viernes, 25 de julio de 2014

Dejar huellas en internet

Un negocio importante en internet es el de la publicidad para vendernos cosas. Pero me imagino que hay un negocio igualmente importante, si no más: vender usuarios... a los que enviar publicidad que encaje con sus gustos, preferencias y comportamientos.
Aquí  hay una entrada con enlaces a investigaciones recientes sobre un medio para hacer seguimiento de los sitios que uno visita."Canvas fingerprint", que no sé cómo traducir, "huellas de lona (o lienzo)" está en páginas en las que se entra y envía información. Y aquí una lista de páginas en las que el tal script está instalado (o estaba): noticias, entretenimiento, pornografía y hasta un biblegateway.com ("portal de la biblia" si no entiendo mal). De lo más variadito. Cierto que algunos de esos sitios, ante la noticia, se han apresurado a informar a sus usuarios de que han procedido a borrar el tal script. No deja de tener su ironía que sea precisamente un sitio de pornografía el primero en publicarlo. 
Por lo visto este "canvas fingerprint" es paricularmente eficaz. Total, que "Big Brother is watching you" aunque no lo sepas. No solo la NSA sino también las empresas que quieren venderte algo.

jueves, 24 de julio de 2014

Deuda y más deuda

Aquí viene el dato: la deuda total de la China alcanza el 251 por ciento de su Producto Interno Bruto. No hay por qué asustarse ya que el porcentaje de los Estados Unidos es 260 y el del Japón 415 por ciento. El artículo que cito también dice que no hay que preocuparse porque esa deuda tiene un fuerte componente interno, así que no hay que temer una crisis de la deuda (externa).  O sí.
Primero, por la tendencia:
total debt china
Y, sobre todo, porque indica el casino en el que estamos montados. Me gustaría ver los datos comparativos para la Unión Europea. Encuentro que la deuda pública es el 87 por ciento del PIB, pero eso es solo una pequeña parte de la deuda total.
Si el PIB es tan superior a la deuda, la pregunta del ignorante como yo es igualmente simple: ¿y de dónde se va a sacar el dinero para pagar intereses y amortizar el principal? ¿Van a pedir uno nuevo para pagar el antiguo y, otro posteriormente, para pagar el nuevo?
Para entender el mundo, ¿basta con pensar que es como Argentina, pero más grande y con los "fondos buitre" dentro y no fuera?

miércoles, 23 de julio de 2014

¿Qué futuro para nuestros nietos?

Keynes publicó en 1930 un  texto que tituló Las posibilidades económicas de nuestros nietos. Escrito con un optimismo digno de mejor causa, sus previsiones para 2030 difícilmente las compartiríamos ahora: no tuvo muchos aciertos al tratar del crecimiento, el empleo, el dinero o el tiempo dedicado al trabajo.  Argumento básico: “Cuando la acumulación de riqueza ya no sea de importancia social, habrá grandes cambios en el código moral. Seremos capaces de librarnos de muchos de los principios seudo-morales que nos han atormentado durante doscientos años, mediante los cuales hemos exaltado las más desagradables cualidades humanas como si fueran grandes virtudes”. A estas alturas, la búsqueda sin fin del beneficio, junto al papel que la desigualdad social ha jugado en nuestras sociedades (asunto que, por cierto, Keynes no consideraba), hacen que el futuro para nuestros nietos sea todo menos tan de color de rosa como imaginaba el economista y no solo en lo económico, que ya se las trae. Y digo nietos por mantener su vocabulario. Se me ocurren tres temas que tendrán que sufrir “nuestros nietos” si no se toman decisiones al respecto. De momento, tales decisiones brillan por su ausencia. Vayamos a esos temas.
1. Nuestros nietos tendrán que sufrir una transición energética que va a suponer un cambio de civilización. Claro que va a haber un paso del petróleo a otras energías, sean o no renovables. Pero ese paso va a ser muy complicado: es un cambio de civilización que puede ir acompañado de guerras parecidas a las que vemos ahora, guerras por el dominio y acceso a lo que vaya quedando del petróleo, cuyo "pico" es posible que ya lo tengamos ante nuestros ojos aunque no queramos verlo. Todo ello más allá de la supuesta inestabilidad de los precios del petróleo debida a la constatable inestabilidad de muchos países productores. La producción de noventa millones de barriles diarios no puede durar eternamente.
2. Nuestros nietos tendrán que afrontar cuestiones complicadas en el campo de la alimentación. Si la población sigue creciendo y la agricultura no puede responder a esas demandas, la escasez puede tener efectos desastrosos. La respuesta de los alimentos transgénicos tiene sus problemas mientras carecemos de perspectiva temporal suficiente como para evaluar sus posibles efectos. Pero, sencillamente, el acceso a tierras productivas puede ser una fuente adicional de conflictos, cosa que algunas grandes fortunas parecen conocer y por ello dedican ingentes sumas de dinero para hacerse con tales tierras cultivables en África y América. El plazo para prevenir el agotamiento de los caladeros es todavía menor.
3. Nuestros nietos sufrirán, si no se hace nada para evitarlo, una crisis medioambiental. Las consecuencias de un aumento de las temperaturas se han ido anunciando: sequías, inundaciones, temperaturas extremas, elevación del nivel del mar, cambios en la corriente de El Niño...
Lo peor a lo que tendrán que enfrentarse es que, en el mejor de los casos, se habrán tomado decisiones para reducir el impacto de los tres temas anteriores, pero difícilmente las habrá habido para la interacción entre ellos. Y estas son las cuestiones adicionales.
a. Crisis medioambiental y transición energética. La búsqueda desesperada de nuevos yacimientos y el uso de nuevas técnicas para la extracción, como el "fracking", pueden tener impactos indeseables sobre el medioambiente y terremotos. Por su parte, la crisis medioambiental puede hacer aparecer nuevas demandas sobre la energía que no necesariamente estaban previstas ni necesariamente van a poder ser abordadas por los gobernantes del momento.
b. Problemas alimentarios y crisis medioambiental. La relación es obvia. La escasez de alimentos puede ser agudizada por la crisis medioambiental, sobre todo por la ya observable escasez de agua potable a escala mundial, aunque igualmente por las sequías, inundaciones y cambios de clima. Pero el intento de responder a la escasez con cualquier medio (sea o no sea seguro) puede, del mismo modo, agudizar la crisis medioambiental tanto por la roturación de terreno destruyendo bosques como por la introducción de elementos, como los alimentos genéticamente modificados, cuyas consecuencias a medio plazo se desconocen.
Volvamos a un tema que estaba en el texto de Keynes: el crecimiento económico y la ausencia de los "sentimientos morales" de los que hablaba Adam Smith y que, de alguna forma, aparecen en dicho texto. Los casos de la China, Ecuador, Perú o España (Canarias, Baleares) proporcionan ejemplos, mediante las declaraciones de sus gobernantes, del modo con que se someten todas las posibles consideraciones (ambientales, sociales) a dicho crecimiento, fin de toda actividad que lleve al beneficio. Nunca mejor dicho, a cualquier coste.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

The best government money can buy

El Financial Times (hay que registrarse para leerlo completo) da cuenta de los dineros que "Wall Stret" (es decir, el sector financiero) está aportando a la campaña de "midterm" para el senado estadounidense. Lo está haciendo a favor de los candidatos más conservadores, sobre todo republicanos. Y es de bien nacidos ser agradecidos.
Y ahora unas  citas:
“Esta situación de poco inteligente respeto por parte del público en general es exactamente lo que necesita el financiero para que la democracia no le ate las manos. Tiene, por supuesto, muchas otras ventajas en sus relaciones con la opinión. [...] Pero dudo que alguna de esas armas resulte eficaz sin ayuda de la superstición (del público)”.[...]
“Está muy claro que las clases gobernantes del mundo son demasiado ignorantes y estúpidas como para ser capaces de ver más allá del tal problema [el del excesivo poder de las finanzas] y demasiado engreídas como para pedir consejo a quienes podrían ayudarles”
“Las finanzas son más poderosas que la industria cuando ambas son independientes, pero los intereses de la industria se aproximan más a los de la comunidad que los intereses de las finanzas. Ésta es la razón por la que el mundo ha llegado a tal extremo: el excesivo poder de las finanzas”.
Son de Bertrand Russell, en El Midas moderno, de 1932. Juzgue el paciente lector si esto o esto, que es de actualidad en las Españas, tiene algo que ver. Pura curiosidad. Si, después, se lee esto (sobre todo el párrafo final),  mejor.

martes, 22 de julio de 2014

Gasto público en educación

El Banco Mundial da los datos aquí sobre el porcentaje que supone la educación sobre el total de gastos del Estado. Los últimos datos de los Estados Unidos o de España son de 2010 mientras que Ruanda o Singapur ya los tienen para 2013. Tomando los últimos años en cada caso, las diferencias son enormes: países con un porcentaje muy alto (Tailandia -la más alta- o Sudáfrica), intermedios (Chile), bajos (España o los Estados Unidos) y muy bajos (Myanmar). No me fiaría mucho de estos datos, además incompletos, pero es lo que hay.

lunes, 21 de julio de 2014

Historia en primera persona

Solo para viejos que lean inglés. Aquí se cuenta la historia de los Estados Unidos, su política y su cultura, en términos de lo que su autor, a los 70 -algo más joven que yo-, ha vivido y cómo ve lo que tiene ahora delante de sus ojos, las "nuevas generaciones" y los posibles futuros que, viviendo más del pasado que del futuro, se abren para su país -y para el mundo- y que él aconseja no tener en cuenta sus posibles predicciones.
Ahora, a los 45 años de la llegada de algunos hombres (varones, no mujeres) a la Luna, recordé mis experiencias de aquel día, los comentarios con los compañeros de piso en Cochabamba y, como estaba recogiendo material para mi tesis, las reacciones que encontré en el pueblito (Tiraque) en el que lo estaba haciendo, en particular las de algunos indígenas. No sabían estos, que consideraban la tarea como algo fantasioso ya que tales hombres no habían encontrado al Señor Santiago que vive en la Luna, no sabían, digo, que con el tiempo su negacionismo iba a ser imitado por otros conspiranoides que, basados en detales sobre reflejos y banderas, siguen afirmando que fue un montaje trasmitido desde un decorado cinematrográfico. Dicen, en inglés, que fue falso como mis amigos vallunos lo decían en quechua.
Como en el caso de Engelhardt, para mí es biografía lo que para muchos es historia. Como la guerra del Vietnam que él cita (y que yo viví de una manera particular porque tenía un amigo vietnamita que, anticomunista, antifrancés y antiestadounidense, después fue preso de conciencia de Amistía Internacional, ya fallecido) o mayo del 68 que Engelhardt creo que no cita.

domingo, 20 de julio de 2014

Israel, Ucrania y cui bonum

El llamado "Secret Downing Street Memo" sobre la participación británica en la ocupación de Irak incluye una frase que ha sido ahora subrayada a propósito de asuntos actuales. Es esta: 
the intelligence and facts were being fixed around the policy 
A lo que dicen unos y otros, la decisión de invadir Irak fue primero y, después, vinieron los datos tanto de agencias de espionaje como "directos". En muchos países, algo menos en España, los medios siguieron esta línea, trazada, de alguna manera, por el chusco discurso de Colin Powell en Naciones Unidas. Que después aquellos "datos" resultaran falsos y falaces, es agua pasada. Pero no tanto.
Se recuerdan ahora a propósito del MH17 y se pregunta, ahora como entonces, a quién beneficia (cui bonum, bueno para quién). Responder no es saber quién lo hizo realmente, pero la respuesta más inmediata es a Kiev y a los intereses de los Estados Unidos frente a Rusia. Punto.
Podría recordarse a propósito de lo que está sucediendo en Palestina-Israel. En concreto, en Gaza. También yo me lo preguntaba desde el secuestro y muerte de los tres estudiantes judío, y más viendo a dónde puede llevar la situación a unos y a otros. O a dónde parecen querer llegar. Favorece al gobierno de Israel. Punto.
No se puede concluir nada. Por la sencilla razón de que los "datos de inteligencia" y los demás "datos" que cada medio aporta según le conviene (ver un caso curioso aquí y otro aqui) pueden ser tan falsos y falaces como lo fueron los de Irak. Dudar (porque razones para dudar haberlas haylas) no impedirá ser engañados. Pero, por lo menos, lo dificultará. Algo es algo. El que no se consuela es porque no quiere.
Todo eso en la inverosímil hipótesis de que los actores en estos dramas que tanto dolor están causando, sean racionales (aqui, un israeli lo pone en duda), es decir, racionales porque ponen medios para alcanzar fines, que es el requisito para poderse preguntar "quién logra sus fines". Si únicamente es expresión de rabia y frustración, la pregunta no tiene mucho sentido como instrumento para entender quién miente.
(Añadido el 23: Mientras los líderes europeos se dan una horas más para decidir cómo sancionar a Rusia por lo del MH17, la "inteligencia" estadounidense parece que comienza a dar marcha atrás en paralelo con la marcha atrás en las decisiones políticas -anteriores, según la cita, a la "inteligencia" misma-. Por la radio sigo con interés la contraofensiva israelí para "compensar" la simpatía que generan las gentes de Gaza. Datos y más datos que muestran, con mucha más claridad, que primero está la política y después los datos.
Ese mismo día: una brillante frase de Gilad Atzmon en un artículo traducido en el que explica por qué cree que las operaciones de las FDI no benefician al estado de Israel sino todo lo contrario. La cito porque sintetiza dónde está el problema:
Si usted insiste en vivir en la tierra de otra persona, el poder militar es un ingrediente esencial para disuadir a los desposeídos de actuar para reclamar sus derechos. 
Y si, añado, usted insiste en el expansionismo, con mucha más razón).
(Ahora el 24: Aquí se vuelven a dar argumentos sobre la manipulación de los datos ("fixing") para que encajen con la poítica en el caso ucraniano y los posibles soldados con uniforme ucraniano disparando el misil presentados  como "defectors", desertores, cuando han podido ser soldados regulares)