen de maniobra o aumenta su ya enloquecida deuda/déficit.
9.- Y está por ver el peso real que acaban teniendo los centros de poder muy consolidados en el país. Pienso en la sra. Clinton, ahora secretaria de Estado, cuando era sólo la esposa del presidente, intentó una reforma muy modesta del sistema sanitario y fue boicoteada por aseguradoras, médicos, hospitales y demás entidades sanitarias con ánimo de lucro. Aunque sea la persona más poderosa de la Tierra (supongamos), eso no le convierte en omnipotente: todos tenemos límites.
10.- Algún comentarista en The Nation, que no tengo ahora a mano, ha dicho que casi todo se resume en una vuelta a la realidad después de la locura del gobierno anterior en el que la ideología fue más fuerte que la realidad y en el que se esperaba que los datos de la CIA sirviesen para justificar decisiones, no para proporcionar información sobre la realidad sobre la que había que tomar dichas decisiones "basados en la evidencia" (con perdón por el anglicismo). 
Pero ese realismo es sobre los medios, no sobre los fines, que siguen siendo los mismos, para desesperación de los estadounidenses que se habían ilusionado con el personaje.

Tigres Tamiles

Se dice que la guerra está a punto de terminar aunque tengo mis dudas. Las noticias hablan de que los Tigres Tamiles estarían a punto de ser totalmente desmantelados por el ejército de Sri Lanka, país que visité cuando el conflicto comenzaba a precipitarse pero todavía no había enfrentamientos armados, verano del 82. De momento, la guerra continúa con las consiguientes muertes de civiles, creación de pobreza y desolación. Pero hay quien piensa que se está a un paso de la victoria.
Repito: un conflicto es una situación en la que varios participantes (sean individuos, grupos, "naciones", gobiernos, actores en general) tienen objetivos incompatibles entre sí. En el caso que nos ocupa, después de una larga historia de exclusión y marginación de los tamiles por parte de la mayoría cingalesa, aquellos decidieron que tenían que ser independientes, cosa que a los cingaleses dominantes no les parecía bien. Efectivamente, y se sabe también en el País Vasco, un determinado territorio no puede ser, al mismo tiempo, dependiente de otro (como quieres los cingaleses) e independiente del mismo (como han querido los tamiles). 
La historia se remonta al imperio británico que importó mano de obra tamil del vecino territorio indio de Tamil Nadu. Lenguas distintas (con escritura diferente), tradiciones diferentes (a pesar del irenismo que caracteriza a la zona), pero grupos sociales situados a diferentes niveles. "Divide y vencerás" fue la política británica que tan buenos rendimientos les produjo.
Obsérvese, de paso, el aparente, pero falso, papel que juega la religión en este asunto: los cingaleses son básicamente budistas -los hay que se creen la reserva espiritual del budismo- y los tamiles hinduístas o musulmanes. Pero lo que vi en la "perahera" de Kandy, una procesión anual en la luna de agosto en la que se pasea un diente de Budha, era bastante sincretista, nada parecido a las manías ortodoxas que suelen aquejar a las religiones del Libro (judíos, cristianos, musulmanes). La religión no es la causa del enfrentamiento, sino algo que se produce (más o menos manipulado desde fuera) entre grupos sociales mantenidos como diferentes y que persiste con la independencia e incluso empeora bajo la democracia.
Un grupo de tamiles decidió tomar las armas para defender sus objetivos frente a los objetivos incompatibles del gobierno (cingalés casi por definición). Y empezó la guerra, con un territorio en el Norte rápidamente "ocupado" por estos nuevos soldados (ayudados por la India). Guerra de las clásicas, con sus ejércitos en ambos lados y sus territorios definidos para cada cual. Guerra civil, digamos, aunque con uso de la violencia terrorista para atemorizar al contrario y, eventualmente, desmoralizarlo. Como suele suceder, el uso del terrorismo es signo de debilidad y, normalmente, no alcanza sus objetivos. Pero el ejército gubernamental mejoró su equipamiento y aceleró la caída de los Tigres Tamiles. Cautivo y desarmado el ejército tamil, las tropas cingalesas han alcanzado sus últimos objetivos militares: la guerra está a punto de terminar. ¿Seguro?
No estoy tan seguro. Las guerras que tienen detrás un conflicto, si no se afronta éste, suelen volver a producirse. Claro que el conflicto se puede resolver eliminando totalmente a los oponentes (con limpieza étnica o politicidio), negociando o trascendiéndolo. Pero hay que ver qué se hace con él. Hay, en efecto, quien ha pensado que la única manera de acabar con el terrorismo es matar a todos los terroristas. Normalmente, se trata de "pan para hoy, hambre para mañana" y los hijos y demás parientes de los muertos y torturados volverán a las armas, ahora con el propósito fundamental de vengarse. Así que, si no se afronta el conflicto (o, como sucede en el País Vasco, se niega su existencia como también sucede con la "guerra contra el terror"), la guerra volverá a producirse o se dedicarán los tamiles independentistas a la práctica del terrorismo o se echarán al monte, en este caso a la selva. Se verá.

lunes, 26 de enero de 2009

Más males de España

Si se toma en serio el artículo de Paul Krugman traducido que adjunto (con sus enlaces en inglés) se podría deducir que el actual gobierno español tiene dos opciones: bajar los salarios y perder las elecciones generales o no hacer nada y perder las elecciones generales. Bajar los salarios supone un aumento de la conflictividad social, habiendo además nuevas direcciones en Izquierda Unida y Comisiones Obreras que ya han hablado de huelga general. No bajar los salarios supone no acelerar la salida de la crisis que, a escala global (tengo que verme el Global Risks 2008 que se presenta pasado mañana en Davos), tendrá una salida muy lenta y, en cualquier caso, no antes de dos años... es decir, etapa electoral en España. Las próximas elecciones generales se tendrán bajo el paraguas de la crisis, con desempleo, aumento de la pobreza y la desigualdad, descontento que ya se observa, recortes presupuestarios y demás lindezas con que nos ha obsequiado el minué bailado por las autoridades (in)competentes y los (ir)responsables económicos a escala mundial.
Si en este entretiempo el partido de la oposición consigue rehacer su maltrecho liderazgo y superar sus peleas internas por la sucesión (la lucha por ser califa en lugar del califa puede tener como consecuencia que nadie sea califa), la victoria del Partido Popular estaría cantada aunque su gobierno tuviese que gestionar alianzas problemáticas con los nacionalismos periféricos, mucho más pragmáticos de lo que los españolistas los presentan (que los presentan como fanáticos, tal vez con un mecanismo psicológico de proyección).
Si no lo consigue, el hundimiento del Partido Socialista puede llevar a una situación todavía peor que un maltrecho gobierno de estos o de la actual oposición: a un desencanto generalizado. Y a repetir lo que ya está sucediendo en la periferia de la Unión Europea y que es posible que vaya ascendiendo por la jerarquía interna. De momento, ya hay un gobierno, el de Islandia, que cae bajo el peso de la crisis y es razonable pensar que los electorados castigarán a sus gobiernos sean o no sean culpables (esa es la razón por la que juzgo improbables un segundo mandato de Obama y uno más de Rodríguez Zapatero con el detalle adicional de que la crisis no estalló bajo Obama y sí bajo Rodríguez Zapatero que, encima, y por evidentes motivos electorales, estuvo negando la existencia misma de la crisis -como, y ya lo he contado, hizo Bush II-)
Obviamente, a los políticos les interesa el resultado de las elecciones en términos de quién consigue el poder. A algunos ciudadanos nos interesa el resultado de las elecciones en términos de lo que significan socialmente y de las implicaciones que pueden tener para el futuro.

domingo, 25 de enero de 2009

Alasitas

Se me olvidó darle de fumar al Ekeko que preside la sala de estar de mi casa. Hoy ha sido la feria de las Alasitas en Bolivia y parece que el Sí está ganando a estas horas. 
Me cuesta creer que una Constitución sea la "causa" de cualquier cambio. Por el contrario, no me cuesta nada creer que dándole de fumar al Ekeko, las cosas me irán bien desde el punto de vista económico.

Petróleo: Doctrina Carter, práctica Obama

Carter, el pacifista, lo dejó meridianamente claro en su discurso sobre el estado de la Unión de 1980 y se conoce como "Doctrina Carter":
Let our position be absolutely clear: An attempt by any outside force to gain control of the Persian Gulf region will be regarded as an assault on the vital interests of the United States of America, and such an assault will be repelled by any means necessary, including military force.
O sea que no dejarán que nadie (nadie) llegue a controlar la región del Golfo Pérsico ya que lo considerarían un ataque a los intereses vitales de los Estados Unidos (véase el mapa y obsérvese la distancia) y, por tanto, se sentirían legitimados a evitarlo por todos los medios, incluida la fuerza militar.
Como una cosa es la esperanza y otra el cambio, lo que ahora plantean algunos es si Obama va a seguir esa doctrina. Hay alternativas: depender menos del petróleo pérsico y más en el canadiense, mexicano y venezolano. Con datos oficiales publicados este mes y referidos a octubre de 2008, estos son los primeros países de los que importa petróleo los Estados Unidos y sus respectivas cantidades (obsérvese, de paso, que Venezuela ocupa el cuarto lugar, es decir, que ha subido puestos)

Canada
80,186
Saudi Arabia
46,104
Mexico
44,428
Venezuela
36,018
Nigeria
30,347
Iraq
17,890
Algeria
17,218
Angola
16,703
Russia
12,214
United Kingdom
11,962
Brazil
10,988

Y comenzar a abandonar la civilización del petróleo y entrar en una era post-petrolera progresivamente. Tantas guerras y tantas muertes en Oriente Medio son un precio demasiado alto para unos supuestos "intereses vitales" de los Estados Unidos. Sin embargo, ahí yacen, y no sólo ahí, las "presiones estructurales" que algunos ven sobre la política exterior estadounidense y que la hacen relativamente estable. En todo caso, Carter pertenecía al mismo partido que Obama, lo cual, cierto, en los Estados Unidos no significa lo que significa en España, pero algo sí que debe de significar.

Ama llulla

La Constitución que se vota hoy en referéndum en el que considero mi país, Bolivia, incluye en su texto los tres preceptos que fueron aportados por el imperialismo incaico: no seas perezoso (ama qhella), no robes (ama sua) y no mientas (ama llulla). No hace falta darle muchas vueltas para verle segundas intenciones al primer conquistador histórico: trabaja más para darle al Inca lo que te pida (sin robarle y sin mentir sobre tus cosechas). Y, puestos a ser imperialistas, su política incluyó deportaciones masivas de un extremo al otro de su creciente imperio. Por ejemplo, algunos "pueblos originarios" en el Ecuador probablemente sean originarios de Bolivia (véase cualquier mapa para hacerse una idea de lo que significa ese traslado: como algunos "mitimaes" soviéticos). 
Aprovechando una guerra civil, es decir, una lucha por el poder en la cúspide, un puñado de españoles, con el apoyo de indígenas -como en México con los aztecas, el "malinchismo"-, conquistaron el imperio y lo dividieron en zonas administrativas y, lo que era más importante, en encomiendas, tierra que se daba a los invasores con indios incluidos. Las muertes por intercambio de microbios, por explotación extrema (piénsese en las minas de Potosí) y la alienación cultural que no pudieron evitar ni siquiera dando significados indígenas a la religión que se les imponía a la fuerza diezmaron la población que quedó sometida al nuevo imperio.
De nuevo por divisiones en el centro del imperio (Napoleón, Fernando VII y todo aquello del 2 de mayo de 1808), una parte de los españoles consiguió librarse del yugo de la Corona apelando a los ideales masónicos de la Revolución Francesa (libertad, igualdad y fraternidad), ideales que no aplicaron a los indios que siguieron sojuzgados después de que, de nuevo, se hubiesen dividido en las guerras de la Independencia: unos con los españoles criollos y otros con los españoles lealistas (tan chapetones como los anteriores, pero que no fueron llamados así, sino criollos, blancos, libertadores -de sí mismos, no de los indios-). El sistema de hacienda se mantuvo, en algunos casos se concedió a los indios liberados de la esclavitud de la hacienda (que todavía perdura en algunos territorios, no se olvide) unas tierras de menor calidad que la de los criollos y el sistema de castas se mantuvo, aunque con cierta movilidad social que, o por consanguinidad - hijos ilegítimos- o por buenas opciones económicas, ha durado hasta nuestros días manteniendo el mestizaje que ya se había iniciado con los españoles (los primeros conquistadores son jóvenes varones que llegan sin pareja). Pero mestizaje "racial" no significa que el sistema indios-cholos-blancos se viniese abajo. Los blancos (q'aras) siguieron en la cúspide mientras los cholos (mestizos) jugaban el papel que habían tenido en el sistema de hacienda: el de capataces para mantener a los indios bajo control. Esa situación está descrita en un par de novelas: una, boliviana, "Raza de bronce", de Alcides Arguedas y otra, ecuatoriana, "Huasipungo", de Icaza.
Hubo levantamientos indígenas durante la República (en otros países, como Uruguay o Argentina, llevaron a genocidios), pero en Bolivia no consiguieron levantar cabeza hasta la revolución del MNR, de Víctor Paz Estenssoro, en los años cincuenta del siglo XX. Se llevó a cabo una reforma agraria y se dio el voto a los indios (que se llamaron campesinos, abandonando la palabra indio para el insulto y haciendo énfasis en su trabajo mayoritario). No fue inocente lo del voto: era muy útil para legitimar democráticamente al gobierno que les había dado las tierras, compuesto únicamente por criollos. 
Uno de los errores del Che Guevara fue, precisamente, no darse cuenta de lo cercana que había estado la Reforma Agraria. Y, si no me equivoco, el poco apoyo que obtuvo del Partido Comunista pro-soviético boliviano tuvo algún elemento en común con lo que Orwell cuenta en "Homenaje a Cataluña": se sometió la revolución boliviana -la nueva- a los intereses geopolíticos del "socialismo en un solo país", la URSS.
En todo caso, con el MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) comienza un lento ascenso político de los campesinos que se organizan y reciben apoyos de ong muy diversas cosa que permite una mejor formación de sus cuadros y una creciente capacidad de maniobra. Que en esta ascensión algunos criollos tuvieron un papel importante, también me parece fuera de duda (pienso que el actual vicepresidente -criollo- es más indigenista que el actual presidente -aymara-).
Saltando hasta estos últimos años, un dirigente sindical de los cocaleros (poco indigenista si hay que ver la trayectoria, pero perteneciente a lo que ahora se llaman "pueblos originarios") consigue la presidencia en una primera vuelta y con el 53 por ciento de los votos. Como los vientos soplan "etnicistas", se convierte en indigenista de la misma manera que los zapatistas, que comienzan marxistizando, terminan culturizando o etnicizando. 
Es un hecho histórico como el de Mandela (que emerge del "apartheid") o el de Obama (que emerge del segregacionismo). Son países racistas (España también lo es: recuérdense los comentarios españoles sobre la "chompa" que vistió Morales en su visita a España) en los que alguien, representando a los segregados, llega a la presidencia. En España eso no ha sucedido todavía. De todos modos, la comparación creo que es más exacta con Obama que con Mandela. Obama es negro en términos del censo estadounidense, pero mulato para un brasileño o para un español. Ambos usan su pertenencia a grupos sociales inferiorizados para alcanzar el puesto, pero ahí se acaba la semejanza.
Cierto que los negros han sido los esclavos importados para trabajar en las plantaciones (no se olvide que Bartolomé de las Casas era contrario al maltrato a los indios, pero no se oponía a la esclavitud de los negros). En cambio, los indios son originarios, invadidos varias veces y oprimidos, en diverso grado -todo hay que decirlo-, en diversas ocasiones. 
Desde mi punto de vista, el triunfo de Morales en 2005 es el realmente histórico, lo cual no generó una "moralesmanía" parangonable con la "obamamanía" ni le concede ni a él ni a Obama o Mandela "patente de corso". Se equivocan como todo ser humano y, con más razón, como todo político que, al fin y al cabo, tiene que tomar más decisiones al cabo del día que el común de los mortales. Y son decisiones que pueden afectar a muchísimas personas.
La Constitución que hoy se vota "refunda" Bolivia como la ecuatoriana "refundó" al Ecuador. Estamos en el reino de las palabras y la retórica. Afirmar los principios incaicos o proclamar como ideal al que se debe tender (lo hacen ambas constituciones) el "buen vivir" (sumaj kawsay o sumak kawsay) de la tradición quechua-aymara no cambia la realidad. Decir que se trata de un Estado plurinacional, tampoco. Quisiera volver a Toracarí o a Condoriri para ver en qué afectan esas palabras al "vivir" cotidiano de los que fueron allí  mis alumnos hace muchos años.
Estamos, pues, ante un hecho histórico que habrá que ver cómo se engarza con el nuevo imperio con el que el gobierno boliviano rompió relaciones indirectamente al hacerlo con Israel el pasado día 14 después de haber expulsado al embajador estadounidense en septiembre, pero cuyo nuevo mandatario, Obama, y su ministra de asuntos exteriores (secretaria de Estado)  fue saludado como esperanza de mejores relaciones por el vicecanciller boliviano (q'ara) de un canciller Choquehuanca (indígena). (Por cierto, también el Ecuador tuvo una ministra de asuntos exteriores indígena: Nina Pacari).
Desde el punto de vista de los indígenas, la situación ha mejorado, pero no por ello es buena. Es menos peor. No exageremos ni sometamos a la historia a un lifting nacionalista interesado. España está llena de especialistas en ello y, sin duda, lo ha practicado no sólo con respecto a lo sucedido dentro de sus actuales fronteras sino también respecto a sus antiguas colonias.
(P.S. Un análisis de los resultados puede verse aquí. Datos en mano, intenta desmontar la tesis de la "división". Creo que no lo consigue del todo, pero sí muestra el carácter, obvio por otra parte, de lucha política que tienen estas contiendas, bien ajenas a la "refundación" por importante que sea el reconocer oficialmente -porque ganó el SÍ, no se olvide- derechos particulares a los pueblos originarios)

sábado, 24 de enero de 2009

Feliz Año Nuevo















Se trata del año 4707, que toca ser el Año del Buey, siempre precedido por el Año de la Rata (que terminó ayer afortunadamente) y que, si no se produce una hecatombe, será seguido por el Año del Tigre, que suele traer buena fortuna. 
Sí, sí: se trata del año lunar chino. La semana de fiesta, en Taiwán, se prolonga hasta el 1º de febrero y si alguien tiene alguna duda sobre los detalles de cierre de oficinas, sobre el mercado de flores y acerca del tráfico en el lugar, puede pinchar aquí. (La foto es de Frederic J. Brown, Getty Images, tomada en Beijing para estas fiestas)
Las ventas, en la zona, no están siendo lo que fueron otros años. Eso sí, los maestros chinos de la adivinación reconocen que este año del Buey viene con mala cara (cosa que, sin ser astrólogo, también sé yo), pero añaden que no terminará en lágrimas. (Por cierto, Andre Gunder Frank escribió un artículo, totalmente en su estilo, que titulaba: "Comparar a los astrólogos con los economistas es un insulto. Para los astrólogos").
Los chinos, además de inventar la pólvora, la imprenta o la brújula, inventaron la astrología sólo que, en lugar del ciclo zodiacal de doce signos al año, su astrología se basa en un ciclo (lunar, por supuesto) que se repite cada 12 años. Conozco dos mujeres, ratas ambas, quiero decir que nacieron en años diferentes y meses diferentes y, sin embargo, tienen el mismo signo chino ya que se llevan 12 años una a la otra.
No es el único Año Nuevo que se celebra en el mundo diferente al "occidental". Musulmanes, judíos, aymaras tienen sus propios calendarios diferenciados. Al fin y al cabo, medir por años es arbitrario y el iniciarlos un día u otro lo es todavía más. Eso sí: el nuestro es el único correcto y todos los demás se equivocan.

viernes, 23 de enero de 2009

Consejos financieros

Es para no fiarse y supongo que hoy los periódicos españoles lo traerán en algún sitio poco visible (al fin y al cabo, el que anuncia, manda y, además, los periódicos españoles de información general andan muy ocupados por un asunto intrascendente de espionaje político sucedido en un pueblo con pretensiones situado en la terrible estepa castellana). Lo que me ocupa es otra cosa: el cachondeo que se puede hacer de los sesudos servicios de estudios de los Bancos. En este caso se trata de uno de los mayores bancos europeos, el Santander, que pocos días antes de la sospechosa denuncia a Madoff por parte de sus propios hijos,  calificara los fondos del susodicho como "impecables". El cuento (que es de hadas) lo he visto en el Financial Times  y le da categoría de primera página.
El Optimal del Santander habría perdido más de 2.000 millones de euros en estas "impecables" operaciones que, como se dice en el artículo, igual es que ni siquiera se llegaron a llevar a cabo sino que fueron directamente al Ponzi. También se dice que el Santander debió de sospechar algo porque envió a un alto ejecutivo a hablar con Madoff y ver qué pasaba. El artículo añade que tal vez estas sospechas del Santander precipitaron la caída del esquema Ponzi que había montado el ciudadano benefactor de ong.
Hay varios puntos que me dan que pensar. Primero, si es que el Banco era tan ignorante como para meterse en un berenjenal como ese. No parece. Ha tenido algunas operaciones muy brillantes (vender todos sus inmuebles antes de que reventara la burbuja inombiliaria). Pero no lo descartaría. Segundo, que uno no tendría que fiarse de los informes sesudos, basados en profundo conocimiento del sector y, deseablemente, apoyados en cálculos matemáticos incomprensibles efectuados a partir de modelos econométricos muy sofisticados: impecable. Y tercero, me asalta la duda de si lo que hay en esto en una sencilla mentira de quien sabía que la cosa iba mal pero mantenía la línea oficial del partido (el mundo va bien y los fondos son impecables).
La más profunda desconfianza ante ese sector, que resulta ser el dominante y, a la postre, el responsable del crecimiento gracias a su creación (sic) de dinero a partir de los depósitos de los curritos como tú y como yo. El problema con la contracción de los préstamos no es sólo que ahogan a los pequeños (cosa que les tiene sin cuidado, dicho sea de paso), sino que no crean dinero bancario que es una de tantas mentiras/falsedades (según lo que uno sepa sobre el asunto) en las que se basa el funcionamiento del sistema mundial.
Lo del Santander es una anécdota más que flota en un mar de errores de predicción por parte de entidaades financieras, autoridades económicas, gurus empresariales y académicos varios. Que yo me equivoque en mis predicciones (que me equivoco), no tiene mayores consecuencias. Pero que se califique una inversión como "impecable", haya gente que se lo crea (es un Banco de acrisolada seriedad) , le dé su dinero y después resulta la cosa como "pecable", es otra cuestión. De hecho, ya hay un centenar de personas que en España y América Latina (de donde el Santander obtiene la parte más sustanciosa de sus beneficios) se están asociando para pleitear contra el Banco y su error de haber puesto sus dineros en algo tan "impecable" como Madoff. Otras fuentes hablan de 600. Pero, en todo caso, parece que la tónica es no hacer perder la fe. Y ya se sabe lo que es fe: creer en lo que no se ve.

Noticias frescas

Un amigo, desde América Latina, y que ya consiguió que me creyese que se había admitido a trámite una fuerte acusación contra el presidente estadounidense saliente (de alta traición nada menos), me envía la siguiente noticia fechada el 21 de enero:

California entra en bancarrota y congela la devolución de impuestos y servicios públicos
La bancarrota ha pasado de ser una amenaza para convertirse en realidad en California. Al menos así lo ha comunicado el Auditor General del Estado: en febrero, el estado más poblado de EEUU suspenderá pagos
Como el gato escaldado del agua fría huye, lo primero que hice fue ver la fuente: Libertad Digital, reconocido periódico de acrisolado respeto a la realidad. Vamos, de esos que no están dispuestos a que la realidad les estropee un bonito reportaje como éste.
Me resulta extraño (como ya me extrañó su anterior broma) que los medios que manejo no hayan dicho nada al respecto. La noticia, al efecto, es fresca. Del día. Así que me voy a ver qué encuentro sobre el asunto, no sin antes añadir el comienzo de la noticia detrás de los titulares:
Las previsiones lo venían advirtiendo desde el pasado verano. Ahora, el auditor general del Estado de California, John Chiang, ha anunciado que su oficina suspenderá pagos por valor de 3.700 millones adeudados a los californianos a partir del 1 de febrero. Se trata de devoluciones de impuestos (unos 2.000 millones), subvenciones para familias necesitadas (300 millones) y unos 13 millones de dólares en becas para estudiantes universitarios, entre otras partidas presupuestarias.
Lo que puedo encontrar no dice exactamente lo mismo. Lo que dice algún periódico local (de allí, claro) y el 22 de enero, es que las cosas no marchan bien financieramente hablando y que le puede pasar a la California del "Gobenator" lo mismo que acaba de pasar a España, Portugal o Grecia, a saber, que S&P o Moody's rebajen su "rating". El artículo abre con :
A leading national credit-rating agency put California's government on notice Wednesday for a possible downgrade in credit, blaming an estimated $40 billion budget deficit that Gov. Arnold Schwarzenegger and the Legislature have been unable to resolve
La cosa está mal, nadie lo duda, porque eso de 40.000 millones de déficit en el presupuesto del Estado hace que no sea muy aconsejable darle más créditos a quien tantas deudas tiene. Pero eso no es necesariamente bancarrota. No aparece la bancarrota de febrero ni el señor Chiang avisando de ello. ¿Dónde está la fuente, entonces, de Libertad Digital, ya que no creo que tengan corresponsales en California? Pues probablemente sea ésta, la agencia Reuters:
California's general fund revenues in November were $1.3 billion, or 18.5 percent, below expectations, suggesting the government of the most populous U.S. state could run out of money as early as February, State Controller John Chiang said on Tuesday
El problema es la fecha. Eso se publicó el 10 de diciembre del año pasado, hace más de un mes. Quitando el pecadillo de LD (una cosa es que "podría" -dicho en diciembre- y otra cosa es que "ya está" -dicho en enero- y, en cualquier caso para febrero), lo de California es importante. Según esta agencia, California sería la octava economía del mundo (siempre hay que dudar de estas olimpiadas que clasifican en determinados puestos a las economías, incluyendo la que se usaba para decir que el gobierno de España tenía que estar presente en la reunión del G-20 que fue de 23). Las razones de sus dificultades, al margen de las políticas del "Gobernator" podrían ser:
The massive deficit reflects the strain on California's finances from a housing slump, rising unemployment and weak consumer spending as a punishing downturn grips both the state and national economies.
Es decir, cosas que tiene en común con la economía nacional y, si me lo permiten, internacional. 
No es, pues, una nueva broma de mi amigo del otro lado de las grandes aguas. Es una sutil queja de cómo se tratan a unos y a otros cuando se llega, objetivamente, a la misma situación contable (los profes de contabilidad tienen mucho interés en que se sepa que la contabilidad es una ciencia, no un arte que permite la creatividad)
(P.S. Escuché anoche a un radiopredicador nocturno -y con alevosía- repetir que California está en bancarrota. Al margen de otras sandeces escuchadas, parece que la bancarrota todavía no se ha producido, aunque se puede producir bajo el Gobernator y bajo otros varios gobernadores de otros Estados dentro de los Estados Unidos que intentan subir impuestos y recaudar mediante loterías -manda güebos- para aumentar los ingresos y así poder atender a los pagos. El "estado de emergencia" del Estado de California me recuerda el "estado de emergencia" de algunas universidades públicas españolas que conozco -y que no están muy lejos de donde trabajo- y que han tenido que recurrir a préstamos para pagar las nóminas. Como diría el fanático de anoche, la solución es sencilla: cerrarlas. Pero cerrar California es algo más complicado)
(Añadido el 25 de febrero. La suspensión de pagos se ha producido, se han despedido funcionarios y está por ver cómo salen de ésta. La ventaja de los gobiernos autonómicos españoles es que pueden seguir en el mismo problema de endeudamiento sin pagar los platos rotos. Como, por cierto, sucedió en la Yugoslavia que después se desmembró, entre otras razones, por esa deuda externa irresponsable. Que sean los gobiernos de Madrid y Valencia es puramente anecdótico).

jueves, 22 de enero de 2009

Pobre China

Que cada vez crece a menor ritmo, parece claro. Que se diga, no sin una cierta alegría, por parte de países que están teniendo crecimientos negativos (continuados en recesión o afincados en depresión), no deja de tener su ironía. Porque el crecimiento anual de la China es casi del 7 por ciento (6,8 para ser innecesariamente exactos con cifras siempre maquilladas allí y aquí), que no está nada mal comparándolo con otros países industriales.
Las razones son fáciles de entender: los países a los que exportaban, ahora importan menos porque están en seria crisis económica con reducción del consumo, de la producción, del empleo, del crédito y demás elementos constitutivos de una situación dramática.
Cierto que ese menor crecimiento chino (llegó a superar el 12 por ciento) crea problemas: desempleo, pobreza, inestabilidad social. Sin duda. Pero si allí es así, qué no será en países en recesión o depresión. Es la diferencia entre ir hacia abajo ("una emergencia económica" que ha dicho Obama al congelar los salarios de su staff) e ir hacia arriba. Como no es lo mismo que haya mucha o poca desigualdad social por un lado y, por otro, que ésta aumente o disminuya: sus efectos sociales son muy diferentes y suelen ser más visibles en el caso del cambio que en el caso del nivel. Una desigualdad alta y estable puede tener menos efectos sociales y económicos que una desigualdad baja y creciente a buen ritmo.

Primacía de lo político

Las primeras decisiones de Obama (los discursos son gratuitos, más o menos hermosos, pero lo que hay que analizar son los comportamientos) son interesantes porque plantean la necesaria distinción entre "políticas de Estado" y "políticas de partido", aunque uno siempre teme, en el caso de los Estados Unidos, que éstas, en su aparente diferencia, acaben apuntalando a aquéllas.
Dice que cierra Guantánamo en un año (parece que ya es algo más que discurso) y que quiere terminar la guerra de Iraq (de momento, un discurso) incrementando la de Afganistán (lo mismo).
Lo de Guantánamo era tan clamoroso que parece que esta decisión es la "política de partido" contraria a la del partido anterior o, para ser exactos, la política de esta presidencia es contraria a la política de la presidencia anterior. No conviene olvidar que el sistema es presidencialista, que los parlamentarios son electos en distritos uninominales -dependen de los electores, no tanto de los partidos- y que las políticas del presidente no tienen por qué coincidir con la de su propio partido. Podríamos decir que es partido (o presidencia) lo que cuenta. No tiene por qué ser necesariamente así: precisamente por lo clamoroso que resultaba tal limbo legal, la opinión pública mundial lo veía con tan malos ojos que hasta los gobiernos amigos tenían que guardar un pudoroso silencio o mirar a otro lado si se les planteaba el asunto y querían responder a las sensibilidades de sus respectivos ciudadanos. Puede tratarse, pues, de una política de partido pero que en realidad es una política de Estado ya que el anterior presidente optó por "sostenella y no enmendalla", no supo, no quiso o no pudo cerrar tamaña aberración. Creo, entonces, que sí se cerrará.
Lo de la guerra de Iraq, de ser cierto habrá que ver cuántos soldados se quedan, dónde y cómo. Si se quedan suficientes en las varias bases construidas fuera de las ciudades y dirigidas por la mastodóntica embajada construida recientemente, la operación puede ser puramente cosmética: fotos de soldados que vuelven, pero no fotos de los soldados que se quedan. Si, efectivamente, se fuesen todos, algunos tendríamos que revisar muchas cosas que hemos dicho sobre la tal invasión y ocupación, sus motivaciones y sus objetivos. Está por ver. Si sucede lo primero, se trataría de hacer como que se cumple, pero manteniendo los intereses del Estado en el lugar. Al fin y al cabo, Obama ha mantenido la defensa del modo de vida estadounidense y de su requisito: ser potencia hegemónica, si no imperial. Si se fuesen todos (cosa que dudo, pero cuya posibilidad no niego), lo que algunos han planteado como intereses del Estado (en particular, los neoconservadores) quedarían sometidos al interés del partido. 
Lo de la guerra de Afganistán hay que verlo, y el mismo Obama lo hace, en el contexto de la opción anterior. Quitar soldados de un sitio para aumentarlos en otro, sí parece coherente con los inteseses del complejo militar-industrial, por usar la expresión del general Eisenhower en su discurso de despedida como presidente de los Estados Unidos. 
Pero, a todo esto, ¿en qué consisten esos intereses? Los intereses de los partidos son obvios: ganar elecciones y volver a ganarlas. Los políticos, además, el Ego. Y, por supuesto, servir a la Patria aunque algunos se sirva de ella para sus negocios, como ha sido el caso con la guerra de Iraq.
Los intereses del Estado, en cambio, son algo más confusos. "Defender el modo de vida estadounidense" es demasiado vaporoso y no se sabe si incluye mantener las brutales desigualdades sociales impropias de un país tan rico. Seguros sanitarios, seguridad alimentaria, seguros sociales en general, políticas sociales, no parece que hayan estado en el "modo de vida" de estos últimos años y sí parece que Obama pretende introducir algún cambio en el asunto, aunque no sea más que en el sistema fiscal, claramente regresivo, que hereda. Si lo va a hacer y cómo, habrá que verlo. 
Si uno se pone a ver los intereses contrapuestos de los ciudadanos estadounidenses, parece bastante difícil gobernar para todos ellos simultáneamente (no se puede gobernar para dos actores que tienen objetivos incompatibles, por ejemplo; pienso en los ecologistas y en las empresas que quieren contaminar para obtener beneficios competitivos). 
Y ahí entra el "business politics", la política "para" los capitalistas (los detentadores del capital que han financiado las campañas electorales de ambos candidatos). Si ése es el "interés del Estado", las modificaciones que se introduzcan serán magnificadas para que se vea el cambio, pero no atentarán contra la base del Estado sino que introducirán las modificaciones necesarias para mantener el sistema en funcionamiento. A veces, cuando pica un pez gordo, hay que darle soguilla para cansarlo. Tal vez en ese sentido Obama sea socialdemócrata, pero no es la versión interna la que me interesa: lo que me importa es el precio que tiene que pagar el mundo para que Obama pueda ir de socialdemócrata. 
Que mejor que lo anterior, cierto. Pero no me cansaré de repetir lo que Chomsky ha venido diciendo sobre esta presidencia: es el mal menor. Y eso no le convierte en bien. No hay tal primacía de lo político. Eso parece que sólo lo creyeron algunos comunistas y parece que se equivocaron. La economía también cuenta. Si no, no se habría hundido la Unión Soviética.

miércoles, 21 de enero de 2009

Bush II

(Publicado hoy en el periódico Información - Alicante-, a partir de un post de ayer)
Ayer terminaron los ocho años del gobierno presidido por el segundo de los Bush. Amigos y enemigos han hecho lo que se podía esperar de ellos. Los amigos, como José María Aznar, han hecho el encendido elogio de rigor y parece que ha proyectado sobre el mandatario que se va las propias frustraciones al no verse suficientemente agradecido por los servicios prestados. Los enemigos también han cumplido con su papel y lo han presentado como nefasto para su país e incluso para el mundo. Veamos qué dicen algunos datos (sus fuentes y gráficos están en mundomundialtortosa.blogspot.com).   
1.- Aprobación de sus ciudadanos. Comenzó mal su mandato. Para algunos estadounidenses, se trataba de una presidencia ilegítima, visto cómo se había “ganado” en general y, en particular, vistos los manejos de su hermano Jeb entonces gobernador de Florida, donde se dirimieron los resultados finales. Su porcentaje de aprobación llegó a bajar hasta el 50 por ciento, aunque tuvo un incremento espectacular con el 11-S para volver a descender hasta por debajo del 25 por ciento con que termina. Si se le compara con sus tres predecesores (Reagan, su padre y Clinton) es el que peor parado sale tomando encuestas al final de los respectivos mandatos. Reagan salió con un 64 por ciento de respuestas aprobatorias (y un 42 por ciento que había sido un presidente por encima de la media) y este Bush ha terminado con un 68 por ciento que desaprueban su mandato y un 58 por ciento que dicen que ha estado por debajo de la media o incluso que ha estado mal como presidente. Incluyendo a todos los presidentes que han tenido encuesta de Gallup, ha sido el segundo peor valorado, muy cerca del otro rechazado, Nixon, que renunció para evitar el “impeachment” y que Bush ha evitado sin renunciar.
2.- Percepción de cómo ha gestionado el país. Comparando los que dicen que su gestión ha traído alguna mejora con los que dicen lo contrario, hay dos temas en los que el segundo Bush queda relativamente bien: la lucha contra el sida y las relaciones raciales. Existen otros dos temas en los que no queda tan bien, pero todavía hay más que piensan que lo ha hecho bien: la defensa nacional y el terrorismo. En todos los demás temas propuestos, son más los que dicen que no que los que dicen que sí, que lo ha hecho bien: delitos, medioambiente, educación, libertades, energía, impuestos, inmigración, sanidad y, ya destacándose del resto, la posición de los Estados Unidos en el mundo y la economía.    
3.- El terrorismo. No está tan claro que lo haya hecho tan bien, digan lo que digan los encuestados, si se atienden a los datos que el Departamento de Estado presenta, por imperativo legal, al Congreso todos los años sobre el terrorismo en el mundo. Han aumentado los ataques, los muertos y los heridos a escala mundial. Y si del “yihadismo” se trata, hay un antes y un después: las muertes a escala mundial, excluyendo Iraq o excluyendo Iraq y Afganistán llevan a la misma conclusión, a saber, que han crecido después de la invasión de Iraq comparando los datos con los anteriores a la misma. La ocupación de Iraq no ha causado el terrorismo, obviamente, pero sí lo ha exacerbado, sobre todo en términos de Brigadas Internacionales y de insurgencia.   
4.- La economía. En lo que parece que sí se puede estar de acuerdo con la opinión expresada por los encuestados es en lo que se refiere a la economía. La FAES suele presentar los datos sobre cómo estaba España antes de Aznar y cómo la dejó y es de suponer que hará lo mismo con Zapatero cuando éste deje el gobierno (no hay nada eterno). Pues bien, la renta familiar de los estadounidenses disminuyó: de una mediana de 50.557 dólares cuando llegó a una de 50.233 (dólares de 2007) ahora que lo deja. No es mucho, pero el desempleo, se mida como se mida (excluyendo o incluyendo a los que ya no buscan trabajo, excluyendo o incluyendo a los “subempleados”), ha aumentado hasta casi duplicarse. La deuda nacional ha pasado de 5,7 billones (“trillion”) de dólares a 10 billones. Es discutible que la crisis esté en su “debe”: una buena parte de la misma tiene que ver con decisiones desreguladoras que tomó Clinton en su día, pero la mala gestión (o la no-gestión) de la burbuja inmobiliaria tiene muchos elementos en común con la española, sólo que lo de allí ha tenido efectos una vez mezclada con la burbuja financiera. Lo dice George Soros, nada sospechoso de antiamericanismo.   
No es un balance muy positivo, así que es de esperar que mejore cuando tengamos un Bush III: su hermano Jeb, el que prometió “bienes incalculables” a España por la colaboración en la guerra contra Iraq y llamó a Aznar “presidente de la república” -¿la tercera?-. Ya comienza a hablarse de su candidatura que es de suponer se afianzará si Obama no es capaz de lidiar el toro de la crisis. Para España, aún es pronto para hablar de una candidatura “aznarista”. Me extrañaría que fuese Aznar II, pero no se descarta.