miércoles, 4 de marzo de 2015

Playing chicken

Me referí el otro día a uno de los "mapas" de la complicación actual, el de USA, Israel, Irán, Arabia Saudita. Este otro "mapa" es, aparentemente más sencillo en cuanto a actores, pero más complicado en cuanto a relaciones (siempre entre gobiernos, no entre países ni, mucho menos, entre religiones).
USA y Rusia siguen enfrentados por cuestiones de hegemonía, la Unión Europea sigue los dictados de los Estados Unidos y mantiene con Rusia una complicada relación. Primero, porque, siguiendo instrucciones, tiene que amenazar con sanciones (y cumplirlas) contra las maldades de Rusia, pero, segundo, porque depende de Rusia para su abastecimiento de gas, en parte a través de Ucrania. Rusia ejerce su poder sobre una parte de la (ex)Ucrania, en particular en Crimea pero también en las zonas "rusas" enfrentadas al gobierno de Kiev que depende de Rusia para su abastecimiento y que no tiene grandes posibilidades de pagarlo. Y es evidente que falta un nexo: el de USA y Kiev, sea por el apoyo de un gobierno al otro, sea por el proyecto de que Ucrania llegue a formar parte de la OTAN, es decir, que quede todavía más bajo la hegemonía estadounidense y enfurezca más al gobierno de Rusia.
Comparando ambos "mapas", es decir, ambas problemáticas, ya se ve que el petróleo/gas juega un papel importante y más en la actual coyuntura de precios al alza, pero que podrían volver a la baja. Pero hay otro punto más preocupante todavía: el nuclear.
En el mapa anterior había dos potencias nucleares (USA e Israel) y uno que parecía querer serlo (aunque sus autoridades digan que no es con objetivos militares sino que se trata de "átomos para la paz"), es decir, Irán.
En el presente "mapa" vuelve a aparecer USA y está Rusia más Francia e Inglaterra dentro de la UE. 
Y llegamos al "playing chicken", ese juego absurdo en el que, en cochas poderosos, se trata de acercarse a toda velocidad al abismo y será "gallina" el primero que frene. Obvio que uno o los dos pueden caer en el abismo si no quieren pasar por "gallinas" ante al contrario. De hecho, se ha usado esa metáfora para describir el juego entre el gobierno griego y la "troika" (las "instituciones"). Pero, preocupantemente, se ha usado aquí en pleno rifirrafe por la visita de Netanyahu a Washington para ridiculizar a Obama y su política sobre Irán al grito de "que viene el lobo". Se ha usado aquí, digo, para describir el juego entre USA y Rusia a propósito... ¡de las respectivas armas nucleares! Ucrania, claro. La pequeña diferencia con el juego es que, en este caso, si uno cae en el abismo, caemos todos en él. No está el sistema climático planetario tan equilibrado como para resistir una aplicación de energía y residuos que serían los enfrentamientos nucleares: invierno nuclear al canto para contendientes, aliados, neutrales e indiferentes. Para todo el Planeta.

martes, 3 de marzo de 2015

Diez mandamientos estadounidenses

El original dice "americanos", pero ya se sabe que no es correcto llamar a la parte (los Estados Unidos de América) con el nombre del todo (América). Como acabo de tener una interesante conversación, via e-mail, sobre las lenguas imperiales (desde el quechua inca al español castellano pasando por el inglés de los dos imperios -el inglés y el estadounidense-), "copio y pego". O sea, que van en inglés y son los mandamientos para un mundo "americano" mejor (subrayo por mi cuenta la palabrita que define al mandamiento).
1. Thou shalt not torture
2. Thou shalt not send drones to assassinate anyone, American or not
3. Thou shalt not invade another country
4. Thou shalt not occupy another country
5. Thou shalt not upgrade thy nuclear arsenal
6. Thou shalt not intercept the communications of thy citizens or others all over the world or pursue the elaboration of a global surveillance state based on criminal acts
7. Thou shalt not be free of punishment for crimes of state (se trata de prohibir que Washington se convierta en una "crime-free zone" para los crímenes de estado)
8. Thou shalt not use a massive system of secret classification to deprive Americans of all real knowledge of acts of state
9. Thou shalt not act punitively toward those who want to let Americans in on what the national security state is doing in their name (protegar a gente como Snowden)
10. Thou shalt not infringe on the rights of the citizenry to life, liberty, and the pursuit of happiness
Este último mandamiento podemos dejarlo únicamente para los estadounidenses ya que implica una referencia a su Constitución: no ir contra los derechos de los ciudadanos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Pero es obvio que esos mantamientos se aplican a muchos otros países, centrales, periféricos y semiperiféricos.

lunes, 2 de marzo de 2015

Nemtsov, ¿quién ha sido?

Encuentro sospechosa la unanimidad al respecto: ¡ha sido Putin! (o su entorno). Aunque lo diga la calle. Como argumenta aquí Rafael Poch, es demasiado contra sus intereses como para que sea cierto. Y hay otras opciones. Cito de la misma fuente:
¿Estamos ante una acción autónoma de fuerzas nacionalistas rusas, más o menos descontroladas, contra la “quinta columna”? ¿Voluntarios del frente de Donetsk que ajustan cuentas con los “traidores que desde Moscú critican la intervención”? ¿Una especie de GAL a la rusa, o una versión aún más salvaje de aquellos “titushki” (bandas de lumpen) utilizados por el poder ucraniano contra el Maidan en Kíev en noviembre y diciembre de 2013? ¿Se inscribe este asesinato en la lógica de los imperios combatientes, de la que el propio Maidán de Kiev ofreció tantos ejemplos? Sea como fuere, este hecho confirmaría mucho más la debilidad y vulnerabilidad del poder ruso, que su agresividad y potencial dictatorial.

No hay solo una voz que atribuye a los neoconservadores estadounidenses y a su ideología (no a sus análisis concretos de situaciones concretas) este "revival" de la guerra fría que hace a la URSS (perdón, a Rusia) en general y a Putin en particular culpable de todos los desmanes que ocurren en el mundo o, por lo menos, en la zona. Ucrania incluida. Y no sería de extrañar que tuviésemos una nueva edición de Bahia de Tonkin o voladura del Maine. Y hasta de Pearl Harbor.

Religiones y violencia

Hay religiones pacíficas y religiones violentas, ¿cierto? Pues no estoy tan seguro. Se habla, por ejemplo, del budismo como religión especialmente pacífica. Pero que no vayan a contárselo a algunos musulmanes y a algunos cristianos de Sri Lanka, objeto de violencia por parte de turbas budistas. Ni tampoco a los musulmanes que la han sufrido en Birmania/Mianmar.
Y si los musulmanes son violentos, no sé cómo encajan los sufíes, ni sé cómo clasificar a los cristianos que matan por defender al feto o atacan sinagogas o mezquitas.
En general, la regla tendría que ser "siempre que A, entonces B", siendo A la religión correspondiente y B el comportamiento pacífico o violento empíricamente observado. Y si se trata de un país con mayoría de alguna de las A (la católica España, la musulmana Tánger, por ejemplo) ver si siempre, a lo largo de su historia, ha sido B.
La alternativa es ir a buscar en sus textos sagrados. Ciñéndome a las religiones del Libro (Tamud, Biblia -que incluye el Antiguo Testamento judío- o Corán), es obvio que los respectivos violentos y sus respectivos pacíficos encuentran inspiración en su correspondiente texto. Véanse, si no, las interpretaciones contrapuestas al respecto. Al fin y al cabo, son textos "inspiracionales", escritos por muchas personas y, si no, a lo largo de un tiempo suficiente como para que hayan cambiado las posiciones de sus autores. Por eso se puede encontrar, dentro de los cristianos, textos que apoyan al violento cruzado Urbano II y al pacífico Francisco de Asís.
Pero es que, encima, siguiendo con esas tres religiones, verlas como algo homogéneo son ganas de saltarse lo que la realidad impone: católicos y sus variantes y protestantes y sus variantes son un conjunto muy heteroéneo. Y lo mismo puede decirse de los musulmanes y de los judíos. Demasiado diferentes de un grupo a otro como para quedarse en un "siempre que A, entonces B". Cierto que algunos de sus adeptos (de algunas de sus variantes) ahora muestran comportamientos violentos (o pacíficos, tanto da). Primero, no son siempre mayoritarios. Y, segundo, no siempre han sido así.
Quiero decir que el contexto histórico y social juega un papel muy fuerte y, de hecho, explica por qué no "siempre que A, entonces B".
La brutalidad de algunos episodios y organizaciones actuales (o pasadas, como la Inquisición) ha de verse no como "efecto" de su respectiva religión, sino como resultado de otros factores adicionales incluso más importantes que, además, explican por qué, cuando se trata de condenar tales organizaciones, se olvida el sencillo hecho de miembros de la misma variante religiosa y en su mismo espacio geográfico no muestran tales comportamientos violentos o, sencillamente, se dedican a financiarlos mientras son recibidos en los mejores salones "occidentales". A fin de cuentas, no se trata de una Enszustand, de un estadio final, sino del resultado de un proceso: el de la radicalización., que puede darse apartándose del origen.
Seguiré intentando aclararme en este embrollo, pero siempre intentando no caer en los dos escollos que amenazan la comprensión del problema: el simplismo y el refugio en la "complexité de la complexité". El primero, es útil para los que quieren movilizar opiniones y ánimos. Aunque hay quien piensa que "la verdad es revolucionaria", el hecho es que muchos revolucionarios lo han sido a partir de falsedades, errores o mentiras. El segundo, es acusado de lo opuesto, de desmovilizador y, por tanto, de defensor del status quo. 
Para los que temen un nuevo fascismo en el mundo, comprendo que lo vean tanto entre los violentos brutales como entre los simplistas "revolucionariios". O "reformistas" si se prefiere. Tal vez sea cierto lo que el evangelista Juan ponía en boca de Jesús de Nazaret: aquello de que "la verdad os hará libres". Pero, como le diría, siempre según los evangelistas, el romano Pilatos, escéptico, "¿qué es la verdad?" (ejemplo este último de acudir a los textos sagrados para encontrar los pasajes que encajan con la propia postura previa. Podría haber escogido, del mismo evangelista, "Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida").

sábado, 28 de febrero de 2015

El otro video

Cierto que las imágenes de la destrucción de restos arqueológicos en Mosul son impresionantes. Impresionantes, también, las razones proclamadas: son anteriores a la conversión al Islam y son, por tanto, ídolos que el Profeta rechazaba. Como es sabido, las religiones monoteístas de Libro (judaísmo, cristianismo e islamismo) tienen corrientes profundamente anti-imágenes (iconoclastas). 
Por eso me gustaría que se le diese la misma cobertura informativa al millón de personas que van a ser desplazadas en la zona por los enfrentamientos. Cierto que la generosa ayuda económica que recibe el Estado Islámico no es televisable. Se dice que podrían estar llegando a 200.000 militantes (pagados, eh, pagados). Tampoco son televisables los bombardeos "occidentales" y las actividades de sus drones. Esperable que la gente huya de unos y otros, pues nada tiene que ver ni con unos ni con otros excepto en recibir los efectos violentos de su enfrentamiento y los secuestros perpetrados por unos (los otros todavía no han echado pie a tierra).
Lo que sí espero es que, si se va a televisar esa catástrofe humana, no se haga como sucedió en Ruanda, en la que lo que se televisó fue la huida de los genocidas y se televisó como si fuesen "los de abajo" los que huían. 
No hay que fiarse de las imágenes. Es falso lo que anunciaba una cadena de televisión española -"está pasando, lo estás viendo"- ya que hay cosas que están pasando y no las estás viendo y cosas que NO están pasando y las estás viendo. El viejo consejo de la Ilustración era el de someter a la criba de la razón lo que nos entra por los sentidos. Por cierto, las cuestiones sobre la identidad tienen que ver con los sentidos y los sentimientos. Pero esa es otra historia.

viernes, 27 de febrero de 2015

Gobiernos, no países

Este es un "mapa" con una de las zonas "calientes" del momento (la otra sería USA, Rusia, Ucrania, Unión Europea).
Creo, de todas formas, que para entender sus alianzas y conflictos no hay que pensar en intereses eternos de unos u otros (cosa que tampoco hay por qué rechazar) sino en las coyunturas que atraviesa cada uno de sus gobiernos.
El más fácil es el de Arabia Saudita, país que no está sometido a los engorrosos rituales de las elecciones democráticas. No hay partidos y los líderes máximos son "de familia". Israel, en cambio, está en plena campaña electoral y los Estados Unidos se aprestan a entrar, en 2016, en año electoral y allí estas cosas se toman con tiempo, como se ve ahora en las escaramuzas previas a las decisiones previas que llevarán a elecciones primarias etc. En Irán las últimas elecciones (para cargos de cuatro años) fueron en 2013 (presidenciales y locales) y 2012 (parlamento). Como los candidatos iraníes tienen que ser aprobados por el Consejo de los Guardianes (en otros sitios tienen que ser aprobados por los donantes) no sé si están ya en pre-campaña. 
Las negociaciones gobierno USA - gobierno iraní se plantean en torno a su programa nuclear, asunto en el que parece haber un acuerdo entre Khamanei y Rouhani (no siempre lo hay o lo ha habido. Por cierto, las encuestas en Irán muestran que el apoyo al programa sigue siendo alto pero que también son altas las esperanzas de que se llegue a un acuerdo). La visita de Netanyahu invitado por los Republicanos (contra Obama) para hablar de Irán muestra hasta qué punto los puntos de vista de USA sobre Irán están sobredeterminados por el enfrentamiento Irán-Israel (insisto, entre sus gobiernos).
Este conflicto puede acabar manifestándose de forma violenta por parte de Israel, repitiendo sus políticas de atacar a los que percibe como potenciales amenazas. La novedad es que Israel tendría el apoyo de Arabia Saudita. La fuente ha de ser tomada con cautela, pero no deja de ser un notición, aunque comprensible: si Irán y Arabia Saudita (sus gobiernos) están enfrentados por ver quién manda en la zona, el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Y nada que ver en el asunto las religiones (o variantes de religiones) dominantes en cada país, aunque acaben siendo utilizadas para movilizar opiniones en el caso de que tales opiniones importen.
Había un triángulo que se está descomponiendo aunque ahora aparezca esta nueva alianza. Me refiero a la que ha habido, durante mucho tiempo, entre el gobierno de los Estados Unidos y, por un lado, Israel y, por otro, Arabia Saudita. Ya me he referido a ambos en otras ocasiones, pero ahora es momento de levantar acta de su deterioro. En el primer caso, porque el gobierno estadounidense no es Republicano sino Demócrata. En el segundo, por la cuestión del apoyo económico de potentados sauditas (no necesariamente del gobierno) a los yihadistas.
Volviendo a mi "mapa", Irán es el único de los cuatro que solo tiene conflictos. Zona inestable, pues, como la otra zona "caliente" a la que me he referido al principio. Obvio qué tienen en común: producción de petróleo/gas y suministro a los Estados Unidos y a la Unión Europea respectivamente. Y el epicentro de mi "mapa", como se dice aquí, es Israel.
(Añadido el 2: Robert Reich avisa aquí -en su Facebook, pero ahí no quiero entrar- que la alianza entre Netanyahu, el Partido Republicano y algunos donantes muy ricos (tipo Sheldon Adelson, apoyo también de sionistas) puede entorpecer las relaciones entre el gobierno de Israel y el de los Estados Unidos. Digamos que entre los respectivos actuales gobiernos. Nada es eterno)
(Añadido el 3: Noam Chomsky afirma aquí que la posición de Netanyahu sobre Irán tiene menos que ver con la supervivencia de Israel y más con el proyecto israelí de hegemonía regional. Es cómico que Netanyahu hable del peligro de armas nucleares iraníes en el país que más armas de tal tipo tiene  -los Estados Unidos- y viniendo de un país -Israel- que también las tiene y no ha firmado el Tratado de No-Proliferación Nuclear)

jueves, 26 de febrero de 2015

Empleo 2015

Tendencias en el empleo para 2015 según la OIT (informe en inglés aquí y resumen en español aquí). Digan lo que digan desde los gobiernos sobre cómo estamos saliendo, en algunos sitios, del agujero, las perspectivas para el empleo, a escala mundial, no son nada optimistas. Ni las diferencias salariales, ni el peso de la población envejecida, ni la desigualdad que, a su vez, dificulta la recuperación del empleo ni los problemas de orden público producidos por las muy elevadas tasas de desempleo juvenil en muchos países.
Malos tiempos para la lírica y fáciles para engañar a la gente con soluciones mágicas o con "virgencita que me quede como estoy" o con "más vale malo conocido que bueno por conocer". Volveré a este asunto de las reacciones electorales (las anti-democráticas me superan).
De momento, dice Amnistía Internacional, malos tiempos para los derechos humanos. 2014 ha sido un año particularmente malo. Y se anuncian decisiones guerreras.