viernes, 27 de marzo de 2015

Rusia e Irán quieren guerra

La prueba, se dice aquí, es que han puesto sus países muy cerca de las bases estadounidenses.

Irse de putas

Lo mejor: que te las paguen otros, que sean de un cártel de la droga y que tú seas agente de la DEA, la agencia estadounidense de lucha contra la droga. Quis custodiet ipsos custodes? Eso sí: supongo que en la "fiesta" no se utilizaría ningún tipo de droga, ni siquiera viagra o cialis. Aquí más datos al respecto, incluyendo otras dádivas proporcionadas por cárteles y castigos infligidos a los agentes que aceptaron esos regalos.

Lo de la energía no es preocupante

Aquí puede verse, según Gallup, la evolución de las opiniones de estadounidenses sobre el problema de la energía. Estos son los que lo ven como un problema serio, nada baladí:
Seriousness of U.S. Energy Situation, According to Americans
Los picos son interesantes, pero, para mí, esta bajada de los últimos años es fascinante. ¿Vox populi, vox Dei? Tal vez. No voy a ser yo quien niegue que "el pueblo nunca se equivoca", aunque lo dudo profundamente. Y lo dudo porque hay explicaciones más sencillas: el inmediatismo, el papel de los medios y, ahora, la caída del precio del petróleo. Al fin y al cabo, lo que se pregunta es el hic et nunc, el aquí y ahora. Y lo que se contesta es lo que percibe el entrevistado en su entorno inmediato.
El entrevistado no se pone a evaluar textos sobre el pico del petróleo y sus efectos como este. Mira su coche, llena el depósito, ve que sigue habiendo gasolina y que el precio no se ha disparado y concluye que no hay problema con la energía (algo más amplio que su gasolina, por supuesto). Si, ahora, con la guerra en el Yemen (uno de los factores indicados en el texto que acabo de citar), el precio del petróleo vuelve a subir, eso no estaba en el mundo del entrevistado medio.
Los políticos que piensan en las siguientes elecciones (ese es su horizonte temporal) saben que, por ahí, no hay que preocuparse. Si el pueblo dice que no hay problema, es que no hay problema (electoral, se entiende). Pues bien.

jueves, 26 de marzo de 2015

Para fiarse de los reyes

Los análisis en torno a Ricardo III, no el de "my kingdom for a horse" sino el de verdad, o sea, sus restos, parece mostrar otra quiebra en la línea sucesoria de la casa real inglesa. En términos menos educados: que ha habido más de un ilegítimo en la línea sucesoria. O, a lo bestia, que hubo reyes y reinas que fecundaron o fueron fecundadas fuera del matrimonio con lo que el vástago, propiamente, no sería el heredero "según la sangre", que es el argumento legitimador por antonomasia.
El caso muestra hasta qué punto la institución de la monarquía es curiosa. Se es rey porque sus padres mantuvieron una relación sexual que llevó a su nacimiento antes que a sus hermanos (lo de Arabia Saudita no cuenta para esta regla general: es peor. Tampoco cuenta que el hermano mayor muera en un accidente). 
En la historia de las Españas los ha habido tontos, pero eso no importaba. O ineptos, y eso tampoco. Supongo que todos hijos legítimos, pero, visto el caso inglés, eso tampoco importa. Entonces, ¿qué importa? Pues la estupidez humana que proporciona unos funerales "dignos de tal rey" a estos huesos. ¿"Polvo seré, más polvo enamorado"? De eso nada. Bueno, igual enamorado de alguien fuera del matrimonio legal como para hacer saltar la divina línea sucesoria y sustituirla por una linea sucesoria más humana, demasiado humana, para serlo "por la gracia de Dios".

miércoles, 25 de marzo de 2015

Lavado de capitales

España es el segundo "inversor extranjero" en España. Suena raro, sí. Lo mismo he pensado yo cuando he leído la noticia a poco de ir a digitalizar mi dni en una entidad bancaria. Explico antes esto último para situar mi asombro ante la noticia en cuestión. Resulta que esa entidad ha bloqueado la cuenta donde están domiciliados algunos pagos del piso de mi madre. Es decir: comunidad de propietarios, impuestos municipales y demás. El Banco la ha bloqueado porque no tenían mi dni convenientemente digitalizado, habiendo tenido firma en dicha cuenta mientras ha hecho falta. ¿Razón de tal urgencia digitalizante? Pues que el Banco tiene que aplicar una ley contra el blanqueo de dinero que obliga a que los documentos de identidad estén controlados y al día. Le digo a la empleada que, con el saldo que hay en la cuenta, no parece que pueda blanquear grandes capitales, sobre todo comparando con los dineros que, ahora sabemos, han blanqueado próceres y magnates. La buena señora me dice que lo de digitalizar se lo están pidiendo a todos, sea cual sea su saldo en cuenta. No dice dura lex sed lex, ni, mucho menos, que vaya ley más tonta. Está en su papel. Pero, por lo que a mí respecta, es que me conozco la historia: es la segunda vez que he tenido que desplazarme a un banco para llevar a cabo tan importante tarea, importante por lo que impide, a saber, blanqueo de dinero y evasión o elusión fiscal.
De acuerdo. No voy a ser yo quien critique al Legislador (así, con mayúscula, como si fuese divino). Pero, como digo, la noticia de que España es un importante inversor extranjero en España me llega en ese momento, así que procuro enterarme algo más. Lo primero que encuentro es que un 12,4 por ciento de la inversión que llega a España desde un paraíso fiscal como inversión extranjera proviene, realmente, de nuestro mismo país. Son los datos de un informe (confieso que no lo he entendido todo, y eso que, al final, viene un glosario de términos técnicos) que ha presentado Intermón-Oxfam hace unas semanas, a mitad de mes, La ilusión fiscal, que puede leerse por internet.
Lo primero que me ha llamado la atención es que 34 de las 35 empresas del IBEX35 tenían presencia en paraísos fiscales, contabilizando un total de 810 filiales en 2013, fecha del informe, lo que significa un incremento del 44 por ciento con respecto a 2012. España va bien. Entre esas empresas se encuentra el Banco Santander, el BBVA, el Banco Sabadell, Caixabank o Bankinter. Lejos de mí la funesta manía de pensar que alguno de ellos tenga algo que ver con el blanqueo de capitales, algo así como la Banca Privada de Andorra y de los Pujol.
Sí sabemos, prosigue el citado informe, que la inversión española hacia paraísos fiscales creció en un 205 por ciento entre 2013 y 2014. De nuevo, España va bien. Además, 26,4 por ciento de la inversión española en el exterior son préstamos de empresas españolas a sus filiales (las pobres filiales, allá "en tierra extraña" como cantaba el pasodoble, seguro que tienen necesidad de ayuda por parte de la Madre Patria). Total, que la inversión española en paraísos fiscales representa el 24 ciento del total de la inversión en el exterior, y un 12,4 por ciento es inversión circular (inversión que sale de España y regresa a España después de haber pasado por un paraíso fiscal). Con ello llegamos a donde habíamos partido: un 12,4 por ciento de la inversión que llega a España desde un paraíso fiscal como inversión extranjera proviene realmente de nuestro país.
El informe constata el exceso de retórica gubernamental a ese respecto si se la compara con las decisiones concretas y prácticas aplicadas por los gobiernos (y más, como cuenta José Bono en sus memorias, si la "independencia" catalana es cuestión de cuánto dinero se pone sobre la mesa, fruto de chalaneos entre Mas y Zapatero). Para los inasequibles al desaliento, el informe proporciona una lista (casi de sentido común) de lo que se puede hacer para evitar esas fugas, que no incluye digitalizar dni de mindundis como yo. Y la cosa tiene su importancia: lo que se evade viene a ser, más o menos, el gasto total en sanidad en todas las Españas, con o sin chalaneo. Nada en comparación con el billón de dólares que las grandes empresas estadounidenses evaden de su fisco gracias a esta “exportación”. Todavía hay clases.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-. Vale la pena comparar ese billón -con b, un trillion en el inglés de los estadounidenses- de dólares que las empresas estadounidenses evaden al fisco gracias a la exportación de capitales con la decisión de un banco estadounidense de impedir el envío de remesas de inmigrantes somalíes a su país de origen. Estamos hablando de 1.300 millones de dólares al año, una cuarta parte del PIB de Somalia. Para hacerse una idea, las remesas de angolanos que trabajan en Portugal han superado ligeramente los 2 millones de euros este enero, creciendo. Eso sí, las remesas de portugueses que trabajan en Angola fueron de 15 millones. Sería interesante conocer las remesas de estadounidenses que trabajan fuera de los EE.UU. dirigidas hacia su propio país)

Sobre Yemen

Al Yazira proporciona aquí este mapa del Yemen:

Como se ve, decir que el gobierno yemení controla el país es una exageración. Por lo menos en términos territoriales. En rojo, los territorios controlados por los hutíes, acusados por Arabia Saudita de estar siendo apoyados por Irán. Son chiítas. Ante el colapso del gobierno, Arabia está pidiendo a los países del Consejo del Golfo una pronta intervención para restablecer... ¿qué? ¿La división entre Yemen del Norte y Yemen del Sur que dio su juego en la Guerra Fría? ¿El gobierno menguante? ¿El papel de los Estados Unidos?
Desconociéndolo todo sobre el asunto, solo se me ocurre redibujar el mapa y poner las zonas en litigio con el color de una de las partes. Si, por ejemplo, las zonas disputadas entre el gobierno y los hutíes se pone con el color del gobierno, cierto que hay un conflicto armado, pero el gobierno no controla un territorio tan exiguo como sugiere el mapa frente al gran territorio de los hutíes. Pero lo contrario puede estar más de acuerdo con la realidad: el gobierno es una ficción.
Y ver que hay una parte del territorio controlada por Al Qaeda me hace recordar que, sí, hay una organización difusa, reticular y con franquicias llamada Al Qaeda.
(Añadido el 26: Arabia Saudita, como potencia regional -que no quiere que Irán lo sea-, lanza su ofensiva en la guerra civil de Yemen. Contra los que están apoyados por Irán, por supuesto. ¿Se trata de una guerra de baja intensidad como las de otros tiempos, una "proxy war"? Por supuesto, los Estados Unidos proporcionarán apoyo logístico y de inteligencia -es un decir- a Arabia y sus aliados del Golfo. Otros dicen que atacan juntos a los hutís, pero esa no es la versión que hay que "vender" en los USA)

martes, 24 de marzo de 2015

Violencia descontrolada

El diagnóstico que reproduzco aquí no puede ser más terrible. Han decapitado a centenares de personas, han dejado sus cuerpos a lo largo de los caminos como advertencia a los que pretendan resistirse a su poder, se han infiltrado en diversos niveles del gobierno, apoyan a sectores empobrecidos dándoles trabajo que su gobierno, corrupto, represivo y torturador no les proporciona y seducen a jóvenes de diversos países, también de los Estados Unidos, para que se adhieran a sus actividades violentas, a sus asesinatos.
They behead people by the hundreds. They heap headless, handless bodies along roadsides as warnings to those who would resist their power. They have penetrated the local, state, and national governments and control entire sections of the country. They provide employment and services to an impoverished public, which distrusts their actual government with its bitter record of corruptionrepression, and torture. They seduce young people from several countries, including the United States, into their murderous activities.
Si no se ha dejado llevar por la curiosidad y no ha abierto el enlace que cito al principio ni los que acompañan al texto en inglés, casi seguro que ha pensado en Daesh, EISI, Estado Islámico o como quiera llamarlo. El problema es que el texto se refiere a México y en él se hace ver el papel que, también en esa violencia, ha ejercido Estados Unidos y su particular mal uso de la "curva de aprendizaje": no aprenden y, en lugar de resolver los problemas, los agravan. Incluso hay quien cree que los crean. En todo caso, resulta chocante lo claro que lo ven cuando se trata del EI y cómo miran hacia otro lado cuando se trata de México.
Pienso en mis amigos y amigas mexicanos, en particular mexiquenses, y pienso que no hay derecho a la inseguridad que el mal gobierno de los propios y el peor gobierno de los vecinos ha producido hasta en sus vidas cotidianas. No se lo merecen.